Suscribite al Club de Amigos de Mantra Email us Guía de Profesionales
econociéndonos

erapias Alternativas

iencias de la conducta

legidos del mes

iferentes manifestaciones energéticas

uerpo y Entorno

studios personales









Meditaciones Universales
(2da parte)



La principal razón que debe prevalecer en una meditación de características Universales, es lograr el equilibrio interior, del cual surgirá naturalmente el estado de paz necesario al Ser en este difícil tiempo terreno por el que transita la Humanidad.
Al finalizar cada meditación, sentir que hemos hecho algo que nos permite disfrutar en un proceso consciente de nuestra vida en el planeta.
Nos revelará un trabajo interior que lleva a nuestro ser interior a salir de un letargo que puede llegar a ser indefinido si no se construye el puente celeste que une:

Tierra-Cielo
Espíritu-Materia
Maestro-Discípulo
Conocimiento-Luz

Es un puente construido por nuestra propia conciencia y proyectado hacia los Núcleos Universales que guardan e irradian en su interior la fuerza viva que da el movimiento ascendente en la espiral terreno-celeste, haciendo posible nuestros anhelos y deseos de la forma más sana e inteligente. Es un proceso que permite tomar lo mejor de nuestras experiencias para plasmarlas en un aprendizaje consciente.
Nos revela las claves de una vida en plenitud y consciente de nuestra condición humana. De este modo comprendemos que en cada meditación los seres son guiados a alcanzar los dones celestes por medio del silencio, la reflexión interior y el mantra de oración que guía permanentemente la vida y las plasmaciones que responden al llamado del espíritu Universal.
La autenticidad del contacto que se logre alcanzar, se reflejará en los actos cotidianos. Es un nuevo impulso que lleva a desterrar las distracciones pasajeras con su conocida pérdida de tiempo y episodios, con sus lógicas consecuencias vivenciales.
La meditación complementada con la oración-guía, acelera un tránsito que no sólo beneficia al Ser sino también enriquece el ámbito donde éste desarrolla su:
Vida-Trabajo
Terreno-Celeste

Tener como guía a Ángeles y Arcángeles lleva a crear el vínculo necesario de protección y sabiduría. Ello hará que naturalmente se produzca el contacto anhelado y preciado, como un Don de Templanza y Caridad.

En la 1ª etapa de un ciclo de meditación se debe aprovechar todo tipo de canalización de Luz que irradie conocimiento y Paz, sintiendo que se está recibiendo la ayuda necesaria que nos permite seguir siempre hacia delante, superando estados, defectos y bloqueos mentales, emocionales y motrices.
Todo depende de la intensidad sobre la cual fundamentamos nuestra fe y nuestro trabajo terreno-celeste. Para contar con la debida protección, construimos un puente de Luz con la guía de Arcángeles que en esta etapa unen su tono vibratorio en la Tierra con una Oración-Guía de Unidad, limando diferencias y elevando la intensidad de los sonidos de la Madre Naturaleza en un himno de naturaleza profunda dentro de la urdimbre humana en este, nuestro Planeta Tierra.

Oración Guía

Delante de los Ángeles te
cantaré Salmos:
Te adoraré en tu santo Templo y
glorificaré tu Nombre
¡ Oh Dios de Luz
de Paz y bondad!
¡Escúchanos!


Con Gran Fe establecer el contacto terreno-celeste guardando las vivencias en el cofre secreto del alma.

Wanda Massaferro
Guía de Disciplinas Universales
 




Shad Dharshana
o Los Seis Puntos de Vista del Conocimiento - parte III

De los seis dharshanas la Mimansa y el Vedanta pueden ser caracterizados como los abordajes sintéticos por excelencia, debido a que directamente son la interpretación del propio Veda, del que todos los demás puntos de vista han devenido muy posteriormente. En esta oportunidad nos centraremos en una descripción breve del carácter y alcance del supremo dharshana: el Vedanta. Estableciendo, como lo hemos hecho en las dos entregas precedentes, una analogía entre el principio universal, o arquetípico, simbolizado por los planetas en astrología y la orientación de dicho dharshana.

