Suscribite al Club de Amigos de Mantra Email us Guía de Profesionales
econociéndonos

erapias Alternativas

iencias de la conducta

legidos del mes

iferentes manifestaciones energéticas

uerpo y Entorno

studios personales





¿Cuál es el mensaje que me traes...?

Desde nuestra primera respiración en este mundo, experimentamos el contacto, la mirada, el sonido de las voces de otras personas y en un recorrido a veces fácil y agradable y otras no tanto aprendemos a relacionarnos con otras personas. Esperamos ansiosos al alimento y atención de nuestra madre primero, extendiéndolo después a nuestro padre y demás integrantes de la familia.

Vamos registrando cada palabra, cada mirada, cada gesto y de acuerdo a lo amorosos o no que éstos sean, creceremos expandidos y flexibles o temerosos y cubiertos de defensas para que nadie nos lastime.

Si bien uno lo vive de esta manera, estamos inmersos en un aprendizaje karmático por espejo, o sea que vamos a nacer en una familia que nos muestre o refleje lo que nos ha quedado por aprender.

Llegamos aquí sin memoria de otras vidas y creemos todo lo que vemos, a veces sin entender de qué se trata. Es como si nos dieran una obra a representar en la cual nosotros traemos un papel para desempeñar, (aprendizajes pendientes, cancelaciones kármicas, misión o misiones a cumplir), en esta especie de "escenario", no estamos solos.
Acordamos venir con las personas con las que tuvimos conflictos en tiempos pasados, y que nos van a mostrar de qué se trata el aprendizaje.

Acordamos venir con seres a los que amamos inmensamente, que estarán con nosotros para cobijarnos y tendernos sus manos cuando lo necesitemos.
Cada persona que llegue a nuestra vida, tendrá algo para mostrarnos, algo para enseñarnos, algo para ofrecernos, solo tenemos que aprender a ver de qué se trata ese "algo" para crecer y ganar en amor y libertad.
Si descubrimos el "secreto" en cada relación, enriqueceremos inmensamente nuestras vidas y nos ayudará a conectarnos con nuestra verdadera esencia, con nuestras profundidades, con nuestras sensaciones más íntimas. También empezaremos a amigarnos con nuestras sombras, sonreírnos de nuestros errores, respetarnos y querernos tal cual somos.
Simplemente estamos aprendiendo... creciendo.

El camino del autoconocimiento nos brindará los elementos para descubrir la razón de nuestro personaje, de nuestro papel en esta historia y nos abrirá a los mensajes que nos traen las relaciones.

Prof. Marta Irene Villafañe 






Adolescentes en casa: ¿y ahora qué hago?

Desde siempre la adolescencia es considerada una etapa especial de la vida de una persona, pues acarrea cambios, turbulencias y tareas psíquicas difíciles de resolver.
Es una etapa en la cual la formación definitiva de la personalidad, la elección sexual y vocacional, la elaboración del vínculo con los padres, etc., imponen un fuerte desafío al psiquismo en evolución.

Aunque siempre se ha considerado a la adolescencia como una etapa con muchos derroteros, los adolescentes de hoy nos traen un nuevo e importante reto. Las circunstancias sociales, los vertiginosos cambios en la costumbres, las libertades, la forma de poner límites, etc. imprimen fuertes cambios en la producción de la subjetividad, cambios que muchas veces nos dejan desconcertados e impotentes, sin saber cómo responder ante las circunstancias.

Los adultos de hoy somos los responsables de sostener a nuestros jóvenes adolescentes y hacer todo lo posible por colaborar en su desarrollo, sin embargo muchas veces el papel del adulto respecto del adolescente de hoy se ve desdibujado, frágil y con una clara pérdida de autoridad ¿Acaso no sucede como problemáticas globales que los padres no saben cómo poner límites a sus hijos, que reciben tratos y contestaciones impensadas, qué ven en ellos una precocidad que los asusta?

La problemática está instalada de manera masiva y es fundamental abrir el tema para encontrar soluciones que reestablezcan los vínculos de respeto mutuo y afecto. El fenómeno de desencuentro entre padres e hijos adolescentes tiene raíces muy profundas y merece la pena ser tenido en consideración por los profesionales de la salud mental, que somos los encargados de cooperar en la sanidad de los vínculos entre personas.

Tener un adolescente en casa seguramente traerá revolución, movimiento y crisis para toda la familia. Un adolescente en casa es sinónimo de desafíos que sortear. El tema es cómo lograr atravesar ese torbellino codo a codo con el joven, sin tener daños que lamentar.

La adolescencia, con toda su magia y su fuerza, es una etapa donde deben realizarse grandes procesos alquímicos de cambio. Y no solamente es el adolescente el que está sujeto a esta fuerza tan radical, sino también sus padres. Desde lugares distintos la adolescencia impacta en el hijo y en el padre y todos deben reacomodarse a la nueva situación. Por ello, sería bueno comenzar a considerar que los padres y sus hijos adolescentes están en un mismo barco que atraviesa turbulencias y derroteros en muchos momentos, pero están juntos.

Lic. Ada Marcos
Psicóloga clínica
 


Departamento Comercial:

Tel: (011)4783-9343
Tel: (011) 6009-9190
ventas@mantra.com.ar
Lunes a Viernes
de 08:00 a 20:30 hs.

Volver a
www.mantra.com.ar

www.mantranews.com.ar