Suscribite al Club de Amigos de Mantra Email us Guía de Profesionales
econociéndonos

erapias Alternativas

iencias de la conducta

legidos del mes

iferentes manifestaciones energéticas

uerpo y Entorno

studios personales







El Zodíaco Egipcio


Ya en épocas antiguas se representaban en las tumbas escenas campestres de las tres estaciones para garantizar la continuidad del ciclo anual de cosechas en el mas allá.

El escarabajo (Cáncer)
El escarabajo era el símbolo del Sol y significaba el triunfo de Osiris sobre la muerte. Junto a él aparecía en este mes la estrella Sirio, identificada con su esposa Isis.

El león (Leo)
El león era el símbolo solar por antonomasia. Encarnaba el poder del faraón, el hijo del Sol.
La diosa Isis (Virgo)
Aparecía representada con una espiga de trigo en la mano en vez del tradicional sistro y simbolizaba la fecundidad.

La balanza (Libra)
La balanza, símbolo de la justicia y el equilibrio, fue utilizada por el dios Anubis en el juicio ante Osiris.

El escorpión (Escorpio)
La diosa escorpión Serket anunciaba el comienzo de la germinación de los campos, una vez retirada la inundación.

El arquero (Sagitario)
El arquero era identificado desde tiempos antiguos con la imagen del rey en su carro, derrotando a los enemigos del país.

La cabra - pez (Capricornio)
Este ser híbrido mitad cabra, mitad pez, podría significar el paso de Osiris por el mundo acuático y terrestre.

El libador (Acuario)
El dios del Nilo Hapi vertía sus vivificantes aguas sobre el suelo egipcio.
Los peces (Piscis)
En el camino hacia la eternidad, la muerte tomaba el aspecto de un pez.

El carnero (Aries)
Osiris, en su viaje nocturno hacia el más allá, adoptó la forma de un carnero simbolizando la conversión del difunto en un Sol renaciente.

El ternero (Tauro)
El temerillo, hijo de la vaca celeste, era identificado desde los Textos de las Pirámides (2300 a.C.) con el Sol del amanecer.

Shu y Tefnut (Geminis)
Eran los hermanos gemelos nacidos de Aton, primer dios creador, y anunciaban el renacer próximo de Osiris, empezando así un nuevo año.

Lic. María Angélica Mendez Perez 




El trabajo con la Sombra Personal

En el proceso de crecimiento vamos seleccionando aspectos de nuestra personalidad que son queridos y aceptados por nuestros padres y educadores, y a la vez vamos ocultando y reprimiendo en el inconsciente aquellos rasgos negativos y emociones inaceptables que nos provocan molestia y vergüenza y no convienen a nuestra imagen. Por temor al rechazo vamos creando una máscara social que nos distancia del núcleo original de nuestra personalidad. Relegamos al ámbito de la sombra el odio, la ira, celos y envidias, la lujuria, conductas adictivas y agresivas entre otras. En esta búsqueda de perfección y aceptación rechazamos no sólo nuestros instintos agresivos sino también talentos y dones no despertados por falta de aprobación familiar. En la sombra ocultamos junto con la emoción indeseable un quantum poderoso de energía vital primitiva que ya no queda a nuestra disposición.
Guardamos la secreta fantasía de que aquello que no vemos ni mostramos "no existe". Sin embargo la sombra irrumpe en nuestros sueños, en actos fallidos o lapsus verbales, en aquellas reacciones desmedidas e irracionales donde no nos reconocemos y nos sentimos luego confusos y avergonzados. Aparece en nuestros prejuicios, en el sarcasmo, la crítica y el humor. La Sombra se muestra cuando algunos rasgos de carácter que vemos en otras personas nos irritan y nos afectan profundamente.
Proyectamos en nuestras relaciones aquellos aspectos que nos son difíciles de integrar a la conciencia. La sombra golpea a nuestras puertas y nos habla en los dolores de cabeza, en los dolores óseos y en las articulaciones, en la alta presión y en el insomnio. En los estados depresivos, como intento creativo de establecer una comunicación más profunda en la totalidad que somos. La sombra se cuela en nuestras conductas reiteradas de autosabotaje y adictivas. Percibimos la sombra como un extraño que nos invade. Traer a la conciencia los personajes escondidos en la sombra, detectar su voz, su modo de funcionamiento y su origen reduce el poder hipnótico que tienen en nosotros. Siempre tiene un mensaje importante para darnos. En general las voces son críticas y suelen aparecer como pensamientos mecánicos y repetitivos o sentimientos incontrolables. Reapropiarnos de nuestra sombra es un trabajo lento y audaz que nos permite recuperar la energía congelada y reencauzarla. Conocerla e integrarla no significa obedecer a sus dictados. Nos permite intentar nuevas respuestas a viejos problemas. Es un trabajo que nos convoca a renunciar a los ideales de perfección para lograr la integración. Nos invita a expandir nuestras posibilidades en todas las áreas de la vida al extraer la riqueza potencial de nuestra sombra en nuestro provecho. Ampliando la conciencia acortamos la distancia entre quienes somos, quiénes creemos que somos y cómo nos mostramos al mundo. Al aceptarnos y dejar de culpar a los demás nos abrimos a la tolerancia y a la compasión. Al abandonar los pensamientos y actitudes extremas nos abrimos al misterio de la vida y a sus regalos.