El Vedanta (Guru/Júpiter):
Con el Vedanta estamos totalmente en el dominio de la metafísica pura, y por consiguiente huelga aclarar que no es una filosofía ni una religión, aunque muchos orientalistas quieran forzosamente ver en él una u otra a toda costa.
El nombre de este último dharshana etimológicamente significa “fin del Veda”, y la palabra “fin” debe entenderse aquí en el doble sentido, que tiene también en español, de conclusión y de meta. En efecto, las Upanishads sobre las que se basa esencialmente forman la última parte de los textos védicos, y lo que se enseña en ellas, en la medida en que puede serlo, es la meta última y suprema del conocimiento tradicional en su totalidad, despojado de todas las aplicaciones más o menos particulares y contingentes a las que puede dar lugar en órdenes diversos. La designación misma de las Upanishads indica que están destinadas a destruir la ignorancia, raíz de la ilusión que entrampa al ser en los lazos de la existencia condicionada, proporcionando los medios intelectuales de acercarse al conocimiento de Brahma.
Si no se plantea más que acercarse a este conocimiento es porque, al ser rigurosamente incomunicable en su esencia, no puede ser alcanzado efectivamente más que por un trabajo estrictamente personal, al que ninguna enseñanza exterior, por elevada y profunda que sea, tiene el poder de suplir. El carácter incomunicable del conocimiento total y definitivo proviene de lo que hay necesariamente de inexpresable en el orden metafísico, y también de que este conocimiento, para ser verdaderamente todo lo que debe ser, no se limita a la simple teoría, sino que implica en sí mismo la correspondiente realización efectiva en el propio individuo.
Para ver prácticamente el valor del reconocimiento de esta visión operando, conforme la cualificación intelectual del nativo lo sugiere, presentamos como ejemplo la natividad del Fundador-Acarya, Su Divina Gracia A.C Bhaktivedanta Srila Prabhupada.
En la Rasi (carta natal) de Srila Prabhupada, vemos como Júpiter (significador universal de acceso al vedanta o Uttara-Mimansa), regente del Ascendente, junto al Sol (quien ilumina todos los darshanas) y Ketu (el nodo sur) como moksha karaka (significador de liberación) en la casa novena (mente superior, exp. trascendentes, etc.) indica precisamente la elevación del alma experimentada en su existencia terrenal. Todo ello operando como un fuerte rector de su polo volitivo ya que, como dijimos en un principio, Júpiter no ya tan sólo gobierna la casa primera, sino que se emplaza gravitando sobre el Dharma Trikona, o triángulo del propósito, constituido por las casas primera, quinta y novena.
A su vez, encontramos a Mercurio en Virgo, signo dónde no sólo se domicilia sino que también se exalta, vinculado a Venus, en la casa décima, indicadora del Karma, o actividad, a desarrollar en, y para, la sociedad, presentando un papel ligado a la comunicación y los escritos. Téngase a bien recordar que Mercurio lo situamos vinculado por analogía como significador de Purva-Mimansa, es decir que como indicador del estudio de las acciones rituales se expresó finalmente en la vía devocional.

Como corolario, diremos que esto queda confirmado en la carta Navamsa (carta divisional novena), ya que Júpiter y Mercurio se ubican en la casa novena, junto a Ketu y Saturno, en Aries, desde donde se emplazan las luminarias; nuevamente en el triángulo de fuego en relación trigonal al Sol quien, en definitiva (como fue explicado en el primer número de esta serie), gobierna sobre los seis dharshanas.

Arq. Pablo M. Mauro 


Departamento Comercial:

Tel: (011)4783-9343
Tel: (011) 6009-9190
ventas@mantra.com.ar
Lunes a Viernes
de 08:00 a 20:30 hs.

Volver a
www.mantra.com.ar

www.mantranews.com.ar