Suscribite al Club de Amigos de Mantra Email us Guía de Profesionales
econociéndonos

erapias Alternativas

iencias de la conducta

legidos del mes

iferentes manifestaciones energéticas

uerpo y Entorno

studios personales



HOME MANTRA




Vibración del mes de Octubre

Es el mes nº 10.
Las Energías que lo relacionan, tienen que ver con el Liderazgo, la Organización, el Equilibrio, la Mediación y la Confianza.
Desde lo que podría encontrarse como negativo, si es que vemos a la polaridad opuesta a estas Virtudes, nos encontraríamos con energías de desequilibrios, desorden, desconfianza y traición.

Todas las personas nacidas en este mes, o en los días 1 - 10 - 19 - ó 28, de cualquier mes, se conectarían con las Virtudes que mencionamos anteriormente. Esto significa que, dentro de ellas, estos dones se encuentran en cada una de ellas. Pueden verse manifestados, o encontrarse ocultos o dormidos. Pero, siempre están.
Si la persona no estuviera manifestando esta Virtud, ésta, podría demostrarse con la polaridad opuesta, es decir, salir como defecto. Aún, si la persona no lo tuviese en cuenta.
Por este motivo es muy importante conocer las Vibraciones que nos pertenecen, para aprender a reconocerlas y usarlas, ya que nos corresponden como herencia.

En este mes termina el signo de Virgo, que corresponde al Elemento Tierra.
Este signo tiene como característica ser signo mutable, que cuenta con un Fuego Interior que lo lleva a relacionarse. A conectar y a conectarse.
Su Misión es la Comunicación, circular e integrar. Por eso necesitan movimiento y libertad. No ya en un lugar fijo, sino sentirse libres para moverse y ensamblar. En lineas generales, es como que necesitaran independencia y actividades variables, con horarios que manejar de acuerdo a sus gustos y necesidades. Su lema sería: Sin Ataduras.

Las personas del signo de Virgo suelen ser prácticas, estables y tranquilas. No les gusta moverse demasiado rápido, y pueden tomarse su tiempo para todo. Necesitan sentirse seguros antes de hacer cualquier actividad, para dejarlo establecido en su cabeza.
Puede separar y discriminar, porque es detallista y, difícilmente se le pase algo por alto. Son seres analíticos, mentales y puntuales. Son capaces de reconocer un error, allí donde este exista. Generalmente, no les gusta dirigir, pero tampoco que los manden.
Para esta Vibración, primero está la cabeza y, luego los pies.

Y en este mes comienza el signo de Libra, que es de característica cardinal y le corresponde el Elemento Aire.
El impulso que los caracteriza es el de dirigir. Ser jefes.
Son independientes, y les gusta encargarse de proyectos que les son propios. Podrían no sentirse cómodos haciendo tareas para otros, ya que quizás pudiera surgir la necesidad de encarar lo que se está haciendo, de una manera diferente y personal. Necesitan llamar la atención y ser reconocidos, también libertad para hacer lo que tienen ganas de hacer.
Les gusta comenzar muchas cosas; prefieren tareas que les permitan sacar lo mejor de ellos mismos, ese Fuego Interior Creador e Impulsivo, que los lleva a expresar el entusiasmo que sienten por cada nueva empresa que comienzan, y en la que creen. Posiblemente, pudieran tener que desarrollar el sostener ese mismo entusiasmo, hasta el final de la realización. O sea que el aprendizaje, pudiera pasar por el terminar lo que empiezan, porque, de lo contrario, podrían generar sensaciones de fracaso, enojos y tristezas.

El Signo de Libra necesita movimiento constante.
Posee gran sentido de la Justicia, por esto, pueden buenos jueces o árbitros. Son buenos para aconsejar y guiar. También buenos negociadores y mediadores.
Es el Signo de la Belleza. Su Arquetipo es Venus.


