econociéndonos

erapias Alternativas

iencias de la conducta

legidos del mes

iferentes manifestaciones energéticas

uerpo y Entorno

studios personales






El sostén afectivo

En la búsqueda del equilibrio interior, está la necesidad de confirmar de qué modo nos han sostenido afectivamente, ya que para un ser maduro es, gratificante poder dar dicho apoyo a otros, aportando afecto y comprensión. Este valor, está relacionado con la forma en que se entrega, por lo tanto, es importante la manera en que hemos aprendido a recibirlo. En el caso de no haber recibido el soporte emocional correcto, o peor aún, si no existió, tendremos diferentes tipologías de disfunciones desde la valoración personal.

En la infancia, etapa formativa por excelencia, es cuando se desarrolla la capacidad de solicitar y reclamar la atención necesaria, simultáneamente, con las prioridades de amor y paciencia. Justamente la paciencia es uno de los pilares del sostén afectivo, debido a ella es que reconocemos la condición emocional de la persona y nos disponemos a apoyarla. El otro pilar, es la comprensión, ella nos va a descifrar que modelo de contención se necesita para ese momento en particular.

La disfunción emocional primaria es la baja autoestima, desde allí comienzan todo tipo de incompatibilidades en la personalidad que, pueden generar diferentes características antisociales y hasta patologías severas. Si, en la forma del sostén aparece la intolerancia, es probable que se geste un carácter culpógeno; en cambio, con un sostén abusivo lo que se forja es, una personalidad con aspectos de ira; cuando el sostén es escaso el temperamento puede resultar depresivo pero, si el sostén afectivo llega tardíamente o no está presente, el carácter puede ser melancólico, triste o inestable. Notamos a simple vista que: el tipo, calidad y oportunidad del sostén afectivo en la niñez es formador de la personalidad, en alguna medida. Si se convierte en una modalidad de crianza, cierta ausencia de contención, la problemática resultante será la de responder a la pautas de los miedos, como lo son: el temor a elegir, el miedo a la responsabilidad, el temor a comprometerse, el miedo a la soledad y otros, debido a la inseguridad de quién estuvo carente de apoyo.

Hay ocasiones, en las que se buscan soluciones transitorias para la autoestima que, en lo habitual, intentan disimular las carencias emocionales pero, estas no logran tapar los aspectos más importantes de la personalidad. Estos sustitutos son usualmente: el poder, la sexualidad, el dinero, el descontrol, la religión, la bebida, la corrupción, el fanatismo, el libertinaje y otras perversiones o marginalidades.

Es indiscutible que, necesitamos un equilibrio emocional maduro y consciente, en el caso de ser nosotros los que debemos aportar ese sostén afectivo. Cuando afrontamos una situación, vamos a recurrir mecánicamente a todo lo aprendido en la infancia. Si esta instrucción, no es la que deseamos utilizar en dicha circunstancia, seleccionaremos con sensatez, la alternativa más apta para ese asunto, evolucionando así la actitud personal.

Entonces, en el sostén afectivo, se ponen de manifiesto que: paciencia y comprensión, se aprenden desde la más temprana edad y forman al individuo en la mesura y el amor.

Daniel Joffe
Master en Terapias Naturales
 


Departamento Comercial:

Tel: (011)4783-9343
Tel: (011) 6009-9190
ventas@mantra.com.ar
Lunes a Viernes
de 08:00 a 20:30 hs.

Volver a
www.mantra.com.ar

www.mantranews.com.ar