Suscribite al Club de Amigos de Mantra Email us Guía de Profesionales
econociéndonos

erapias Alternativas

iencias de la conducta

legidos del mes

iferentes manifestaciones energéticas

uerpo y Entorno

studios personales







Reflexión de Navidad

Esta reflexión no tiene connotaciones religiosas ya que es extensiva a todo ser humano y en especial a aquél que desea practicar y avanzar en su espiritualidad.

Me he preguntado muchas veces, más allá de mi condición de Cristiana (por seguidora de Cristo como maestro ascendido), el verdadero significado de la Navidad, el verdadero significado de esa noche maravillosa por la magia y alegría que encierra y que no debe quedar solo en la forma de una apetitosa comida y/o costosos regalos… más allá de la nostalgia por los que no están; creo que muchos de nosotros solamente cuando comienza diciembre, despertamos a un sentimiento amoroso para con el prójimo que, lamentablemente culmina cuando acaba dicho mes. ¿Por qué? ¿Por qué no podemos llevar la Navidad todos los días en nuestro interior, por qué tener que esperar una fecha para manifestar aquello que nos une?
Si pudiésemos ver en la Navidad un comienzo, un inicio, un poder reconocer aquello que está de más en mí o aquello que me falta, un “despertar” de nuestro ser interior, una oportunidad de cambio desde adentro y a conciencia, con decisiones que nacen del corazón, del Yo Crístico, del verdadero amor, la Navidad sería pues una herramienta de crecimiento más que importante, para llevarlo cada día con responsabilidad y compromiso de cambio.

Creo que los días anteriores a la misma nos deberían llevar a un estado conciente de introspección para poder desandar en mí aquello que ya no funciona, que está estancado; resolver aquello que postergo por temor al compromiso o por excusar que me falta tiempo; modificar aquello que me molesta y que también se que causa dolor en otros ; reconciliarme no solo conmigo disolviendo las culpas con las que me flagelo cada día y solo hacen que me enferme dejando sin resolver el problema; reconciliarme con aquellos a quienes amo, limar diferencias, ceder y rearmar la relación sea cual fuese el vínculo, y si esa relación llegó a su fin poder PERDONAR desde el corazón y enviarle a esa persona toda la luz del amor y dejarla ir.
Recordemos siempre en “tener las valijas listas” por si nuestro paso por éste plano concluye (no sabemos cuando será y nadie está exento); no dejemos para más adelante nuestra evolución, sepamos perdonar, sepamos disculpar, sepamos pedir perdón, sepamos aceptar una disculpa, aprendamos a demostrar, aprendamos a dar, aprendamos a recibir pero siempre cada acto debe salir del corazón, debe ser un generoso y real gesto de amor, de ese amor que nos hermana en la esencia como chispa divina del creador.
Navidad es MAGIA y creo profundamente en la magia porque sé que con mucho amor puedo obrar magia. Llamo magia a los cambios que hacen de mí una nueva persona, una persona mejor, la magia hace desaparecer “algo”y aparecer “algo” más hermoso!

Les propongo ser los magos de ustedes mismos y vivir todo el año en Navidad!, para lo cual les detallo un ejercicio muy simple aunque súper próspero en resultados si lo trabajamos confiadamente:

Tomen lápiz y papel y dividan la hoja en dos de manera vertical, en una columna anoten todo aquello que deseen cambiar en ustedes, y en la otra columna anoten todo lo bueno que reconocen en ustedes para practicarlo y así incrementarlo “ES CON EL EJERCICIO Y CON MI VOLUNTAD QUE PUEDO APRECIAR LOS RESULTADOS” y guardemos esa hoja como nuestro tesoro de Navidad al que iré consultando en el transcurso del año para evaluar si soy un verdadero Mago acorde a la Navidad!!

¡Es mi deseo que pasen unas FELICÍSIMAS FIESTAS! Y que la bendición de nuestro Hacedor reine en sus hogares.