Geometría Sagrada del mes de Octubre

Según Pitágoras, esta es la Vibración de la Totalidad.
No podemos dejar de tener en cuenta esta apreciación de este Gran Maestro de los Números.
De manera que este mes, nos está hablando del Cierre del todas las Virtudes que representan a Dios.

Pitágoras decía que 1 + 2 + 3 + 4 , da = 10.
Es decir que en esta Vibración se encontraban los 4 Elementos , más:
- La Voluntad del Número 1.
- La Cooperación del Número 2.
- La Apertura y Plenitud del Número 3.
- y la Solidez del Número 4.
Con lo cual se podría conformar las Virtudes que continúan hasta encontrarnos con la Vibración 10.

Según la Kabalah, las Triangulaciones que componen al ser están conectadas con 10 Esferas.
La número 1 representa a la Corona que el ser lleva sobre su cabeza. Éste representa al Estado de Conciencia que el ser tiene sobre sí mismo.
La número 10 representa al Reino que este mismo ser va a estar gobernando. Y este Reino, es su vida.

En la Geometria Sagrada que compartimos, podemos colocar nuestro nombre completo y pintarlo, mientras nos repetimos la afirmación que podríamos utilizar en este mes de Octubre.

La Afirmación sería:
Yo Soy Armonía - Yo Soy Respeto - Yo Soy Amor.

Deseo lo mejor para todos ustedes y que en esta Concientización de la Totalidad, podamos unirnos todos para fortalecer la fuerza vincular entre Dios, nuestro planeta y la humanidad.

Con Amor,

Beatriz Seibane
Figuras de Geometría Sagrada: Marta Nora Aguilar
 






Es hora de reencontrarnos

Generalmente cuando hablamos de ir hacia adentro, de reconocer lo que Verdaderamente somos, se crea confusión. Y surgen preguntas tratando de aclarar la misma.

Estamos acostumbrados a lidiar con un ego o personalidad que sigue actuando de acuerdo a lo que su estructura de creencias le dicte.
Que elige... de acuerdo a los cientos de experiencias que haya tenido, y por lo general, desde las no tan buenas.
Que atrae... personas, circunstancias, éxitos o fracasos, de acuerdo a su karma o aprendizajes pendientes.
Que se conduce... tratando de ser aprobado, reconocido y exitoso (¿para quién?).
Que vive "negociando" con personas y situaciones para poder sostener el control y sentirse seguro y con menos temor.

Que se deja llevar por lo que escucha, lo que le muestran, lo que se rumorea, lo que se critica, lo que los otros (tan humanos como él) dicen que es bueno o malo, o importante.
Y en medio de todo esto las sensaciones acosan, y podríamos a veces sentirnos enojados, otras frustrados, otras angustiados y buscamos desesperadamente fuera de nosotros algo que nos distraiga, divierta y saque de la mente aunque sea por unos minutos.
Agotador, ¿verdad?

Somos seres hechos de Luz pura, llena de Sabiduría, Amor y un Poder que si nos animáramos a contactar se nos acabarían las dudas y los temores. El reencontrarse es poder empezar a discernir, cuándo actúa la personalidad, y empezar a abrirle camino a la salida de esa Luz interna.
Y esto se logra de muchas maneras y por muchos caminos, pero fundamentalmente animándonos a mirarnos sin posturas, sin disfraces, sin la fachada que usamos para el mundo que habitamos.

Buscar la forma de meditación a la que más fácil nos adaptemos, tener minutos de silencio y auto observación, buscar actividades que nos ayuden a entrar en una frecuencia de mayor serenidad.

El contacto con el Ser se reconoce rápidamente ya que nos colma de una inmediata sensación de calma y hasta lo que consideraríamos problemas dejan de serlo por un instante ayudándonos en una visión diferente de lo cotidiano.

