Suscribite al Club de Amigos de Mantra Email us Guía de Profesionales
econociéndonos

erapias Alternativas

iencias de la conducta

legidos del mes

iferentes manifestaciones energéticas

uerpo y Entorno

studios personales











Un encuentro con Mandalas
Entrevista a Ana Botto

Ana, tu tarea hoy está enfocada a pintar mandalas a partir de una historia personal que me gustaría que compartieras.
Siempre fui una persona muy habilidosa con las manos, me gustaba mucho hacer artesanías, pero pintar jamás, no porque no me gustara, sino porque siempre fui muy mala.
Quizás por eso, porque no era mi fuerte es lo que hoy por hoy ya van más de 100 mandalas pintados.
Todo empezó en el 2001, cuando con el que para entonces era mi pareja, nos perdimos en un cerro en Córdoba. Hacía un frío terrible, nos agarró la noche y tuvimos que quedarnos a la intemperie arriba de un cerro, en La Cumbre. En un momento él me dice: “Mirá Ana, mirá el cielo”. Yo te juro que me asusté porque había mucho viento y se avecinaba una tormenta, miro, primero y no veo nada, me dice nuevamente: “Mirá esa luz”. Era como un sol más chico. Eso es lo último que ví, o sea una luz que empieza a moverse, después no recuerdo más nada, no sé si me dormí que pasó, no lo sé. Ese sol hacia movimiento en triángulos, cuadrados, no sé era como que se había vuelto loco por momentos y desapareció. Todo esto pasó a eso de las 3 de la mañana aproximadamente, y no recuerdo que pasó hasta las 8 de la mañana, que fue cuando volví a ver el reloj que ya estaba bajando, o sea...

¿Te perdiste un tiempo horario?
Claro... no tengo idea que pasó, inclusive me han hecho hipnosis para ver si podemos rescatar algo. Pero fue inútil.

¿Y a tu compañero de ese momento tampoco, le pasó lo mismo que a vos?
No. A partir de ahí, pasó tiempo y quedó como un hecho olvidado. Una madrugada también a las 3 me despierto con una necesidad muy fuerte de pintar un cuadro. Pensé que me había vuelto loca. Obviamente no tenía nada más que las cosas que puede haber de los chicos en la casa, pinturas escolares. Era tanta la necesidad, es más, me negaba porque decía, ¿qué voy a hacer?, ¿qué voy a pintar?, me negaba y me ponía nerviosa. O sea, era algo muy fuerte que me impulsaba, ahí fue como nace el primer mandala, yo no sabía qué era un mandala.

Ni siquiera tenías conocimiento.
No, no tenia ni idea. Mi vida era totalmente distinta a la que es hoy, nunca había podido hacer una meditación. Si bien siempre creí que existía vida en otros mundos, que hay otras dimensiones, siempre fui muy abierta a esas cosas, pero no estaba en la búsqueda. Una madrugada a la misma hora, y sé la hora, porque claro me despierto con ganas de pintar y lo primero que hago es mirar el reloj para ver qué hora es.

¿Y siempre te pasaba a la misma hora?
Si, siempre es a las 3:00 hs. o 3:15hs. Después de un tiempo de pintar me entero que es un mandala. Al tiempo vino un amigo a casa y me dice: “Ay, qué lindos esos mandalas, quién los pintó?”. Ahí, es donde yo me entero que le llamaban "Mandala". Obviamente le digo, "decime qué es eso porque no tengo ni idea”. Te lo abrevio, a partir de ahí fue una seguidilla de pintar y pintar, en ese interín me quedo sin trabajo, tenía una casa y dos hijos que mantener. Este amigo me dice: “Ponete a pintar mandalas y vendelos”, “pero vos estás loco, cómo hago para pintar mandalas si no tengo idea cómo lo hice siquiera!”.
La cuestión es que empezaron a bajar como digo yo, porque bajan mandalas, más mandalas, luego conseguimos un puesto en una feria en San Isidro, después en el Tigre y yo seguía pintando.
O sea, es como que seguía siempre de la misma forma, no los veo antes… es más no los veo después. Siempre buscaba la lógica, y me decía si estoy tantas horas pintando un dibujo, si cierro los ojos el dibujo me tiene que quedar en la mente, no?

¿Y no te queda?
Lo veo recién cuando está terminado.

¿Tenes la sensación de entrar como en una especie de trance?
Si, totalmente, porque es más, hoy por hoy siento cuando está por bajar el mandala, porque empiezo a sentir esa sensación de que me van a despiertar a las 3 de la mañana. Por eso preparo una tela, la enmarco. O sea, todo tiene que ser hecho por mis manos. El día que baja yo ya tengo la tela lista, es decir, que a la madrugada ya estoy lista para pintarlo. Te confieso que a veces me rehuso porque quiero dormir entonces les digo “Bueno muchachos déjenme dormir un ratito más” y no puedo. Doy vueltas y vueltas y me tengo que levantar a hacer, lo que tengo que hacer, como te dije al principio yo no creía en esto, yo tenía muchísimas dudas y como buena leonina, muy lógica, le busqué la lógica por todos lados. Me sometí a estudios que me hicieron desde fotografías Kirlian, me han hecho dos hipnosis, de todo para saber si no era un delirio mío.

¿Por qué decís me despiertan y hablas en plural?
Porque es más de uno...

OK.
Yo hice muchas preguntas como te imaginarás, ¿no?, hice consultas a profesionales de la tierra y a profesionales del cielo. Los profesionales del cielo me respondieron que eran varias las civilizaciones que se estaban comunicando por los mandalas. Y esto lo sé desde hace muy poco y sin saberlo siempre les decía “Los Muchachos”.

