Suscribite al Club de Amigos de Mantra Email us Guía de Profesionales
econociéndonos

erapias Alternativas

iencias de la conducta

legidos del mes

iferentes manifestaciones energéticas

uerpo y Entorno

studios personales










Las zonas vulnerables

Todos hemos ido armando desde pequeños una “forma” determinada para mostrarnos a los demás, en general con esta “forma” nos sentimos de cierta manera protegidos, en los lugares donde pensamos que seríamos vulnerables.

Entonces nos mostramos al mundo como personas sumamente seguras, ocultando la inseguridad, y como seres fuertes y valientes a quien nadie podrá dañar, para esconder el miedo a ser lastimado y a sufrir. Y así andamos por la vida padeciendo en silencio un sinfín de sensaciones de las que la mayoría ni se entera y generando a nuestro alrededor una especie de muralla que no muchos se animarán a saltar.
En primera instancia esta estructura que se armó como defensa, se armó justamente en un momento donde sentimos que era necesario hacerlo, por ejemplo un niño que tiene padres agresivos y que se enojan o castigan con facilidad, podría crear, entre varias otras cosas de las que escribiré en otro momento, una figura de fortaleza y agresividad (los avasalladores) cosa de que nadie sospeche el temor guardado en su interior y ni siquiera ose pensar que podría hacerle daño, escondiendo dolor, tristeza y una buena dosis de enojo.
El problema con esto es que se crece y la estructura queda y sigue funcionando sola “por las dudas”, y nosotros olvidamos que la tenemos,
la asumimos como una manera de ser, como nuestra personalidad y hasta llegamos a enorgullecernos de ella, olvidándonos que detrás de ésta sigue habiendo un niñito asustado que sufre en silencio no sentirse querido, y atrayendo a nosotros sin ser concientes, justamente lo que queremos evitar, lo que creará la sensación de que “el peligro realmente parece seguir existiendo”, y muy ocupados en defendernos nos olvidaremos de ese niño que sigue en nuestro interior todavía solo y asustado.
En el mundo de hoy donde parecería reinar la incertidumbre y la hostilidad, podríamos sentir que estas defensas no alcanzan provocando entonces aumento en las sensaciones de temor, de desamor e inseguridad.
¿Vamos a construir una muralla más alta? ¿Vamos a ponernos más armaduras? ¿Nos esconderemos debajo de la cama hasta que el peligro pase? Evidentemente ése no es el camino.
Ha llegado el momento de trabajar para reencontrarnos con una parte nuestra que también quedó olvidada, nuestro verdadero Ser, en el que guardamos el verdadero Poder, que nos librará de los miedos y nos abrirá al amor.
Es hora de renacer, de romper los límites construidos, de ir a buscar nuestro niñito herido abrazarlo y decirle que no hay nada que temer.
Las técnicas de autoconocimiento ayudan en esta tarea brindándonos los elementos necesarios para sanar y liberarnos.
La búsqueda y el encuentro con esa Luz que somos, nos pondrá en otra perspectiva con la vida y el devenir cotidiano.

Prof. Marta Irene Villafañe 




Las Danzas Circulares y las Huellas Ancestrales

Huella: señal que deja el pie.
Ancestral: relativo o perteneciente a los antepasados.
(definiciones de la Real Academia Española).
Del libro "Danzas Sagradas" de Gabrielle Wosien, Antropóloga, Coreografa y Trasmisora de Danzas Circulares.

¿Puede una huella, entonces, perdurar tanto tiempo? ¿De qué huellas estamos hablando?
"Las Tradiciones de las danzas sagradas del mundo muestran una extraordinaria abundancia de formas imaginadas, mediante las cuales los hombres han intentado relacionarse con el prodigio de su existencia.
Su herencia refleja el interminable drama de la vida con sus propias formas creadas" (...) Las tradiciones sagradas del mundo, constituyen un abundante almacén de los símbolos del hombre como metáforas del misterio.."
"El hombre primitivo danza en toda ocasión: por alegría, pena, amor,temor, al amanecer, en la muerte, en el nacimiento. El movimiento de la danza le proporciona una profundización de su experiencia."
Cuando repetimos una danza tradicional, trazando en el suelo las formas simbólicas que el hombre utilizó desde antiguo para expresarse (círculo, espiral, zig-zag, movimientos hacia adentro y afuera del círculo, hacia la derecha o izquierda, etc) estamos de alguna manera "caminando sobre las huellas" trazadas desde antaño por los antepasados.- Y lo hacemos con la alegría de disfrutar esta experiencia.
Este es uno de los valores más profundos que encontramos en las danzas de ronda u otras similares tradicionales de todos los pueblos del mundo, que han servido para celebrar, los acontecimientos comunitarios alrededor del fuego (entre nosotros colocamos un centro simbólico con elementos de la naturaleza).
Nos sentimos unidos con esos aspectos del ser humano, que compartyimos con tos los hombres del mundo, cualkquiera sea el espacio ó el tiempo en el que vivieron.

Al participar de un círculo de Danzas del Mundo podemos movernos al ritmo de las músicas, desde nuestro simple placer por bailar, ó a demás intentar experimentar esa unión con la humanidad, que trazó en el suelo las mismas formas arquetípicas, símbolos del camino de la vida.

Elba Meier
Focalizadora de Danzas Circulares
 


Departamento Comercial:

Tel: (011)4783-9343
Tel: (011) 6009-9190
ventas@mantra.com.ar
Lunes a Viernes
de 08:00 a 20:30 hs.

Volver a
www.mantra.com.ar

www.mantranews.com.ar