Prof. Marta Irene Villafañe 




Los mitos griegos y la figura del padre

La mitología griega, a través de las figuras de Urano, Cronos y Zeus nos ofrece modelos de padres arquetípicos, todos con diferentes matices, pero unidos por un punto común.
Existe un principio vital eterno: el hijo, cobijado y sostenido por los padres, crecerá y tomará la fuerza suficiente para superarlos y trascenderlos. Esto, que parece ser el anhelo de todo padre, muchas veces representa un enorme conflicto. ¿Por qué? Veamos qué respuestas encontramos en los mitos.

Estas tres figuras míticas (Urano, Cronos y Zeus) fueron padres que devoraron a sus propios hijos por temor a perder el poder. En un intento por perpetuar su reinado celestial, Urano reinfetaba a toda su descendencia en el vientre de su consorte Gea, impidiendo a sus herederos crecer adecuadamente. Sin embargo, Cronos, uno de sus hijos, tramó castrarlo con ayuda de su madre. De este modo, el acto revolucionario de Cronos, destronó a un padre que no estaba dispuesto a que sus hijos crezcan y lo trasciendan. Sin embargo, una vez que Cronos tomó el poder, cometió las mismas atrocidades que su padre, pues también devoró a sus hijos.
Se repitió nuevamente el ciclo, ya que Zeus, uno de los hijos de Cronos, destronó a su padre en otro acto revolucionario. Pero como es de esperar, Zeus cayó preso del mismo conflicto y al enterarse que una de sus hijas lo superaría en sabiduría, devoró a su madre para impedir el nacimiento.

¿Qué sucede con estos padres que no permiten el crecimiento sano y prolífero de sus hijos? ¿Qué conflicto arquetípico nos muestran estos mitos?

Estos personajes de la mitología griega, que parecen tan lejanos de nosotros, están íntimamente conectados con la actualidad.
¿Acaso no sucede con padres e hijos que trabajan juntos, que el primero se impone y coarta las posibilidades de desarrollo del segundo? ¿No conocemos casos de padres demasiado autoritarios, que controlan en demasía la vida de sus hijos, impidiéndoles tomar las propias riendas? ¿No hemos visto madres de hijas adolescentes, que se obsesionan con detener el paso del tiempo y desplazan a sus hijas en su momento de florecimiento?

El hijo puede responder a estas situaciones de diversas maneras: o es capaz de generar un acto revolucionario que desplace al progenitor y ubique las cosas mas o menos en su lugar; o se queda reinfetado y sin posibilidades de crecimiento, muchas veces inmaduro y dependiente.

Ver crecer a los hijos, apreciando cómo se vuelven fuertes y dueños de su vida, es un gran honor para cualquier padre… pero implica hacer una gran renuncia.
Cuando el hijo crece y toma vuelo propio, enfrenta a los padres con su envejecimiento, su finitud y con la necesidad de aceptar un nuevo momento en la vida: la madurez. Así como todo en el universo tiene sus ciclos de crecimiento, los humanos también los tenemos. Hay un momento para jugar, para experimentar, para asumir responsabilidades, para ejercer el poder y un momento para delegarlo y soltarlo. Si la aceptación de estos ciclos naturales se ve trabada por algún conflicto inconciente, es muy probable que cueste aceptar que es momento de pasar a otra fase.

Para que los hijos asuman el mando, los padres (reales o simbólicos) deben aceptar que es momento de soltar y ubicarse en otro lugar. Esto no tiene por qué hacerse con resignación ni con frustración, sino con la plena conciencia de que es momento de otras cosas.

Para resolver estos pasajes vitales no sólo se necesita de un buen posicionamiento del padre, sino también de una clara maduración del hijo. Ambos están implicados en el proceso y sería lo mejor vivirlo procurando el bienestar y la salud de los vínculos.

Lic. Ada Marcos
Psicóloga clínica
 


Departamento Comercial:

Tel/fax: (011) 4783-9343
Tel: (011) 6009-9190
ventas@mantra.com.ar
Lunes a Viernes
de 08:00 a 20:30 hs.

Volver a 
Mantra
www.mantra.com.ar

www.mantranews.com.ar