Lic. Ana Isabel Dokser
Psicóloga UBA
 


Miedo y Ataque de pánico

El miedo es un sentimiento invalidante que compromete a la persona toda, con desequilibrios emocionales que se expresan a nivel Psíquico, físico y social, con taquicardia, angustia, transpiración en manos y cara, sensación de hormigueo en la columna vertebral, temblor de piernas, castañeteo de dientes, sensación de desmayo, y una serie de síntomas más evitativos fóbicos ante la presencia de animales, espacios cerrados o abiertos, objetos o situaciones específicas (viajes, conferencias, exámenes). La persona que padece miedo, cree que evitando el contacto con tales situaciones desaparece el problema, en realidad no es así porque el desequilibrio emerge ante cualquier situación nueva o similar.

Síndrome de pánico
Se refiere a una sintomatología particular caracterizada por angustia extrema, dolor precordial similar al infarto, presión arterial baja cercana al desmayo,

miedo aterrador con sensación de parálisis o descontrol, vivencia de muerte inminente.
A partir de ese momento, la persona tiene terror o pánico de que la crisis se repita y vive controlando cualquier síndrome psíquico que le recuerde la posibilidad de una nueva crisis. Trata de evitar todo aquello que puede tener relación con aquel momento (la calle, el colectivo, la reunión social, etc.), necesita la presencia constante de un acompañante, su mundo se va achicando. Reduciéndose a su casa, la crisis de pánico se repite y empieza a aparecer conflictos familiares, pues se malentiende la sintomatología del paciente como caprichosa o exigente.

Tratamiento psicológico
a) Tratamiento psicológico individual, para establecer la causa profunda del desencadenante.
b) Grupos de autoayuda para los pacientes, para compartir su problema con otros pacientes y no vivirlo con ocultamiento y vergüenza.
c) Grupos de asesoramiento para los familiares, para que se interirisen y puedan comprender y manejar la problemática del paciente.

Tratamiento con Medicina Floral de Bach y Medicina Homeopática
Dentro de estos dos sistemas se obtienen resultados exitosos con remedios específicos para los distintos tipos de miedos y para el ataque de pánico. Para resumir, como diría el Dr. Edwuard Bach en su obra "...Debajo de las enfermedades subyacen nuestros temores, nuestras ansiedades, nuestra concupiscencia, nuestros gustos y fobias. Descubramos cuáles son y curémoslos. Y al curarlos desaparecerá la enfermedad que sufrimos...".

Dra. Elba Garber 


Departamento Comercial:

Tel: (011)4783-9343
Tel: (011) 6009-9190
ventas@mantra.com.ar
Lunes a Viernes
de 08:00 a 20:30 hs.

Volver a
www.mantra.com.ar

www.mantranews.com.ar