Suscribite al Club de Amigos de Mantra Email us Guía de Profesionales
econociéndonos

erapias Alternativas

iencias de la conducta

legidos del mes

iferentes manifestaciones energéticas

uerpo y Entorno

studios personales









Chi Kung y Tai Chi
El "Yoga Chino" definido desde la Escuela Interna



La curiosidad que existe en los últimos años por la gravitación mundial de Extremo Oriente -curiosidad particularmente azuzada antes, durante y después de las controvertidas Olimpíadas de Beijing- se ha extendido a ciertas artes y prácticas que, sobre todo en nuestro país, solían pasaban inadvertidas para el interés general: Turismo, Economía, Cultura, Pintura, Poesía, Idioma, Medicina y Deportes Fisiátricos de China constituyen los principales objetos de este nuevo interés para muchas personas. No obstante, dado su repentinismo, este conjunto toma a veces la forma de un confuso galimatías.

Hoy en día mucho se promocionan los beneficios psicofísicos y universales del Chi Kung (también conocido como Qigong, Chi Kong, Qi Qó, etc.) y el Tai Chi ó Tai Chi Chuan, que no constituyen sino un mismo arte en dos niveles distintos. Esta aparente “gimnasia en cámara lenta” se ha presentado como accesible para toda persona, cualquiera sea su edad.
Ahora bien ¿Qué es Chi Kung? ¿Qué es Tai Chi? Intentemos definirlo:

"Yoga Chino", "Gimnasia Pasiva", "Meditación Dinámica", "Danza Antiestrés", y hasta "Acupuntura en Movimiento" son algunas de las muchas acepciones con las que se ha intentado definir al Chi Kung en medios no asiáticos. Sea como sea, la práctica del Chi Kung hoy goza de gran aceptación en Occidente, con un número de practicantes que, durante la década del 90, se ha incrementado de 230.000 a unos 60 millones en el mundo entero. Ninguna otra actividad fisiátrica ni deporte de masas se ha difundido con semejante rapidez. En China y Vietnam las plazas amanecen colmadas de practicantes, ejecutando sus armoniosas figuras “en cámara lenta”.
Esto se explica tanto por las sencillas modalidades de ejecución que el Chi Kung ofrece a personas de cualquier edad y condición física (puede realizarse en silla de ruedas o aún postrado en una cama), como a los ingentes beneficios que de él resultan para salud general y optimización del funcionamiento físico, anímico y mental. “El Chi Kung me ha cambiado la vida”, suele escucharse entre muchos de sus cultores como reiterado estribillo. Y no mienten.

Chi Kung significa, en una traducción aproximada de su ideograma y su sentido (y, por cierto, bastante extrovertida), “Arte que lleva a un Gran Resultado en la Adquisición y Cultivo de la Esencia que Mueve el Universo”. Esto implica desde aquello que rige la suavidad de una hoja cayendo en la hierba, hasta la fuerza de un trueno retumbando en el Cielo. Esa quintaesencia dinámica recibe el nombre de Chi o Qi.
Nuestro cuerpo mismo está conformado por Chi en sus diversas manifestaciones, y éste se distribuye en su interior a través de rutas muy definidas (Jing Luo, o “Viajeros y Colaterales”) con el fin de nutrir, equilibrar, consolidar y mantener la existencia del cuerpo y la vida humanas.

A lo largo de estas rutas, se distribuyen “aldeas” con diversas características y funciones (“Xings”, “Xuedao”, o “Puntos de Acupuntura”), las cuales también obran como pasajes hacia otras rutas, órganos, tejidos, huesos, etc, facilitando la total irrigación del Chi hasta el último rincón. No obstante, aunque la estructura de irrigación es fija, los movimientos del CHI son muy sensibles a los vaivenes de la Mente.

Efectivamente, de acuerdo a lo que sucede en nuestra mente, el Chi prepara su tono e intensidad para realizar una acción u otra.
Por ejemplo: Una mente calma mantendrá al Chi fluyendo adecuadamente, dándole tiempo para nutrir todas las estructuras del cuerpo y el cerebro mismo, pues no existe necesidad de una irrigación rápida de los músculos y tejidos para una acción precipitada. Una mente jubilosa mantendrá el Chi excelso y vigoroso, lo que llevará a descargar esta bella excitación en gestos elocuentes de extroversión y alegría. Una mente iracunda lo elevará excesivamente para llevar a cabo una acción abrupta que no siempre alcanza a efectivizarse, sobreestimulando el corazón, provocando cefaleas, e incluso desmayos o accidentes cerebrovasculares si no existe una descarga o pacificación adecuada. Una mente depresiva, directamente consumirá el Chi provocando gran debilidad psicofísica (razón por la cual el depresivo tiende a permanecer largo tiempo postrado).
De esta manera, nuestra mente a afecta al Chi como la Brisa a la Niebla, dando como resultado o bien una vida saludable y venturosa, o bien diversidad de problemas psicosomáticos.

Continuará...

Prof. Alejandro Díaz Manzanelli
Director del Instituto de Estudios Asiáticos
 




Stress

Consideraciones
No hay enfermedad sin enfermo, entendiendo que una persona está enferma cuando no se siente bien consigo mismo ni con el medio social. Este estado significa la existencia de un desequilibrio de su energía vital, el cual tarde o temprano se va a manifestar en una enfermedad o lo que habitualmente se llama somatización. En este marco, el stress es una respuesta normal del organismo frente a situaciones agresivas que desequilibran su armonía. Son modificaciones que sufre el organismo debido a la descarga de ciertas hormonas (sustancias que estimulan la función de un órgano o varios) al torrente circulatorio y que nos pone en estado de alerta y defensa para poder enfrentar situaciones límite.
Al conjunto de estas modificaciones que se producen como consecuencia de las hormonas (taquicardia, insomnio, irritabilidad, acidez, etc.) se las denomina con el nombre genérico de stress, que no tiene traducción pero se lo puede definir como tensión, respuesta o lucha.

Síntomas
Extremo nerviosismo; angustia y tristeza acompañadas por llanto; agotamiento físico y mental; dolor de cabeza; miedo; mucho o poco apetito, prueban un bocado y ya se sienten pesados; problemas de relación en el trabajo; problemas con la familia, sexualmente no hay deseo; mal humor; demasiadas responsabilidades; hipersensibilidad; fumar mucho; tomar mucho café para mantenerse en pie; irritabilidad; insomnio; etc.

Tratamiento
Tómese tiempo para estar solo regularmente, para organizar sus actividades, para prestar atención a su corazón, para estar en contacto con la naturaleza. Cuando algo le preocupa, háblelo con alguien de confianza. Haga ejercicio regularmente. Diga NO cuando le piden que haga algo que usted realmente no desea hacer.
La medicina alternativa solamente va a lograr que su energía y su desequilibrio emocional vuelvan a un estado de relativo equilibrio.
Hay remedios específicos para armonizar cada uno de los desequilibrios emocionales que el stress produce, revirtiéndolos con el fin de mejorar la calidad de vida.

Dra. Elba Garber
Médica Psiquiatra
 


Departamento Comercial:

Tel: (011)4783-9343
Tel: (011) 6009-9190
ventas@mantra.com.ar
Lunes a Viernes
de 08:00 a 20:30 hs.

Volver a
www.mantra.com.ar

www.mantranews.com.ar