Suscribite al Club de Amigos de Mantra Email us Guía de Profesionales
econociéndonos

erapias Alternativas

iencias de la conducta

legidos del mes

iferentes manifestaciones energéticas

uerpo y Entorno

studios personales







Las zonas vulnerables

Todos hemos ido armando desde pequeños una "forma” determinada para mostrarnos a los demás, en general con esta “forma” nos sentimos de cierta manera protegidos en los lugares donde pensamos que seríamos vulnerables.
Entonces nos mostramos al mundo como personas sumamente seguras, ocultando los temores, y como seres fuertes y valientes a quien nadie podrá dañar, para esconder el miedo a ser lastimado y a sufrir. Y así andamos por la vida padeciendo en silencio un sinfín de sensaciones de las que la mayoría ni se entera y generando a nuestro alrededor una especie de muralla que no muchos se animarán a saltar.
En primera instancia esta estructura que se armó como defensa, se armó justamente en un momento donde sentimos que era necesario hacerlo, por ejemplo un niño que tiene padres agresivos y que se enojan o castigan con facilidad,
podría crear, entre varias otras cosas de las que escribiré en otro momento, una figura de fortaleza y agresividad (los avasalladores) cosa de que nadie sospeche el temor guardado en su interior y ni siquiera ose pensar que podría hacerle daño, escondiendo dolor, tristeza y una buena dosis de enojo.
El problema con esto es que se crece y la estructura queda y sigue funcionando sola “por las dudas”, y nosotros olvidamos que la tenemos, la asumimos como una manera de ser, como nuestra personalidad y hasta llegamos a enorgullecemos de ella, olvidándonos que detrás de ésta sigue habiendo un niñito asustado que sufre en silencio no sentirse querido, y atrayendo a nosotros sin ser concientes, justamente lo que queremos evitar, lo que creará la sensación de que “el peligro realmente parece seguir existiendo”, y muy ocupados en defendernos nos olvidaremos de ese niño que sigue en nuestro interior todavía solo y asustado.
En el mundo de hoy donde parecería reinar la incertidumbre y la hostilidad, podríamos sentir que estas defensas no alcanzan provocando entonces aumento en las sensaciones de temor, de desamor e inseguridad.
Vamos a construir una muralla más alta??? Vamos a ponernos más armaduras??? Nos esconderemos debajo de la cama hasta que el peligro pase???
Evidentemente ese no es el camino.
Ha llegado el momento de trabajar para reencontrarnos con una parte nuestra que también quedó olvidada, nuestro verdadero Ser, en el que guardamos el verdadero Poder, que nos librará de los miedos y nos abrirá al amor. Es hora de renacer, de romper los límites construidos, de ir a buscar nuestro niñito herido abrazarlo y decirle que no hay nada que temer.
Las técnicas de autoconocimiento ayudan en esta tarea brindándonos los elementos necesarios para sanar y liberarnos.

Prof. Marta I. Villafañe 




Autoconocimiento por el Tarot
Las cuatro Reinas y la Emperatriz

En esta tercera entrega hablaremos de LA REINA DE COPAS:
Representa a la adolescente, especialmente a la etapa en la cual no se resigna por el alejamiento o pérdida de su primer amor. Ella es la eterna enamorada: “La ninfa constante” de Salvador de Madariaga. La obsesiva que no disfruta del amor, sino que lo sufre.
Ingenua, dulce, callada, cree en el destino irreversible y en que la última decisión la tomará su pareja. No se tiene confianza y en su fondo no cree en una relación en plano de igualdad. Toda su sensibilidad, que es mucha, le juega en contra.
Si no colocara su centro energético en ese amor que huye (o que inconcientemente, ella misma hace que huya) sería una magnífica artista, o brillante en cualquier carrera que elija. Todo su potencial va drenando su energía en esa amorosa obseción.
El peor error paterno ante una jovencita de esta naturaleza, sería alejarla de sus centros de interés, es decir: Forzarla a emprender estudios o actividades que le disgusten, ya que su talento bien empleado en estudios o actividades afines a ella, serán sus verdaderas armas para lograr un desarrollo armónico de su personalidad.
Es buena madre y amorosa, pero por etapas, que pueden ser largas, se aisla, resultando indiferente.
Debo aclarar que mujeres de cualquier edad pueden tener la influencia de esta reina y les asombraría saber que cantidad de mujeres entre los 35 y 45 años recibo en mis consultas, de las cuales escucho la frase: -“Yo me reservo para el príncipe azul, por que los hombres en general no valen nada; cuando él llegue, lo sabré”-. Encontramos nuevamente la actitud de espera incondicional, rendida al arquetipo del Ppe. azul. Entonces yo les pregunto si las vendrá a buscar con caballo blanco y todo.
Luego de afirmar que ese arquetipo no existe, les pregunto si alguna vez intentaron escuchar a los hombres, saber como son, como piensan y como sienten realmente y que así, tal vez encuentre una opción para compartir, pero también abrirse a otro mundo que no es el suyo propio, así, respetando, intentando comprender lograr una relación basada en la realidad y no en un cuento de hadas.
Sensible, emotiva; se abre y se cierra como una ostra frente al entorno. Difícil de complacer, aún en los afectos, por que ella sola fabrica su propia perla y es una burbuja de ilusión.
No obstante, toda mujer incorpora la parte positiva de esta reina, cuando está felizmente enamorada.

Ella representa el elemento agua y el cuerpo emocional.

Prof. Ana María Ríos
Dir. "El Lado Claro del Corazón"
 


Departamento Comercial:

Tel: (011)4783-9343
Tel: (011) 6009-9190
ventas@mantra.com.ar
Lunes a Viernes
de 08:00 a 20:30 hs.

Volver a
www.mantra.com.ar

www.mantranews.com.ar