Suscribite al Club de Amigos de Mantra Email us Guía de Profesionales
econociéndonos

erapias Alternativas

iencias de la conducta

legidos del mes

iferentes manifestaciones energéticas

uerpo y Entorno

studios personales










Las finalidades de la existencia
de acuerdo a la Astrología Védica
2da parte



En el número anterior fueron desarrolladas las características de las dos primeras etapas de vida comprendidas dentro de un Param Ayus, o máxima longitud de vida potencial, de 108 años de duración. Vimos que la primera, hasta los 36 años, signada por Kama (deseo) da paso a Dharma (propósito). Esta última encierra la clave del ulterior desarrollo, ya que allí lo esperable es que individualizadamente el Ser en sintonía con un propósito existencial, no ya tan solo en el nivel individual y familiar, se armonice con el propósito o plan espiritual en lo social y universal de modo consciente.

Una vez ya en la tercer etapa, signada fundamentalmente por Artha, el principio retributivo legado en la tradicional frase bíblica... "cosecharas tu siembra", el actor experimenta la consecuencia karmica de las actividades realizadas en los dos primeros compartimentos. Si el mismo durante el segundo de estos períodos no pudo conectarse con el Dharma, siguiendo la línea de menor resistencia, bien puede haber cristalizado una modalidad de conducta que devendrá en la experiencia física de su existencia durante el tercer compartimento. Y es aquí en donde se pueden encontrar principalmente los orígenes, entre otras cosas, de las enfermedades y demás pesares, principalmente ligados exteriormente al plano físico. Aquellos que no se han de traicionar a sí mismos durante la segunda fase signada por la conexión con el Dharma, en la medida que el Karma latente lo permita, naturalmente transitan las etapas siguientes sin mayores dificultades, pudiendo ser verdaderos ciclos adquisitivos del saber a partir del Ser, y no mera acumulación de bienes materiales como simple consecuencia física de un gran despliegue laboral previo.

Desde el punto de vista de los ciclos astrológicos en esta etapa, especialmente en torno a los cuarenta y ocho años, así como a los sesenta, se producen respectivamente el cuarto y quinto retorno de Júpiter a su propia posición zodiacal en la Rasi Chakra (rueda de signos).
A los cincuenta y un años la segunda cuadratura menguante de Saturno, en evidente analogía a la menopausia y la andropausia, marca una reestructuración de la energía vital para luego, entre los cincuenta y nueve y sesenta años retornar a su posición radical.
A partir de los sesenta y tres años, una vez cumplidos siete períodos de nueve años (9 x 7 = 63) el individuo se proyecta en otros términos. A pesar de que la gran concentración y acumulación material moderna lleva ha que los seres sigan ligados a actividades mundanas de alta densidad en avanzadas edades, lo recomendable es no ya vivir para trabajar sino de, a lo sumo, trabajar para vivir... Es decir, no realizándose para vivir sino mas bien, viviendo para realizarse tal como lo señalan los vedas en las dos etapas denominadas por los estados de Vanaprastha y Sannyasy.
En la tradición vedica la etapa de Sannyasi, o de retiro ascético, se halla en correspondencia con la última finalidad de la existencia denominada Moksha (liberación). En esta fase final el individuo ha de trabajar para desapegarse de las ligaduras del Samsara (ciclo de nacimiento y muerte), preparando los vehículos superiores para inmanifestarce abreviando, en primer lugar, su estadía en planos correctivos del astral entre vidas; y propiciando ulteriormente mejores condiciones para su próxima manifestación temporal.

Mas allá de estas consideraciones generales que se han descrito, por medio de la Rasi Chakra y de la carta Navamsa (D-9) podemos inferir la orientación de un individuo, por preponderancia de ciertos factores claves, en lo relativo a las cuatro finalidades de vida.

Por ejemplo, en la Rasi Chakra de Bill Gates vemos como Mercurio, planeta regente de su Ascendente Géminis, se manifiesta en un Maha Puruya Yoga, lo que no es otra cosa que un vínculo de un planeta exaltado (Mercurio lo hace en virgo, su segundo domicilio) en una casa Kendra (angular) respecto del propio Ascendente o la Luna. En Bill Gates esto ocurre doblemente debido a que Mercurio se emplaza angular también respecto de la Luna, quien rige la casa segunda vinculada a los recursos económicos, emplazada en casa diez, la de la actividad profesional. Además posee tres planetas en casa cinco, también asociada a Artha: Venus en domicilio, Sol en signo enemigo y Saturno exaltado, en Libra, la casa que junto a la nueve en relación configuran el Dharma Trikona, o triángulo del propósito. Esto refuerza los logros de los deseos y objetivos. Pero retomando la dimensión adquisitiva, observamos un importante indicador en lo relativo a ganancias por especulación a partir de lo obtenido profesionalmente: léase Júpiter en trikona (triángulo) a su casa once, la cual por derivadas es la dos de la diez y también la dos desde su Luna. Casa ésta que recibe, además, el aspecto conjunto de la citada conjunción en casa cinco. En síntesis, miremos por donde miremos la adquisición de riqueza está asegurada... ¿Y la misión espiritual?. Bueno, eso sería materia de otro artículo, obviamente tema central de la actual etapa de vida por la que transita Bill...

Arq. Pablo M. Mauro 




Departamento Comercial:

Tel: (011)4783-9343
Tel: (011) 6009-9190
ventas@mantra.com.ar
Lunes a Viernes
de 08:00 a 20:30 hs.

Volver a
www.mantra.com.ar

www.mantranews.com.ar