Suscribite al Club de Amigos de Mantra Email us Guía de Profesionales
econociéndonos

erapias Alternativas

iencias de la conducta

legidos del mes

iferentes manifestaciones energéticas

uerpo y Entorno

studios personales









Qué es la Resiliencia

Resiliencia corresponde a la capacidad humana de hacer frente a las adversidades de la vida, superarlas y salir de ellas fortalecido e, incluso, transformado.

En este enfoque determinado el término está asociado siempre con tensión, estrés, ansiedad, situaciones traumáticas que nos afectan durante el curso de nuestra vida. Los expertos señalan que es algo consustancial a la naturaleza humana, pero que no necesariamente siempre se activa, o aún cuando esté activada, genere una solución positiva. Esta situación misteriosa está basada también en la evidencia de que los elementos constitutivos de la resiliencia están presentes en todo ser humano y evolucionan a través de las fases del desarrollo o ciclo vital, pasando de ser comportamientos intuitivos durante la infancia, a agudizarse y ser deliberados en la adolescencia, hasta ser introyectados en la conducta propia de la edad adulta.

La resiliencia es más que la aptitud de resistir a la destrucción preservando la integridad en circunstancias difíciles: es también la aptitud de reaccionar positivamente a pesar de las dificultades y la posibilidad de construir basándose en las fuerzas propias del ser humano. No es sólo sobrevivir a pesar de todo, sino que es tener la capacidad de usar la experiencia derivada de las situaciones adversas para proyectar el futuro.

Los siete factores que caracterizan la resiliencia son:

1) "Insigth" o introspección: capacidad para examinarse internamente, plantearse preguntas difíciles y darse respuestas honestas.
2) Independencia: capacidad para mantener distancia física y emocional con respecto a los problemas sin caer en el aislamiento.
3) Interacción: capacidad para establecer lazos íntimos y satisfactorios con otras personas.
4) Iniciativa: capacidad para hacerse cargo de los problemas y ejercer control sobre ellos.
5) Creatividad: capacidad para crear orden, belleza y objetivos a partir del caos y del desorden.
6) Sentido del humor: predisposición del espíritu a la alegría, permite alejarse del foco de tensión, relativizar y positivizar.
7) Conciencia moral: abarca toda la gama de valores internalizados por cada persona a través de su desarrollo vital.

En los procesos de abordaje familiar, podemos inferir que resiliencia es la capacidad que tiene un sistema para resistir cambios producidos por el entorno, para persistir a través del cambio, para absorber el cambio cualitativo y mantener la integridad estructural a lo largo del proceso de desarrollo.
La flexibilidad en la adaptación y en la acción es otro principio básico e inherente a la evolución, tanto a nivel de los componentes como del sistema total, sabiendo como ya se ha dicho, que la vida expresa su continuidad a través del cambio y de la progresiva complejización. Por lo tanto, esta capacidad de los sistemas para persistir a través del cambio es lo que varios autores han llamado resiliencia, para referirse a la posibilidad de absorber el cambio cualitativo y mantener la integridad estructural a lo largo del proceso de desarrollo.
En condiciones de crisis las familias se reestructuran, se cohesionan para mantenerse y tratar de pasar la tormenta: no saben cuánto tiempo pueda durar esa sinergia. Deben contar con factores internos y externos que colaboren con ella para dejar de ser vulnerables e impedir que la crisis adquiera una mayor dimensión, para luego superarla, enfrentar una reestructuración del sistema, salir fortalecidos de ella y transformarla en elemento de cambio y de crecimiento positivos.
La resiliencia es una capacidad que se puede fomentar en los niños en diferentes etapas del desarrollo, por medio de la estimulación en las áreas afectiva, cognitiva y conductural, atendiendo a la edad y nivel de comprensión de las situaciones. Dentro del desarrollo humano, el momento oportuno para activar y desarrollar este potencial que permite hacer frente a la adversidad, corresponde al período que abarca desde el nacimiento hasta la adolescencia.
Resumiendo decimos que la resiliencia es la capacidad humana para enfrentar la adversidad y resurgir de los eventos traumáticos, principio históricamente demostrado por las hecatombes mundiales y los genocidios perpretrados por el hombre. Existen áreas de desarrollo de la resiliencia, las que se refieren a los recursos personales y recursos sociales potenciales de un individuo. Entre éstas se pueden citar: la autoestima positiva, los lazos afectivos significativos, la creatividad, el humor positivo, una red social y de pertenencia, una ideología personal que permita dar un sentido al dolor, disminuyendo la connotación negativa de una situación conflictiva, posibilitando el surgimiento de alternativas de solución frente a lo adverso.