Con muchísimo amor,

Prof. Charo Rivaya 




José Trigueirinho Netto
Transfórmese


Información y conocimiento no son lo mismo. Una información sobre los hechos de la vida espiritual, por ejemplo, sólo nos lleva al conocimiento de los mismos cuando tenemos la intención de transformarnos, receptividad y coraje para encarar lo nuevo, y fe para aceptar como verdadera una información aún no comprobada.
El saber intelectual que se restringe al nivel de la información no es un conocimiento real. No sirve para nada si no se lo pone en práctica. La vivencia asimilada es el verdadero conocimiento. Ese conocimiento proviene de aquello que, aunque no lo recordemos, pusimos en práctica en vidas anteriores y pasó a formar parte de nuestra naturaleza. El conocimiento no se adquiere en las escuelas; es fruto de la aceptación de los hechos de la vida, proviene de aprender a través de ellos y de transformarnos de acuerdo a las lecciones que nos traen.

Existen muchos niveles de consciencia: el físico, el emocional, el mental, el intuitivo, el espiritual, el monádico, el divino y el cósmico.
Cada uno de ellos está compuesto de subniveles y tiene sus propias leyes.
Lo que es verdad en un nivel o subnivel, no lo es necesariamente en otro, cada nivel tiene su verdad. Por eso, nadie puede descubrir la verdad completa; ella es revelada gradualmente, ya que al estar todos regidos por una ley evolutiva, siempre existe un plano más allá de aquel en el que nos encontramos, y en ese plano superior hay una verdad más amplia.
Por eso, toda profecía es relativa. Existen estudiosos que prevén, por ejemplo, la fecha de un hecho importante. Su previsión es verdadera en el nivel en el que captaron aquella circunstancia, no lo es en el nivel superior; y cuando este último predomina, el hecho puede no darse como estaba previsto.
Es imposible fijar una fecha para los grandes cambios físicos que la Tierra debe sufrir en este período. Sin embargo, algunos ya están sucediendo y podemos percibir sus señales: la contaminación ambiental, el derretimiento de los casquetes polares y las diversas alteraciones climáticas. Y, aunque todos sepan esto, son pocos los que cambian su forma de vida.
La mayoría recibe la información y no se transforma, aún admitiendo su parte de responsabilidad en hechos desequilibrados y negativos.
Por eso, lo más urgente para la humanidad no es conocer las profecías, sino salir del plano en el que se encuentra y colocarse frente a otras leyes, las mismas que están transformando a la Tierra.
Ya no debemos buscar informaciones por curiosidad.
Debemos usar, de manera positiva y dinámica, la energía de transformación presente hoy en el planeta, para poder estar receptivos a lo desconocido y a experiencias inusitadas. Ese es el caso de los que perciben los mundos intraterrenos, en donde civilizaciones más avanzadas que la nuestra se desarrollan en planos suprafísicos. Para ingresar en esos estados de consciencia, o mundos, no hay ninguna entrada física, pues se encuentran en un plano diferente. Algunas personas simplemente se adormecen, y durante el sueño dejan el cuerpo material y alcanzan un plano de existencia más sutil, de esta forma aparecen en los mundos intraterrenos. Allí aprenden diversas cosas que necesitan y luego, al despertar, retornan. En pocos minutos de "sueño" es como si hubiesen vivido siglos, de tanto que aprenden.
Esas experiencias se producen bajo leyes diferentes de las materiales y pueden operar sobre nosotros si nos permitimos transformarnos, si cambiamos de nivel de consciencia.

De la Colección: "Charlas de Trigueirinho".
Síntesis de: "Transfórmese"

Los interesados en la charla completa, la pueden encontrar en el libro "Despertar a la Transformación", Editorial Kier
 


Departamento Comercial:

Tel: (011)4783-9343
Tel: (011) 6009-9190
ventas@mantra.com.ar
Lunes a Viernes
de 08:00 a 20:30 hs.

Volver a
www.mantra.com.ar

www.mantranews.com.ar