Desde una perspectiva psicosocial, se puede concluir que la resiliencia se puede trabajar a nivel de prevención, de rehabilitación y de promoción en la educación, en la ayuda a las familias y en la labor comunitaria, ya que no depende de las características personales por sí solas, sino también de un medio facilitador y apoyador.
El objetivo principal de esto es comenzar a difundir el concepto de resiliencia para contribuir a la concientización de que todas las personas poseen esta característica pero que de todos nosotros depende el despliegue de ella si nos otorgamos oportunidades mutua.

Dra. Elba Garber
Médica Psicóloga / Psiquiatra
 




Psicobioenergía: ¿qué es? ¿qué cura?

La Psicobioenergía es una terapia emocional, a partir los aspectos energéticos de la mente. En consecuencia, no es una técnica. En efecto, es un método terapéutico en el que, se utilizan los conocimientos funcionales del cuerpo, de la mente y de la bioenergía humana, con el fin de sanar las emociones y los procesos mentales. Es denominada psicología bioenergética, determinando la diferencia sobre las áreas de influencia con la bioenergía tradicional que atiende característicamente los aspectos de los centros de energía.
En ocasiones, se la confunde conceptualmente con las armonizaciones de las técnicas hindúes y está relacionada con éstas solo por el Budismo. El origen de la actual Psicobioenergía es el concepto de la Medicina Tradicional China, que incluye el aspecto psíquico de la persona en la vitalidad. La medicina Ayurveda también lo hace, pero con fines de carácter más espiritual. La Psicología bioenergética se ocupa del individuo con sus aspectos sutiles y terrenales en su propia medida pues tiene una existencia perfecta. “El Universo es mental, intangible, no la persona, ella tiene un cuerpo y una mente al servicio de su alma”.
Alexander Lowen ha sido el primero en integrar una sesión de psicoanálisis académico con ejercicios basados en el Tai Chi para: la expresión corpórea de las emociones. Hoy en día, la evolución de estas formas complementarias, se han unificado en un método de sanación mentalemocional. Está dirigido a sanar, no a armonizar. La diferencia está en que en la sanación se produce la liberación del trauma emocional y sus efectos en el pensamiento profundo. En cambio, en la armonización hay un reemplazo de estado periférico. La prueba de esta diferencia radica en que cuando el individuo deja la técnica armonizadora retorna paulatinamente a su estado mental anterior, por lo tanto, debe mantener contacto y ejercicio constante, para no “perder su estado”. La Psicobioenergía al sanar las heridas emocionales eleva la calidad de los pensamientos y supera el estado mental en desequilibrio permitiendo la libertad de los sentimientos.

Un tratamiento típico requiere de una entrevista de carácter personal. En ella, se diseña un tratamiento específico en el que no hay generalizaciones. En dicho tratamiento, puede haber ó no ejercicios físicos y de ser necesario, se harán los aportes de energía que requiera la psiquis del individuo. Hay casos de depresión (energética) que se sanan sólo con compensar el nivel de los procesos del pensamiento. Resulta claro entonces que, la Psicobioenergía no es una técnica personal y se maneja con dos situaciones concretas: paciente y terapeuta.
La formación de los terapeutas requiere el estudio de: diagnóstico energético, psicología energética, bioenergía, funciones orgánicas, procesos cerebrales, métodos terapéuticos, acciones correctivas, etc. Es común en un tratamiento la incorporación de: la herboristería moderna, los masajes bioenergéticos, las prestaciones magnéticas y otros de origen natural. El diagnóstico es esencial para conocer la personalidad y el karma del individuo, sin ésta información sólo se puede confiar en la suerte, no sanar.
La Psicobioenergía está siendo asociada como una poderosa terapia en los casos de disfunciones orgánicas y/o emocionales. Trastornos de la conducta y del sueño. Ataques de pánico, fobias, angustias, depresiones, falta ò cancelación de metas, extravíos y otros. Todos ellos retrasan la evolución, las decisiones, las oportunidades y generan una energía mental de victima, de fracaso. Además, se sabe que quienes aspiren a su evolución necesariamente tendrán que superar sus trabas emocionales pues éstas pertenecen al karma personal.
Como vemos, la Psicobioenergía es una alternativa y/o un aporte natural para la salud mental y emocional. No es incompatible con otros tratamientos convencionales y en estos casos, los hace más eficaces con convalecencias mucho más tolerables y breves. Para concluir, tú ya sabes que si has sufrido un trauma emocional: puedes respirar, meditar y lo que quieras pero, seguirá allí. Sólo con acciones terapéuticas concretas podrás liberarte de ellos.

Los primeros “terapeutas” fueron, los monjes. Ellos nos han dejado su legado de amor y sabiduría: “no hay mayor perfección que la de ser humano”.

Inn Long
Enlightement Master
 


Departamento Comercial:

Tel: (011)4783-9343
Tel: (011) 6009-9190
ventas@mantra.com.ar
Lunes a Viernes
de 08:00 a 20:30 hs.

Volver a
www.mantra.com.ar

www.mantranews.com.ar