Ana, ¿sos creyente?
Sí.

¿En qué creés?
En Dios, en Jesús, en la Virgen, si, siempre fui creyente nunca muy devota igual que el común de la gente.

¿Y por qué crees que te está pasando esto? ¿Para qué son estos mandalas? ¿Pudiste averiguar el por qué de todo esto?
Cuando todo esto comienza a mí no me interesaba que la gente me creyera, el problema era mío porque la que tenía que creerlo era yo. Obviamente que viví preguntándoles a estos seres y me respondían de una forma, no sé si la palabra es racional, pero es para que se entienda; por ejemplo hacía una pregunta y aparecía una persona X y me respondía esa pregunta, ¿entendés?

¿Por qué te pasa esto a vos?
Como decía, no solo no sé pintar, no sé dibujar, no tengo pulso, no puedo fijar la vista. Me he hecho estudios por el tema de la vista, le mostraba los mandalas y decían que era imposible que sin lentes pudiera hacer esto, todas esas eran respuestas para mi. Cuando les pregunto por qué yo, si tampoco sé de religión, porque no sé, ya te digo ni siquiera pude hacer nunca una meditación, la vez que lo intenté no podía, no era lo mío evidentemente, no sé no podía, no sabía ni siquiera la posición dada y resulta que cuando empiezo a trabajar sobre el mandala, después me entero que la posición que adoptada mi espalda, porque yo sentía que mi cuerpo se iba enderezando, las manos se ponían sobre el lienzo y mi columna se iba enderezando de una forma muy lenta, pero quedaba rígida y a partir de ahí es cuando empezaba a sentir, lo siento en los ojos, o sea se ponen los ojos muy rojos y me queman, me llegan a dolor en ese momento, que es el momento donde esta bajando el dibujo. Cuando pregunto por qué yo? La respuesta fue muy clara y corta: exactamente por todo eso, porque no sé pintar, no sé dibujar, etc.

¿Creer en qué?
En que hay seres de luz que nos están ayudando, entonces sería muy simple que esto le sucediera a una persona que sabe pintar o a una persona… o a un Budista, un Hindú… pero le esta sucediendo a Ana Botto que vendía seguros...

Claro, ¿qué cambios trae esto a tu vida?
Los cambios son totales, totales. Porque te digo esto comenzó en el 2001 y estamos en el 2007, ya van 6 años casi y fue todo un proceso, un proceso de no creer a empezar a creer, a empezar a maravillarme porque después ya pasaba a maravillarme a después aceptarlo y hoy por hoy a entregarme.

¿Hay alguna relación entre los mandalas que vos pintas y algún tipo de información que vos puedas captar a partir de ese mandala, digamos, hay algo más que todo esto?
Sí, te cuento, a raiz de que comienzan a bajar los mandalas por un motivo que hoy me doy cuenta el por que, yo tenía negada... todo tipo de información, a pesar de que la duda en mi estaba, no podia, me traían libros sobre mandalas, sobre religiones, no los podía leer porque mi presbicia no me lo permite y aparte que era una negativa total.
Todo comienza hace un año con un mandala que estaba rodeado por unos símbolos raros eran palitos, puntitos rayitas, pero estaba rodeado era un círculo, alrededor del mandala, como un anillo, con todos esos simbolitos, yo dije que es esto, acá que más, que hago con esto, mi pregunta de siempre que yo los vuelvo locos, que hago con esto? Pasa un tiempo y digo a quien debo ver y empieza una relación con Patricia Traversa, yo estoy dando talleres acá, viene a un taller o sea el día después de mi pregunta Patricia entra a una charla donde yo estoy contando todo esto, cuando termino la charla le digo mira Patricia me paso esto, fijate esto, había traído el original del mandala, qué puede ser esto? Porque sabía que ella hacia radiestesia, feng sui, bueno a ver qué es esto… A partir de ahí es como que sentimos una unión de trabajar juntas en algo que no teníamos la más mínima idea de qué se trataba, nos empezamos a reunir en casa a tratar de traducir que decían esos palitos, ella me decía que aparentemente era un egipcio antiguo y bueno hubo varias definiciones, después hace poco estuve en Victoria en Entre Ríos, también con otra persona que es especialista en estos temas y me mostró que esos símbolos que para
mí eran palitos están en trozos de naves que encontraron, de naves extraterrestres que cayeron, obviamente cuando lo vi me corrió la piel de gallina y dije qué es esto.
Otra gente también que está estudiando el tema de la marca de los cultivos en Inglaterra, los círculos, en uno de los últimos círculos aparecieron los símbolos que eran exactamente los mismos que están acá, entonces bueno bárbaro y ahora qué. A partir de eso es como que se abrió otro canal en mí, si bien en todo este tiempo, también vivía, mi forma de ser, de pensar, mi forma de sentir, mi forma de aceptar que el otro tiene su tiempo, mi forma de entender que todos vamos a llegar al mismo lugar, acá no se trata de quien esta más elevado porque tiene más estudio o quien tiene menos, si estamos todos en la tierra todavía, y para algo estamos acá, porque tenemos que aprender, entonces si yo estoy para aprender, voy a aprender de vos, como vos vas a aprender de mi y yo no puedo decir que soy superior a vos y que vengo a enseñar y sin quererlo uno enseña en la propia vida, por eso es tan importante de contar, de decir lo que nos pasa, más hoy que nunca. Y cada uno de los que escuche, mi historia, tu historia o la que sea, vera como la toma y tomará de esa historia lo que le puede servir, a partir de ese mandala empezó a bajar una información, pasaba en los momentos que nos reunimos con Patricia.

¿Cuánto hace de esto?
Un año, no, no hace un año, si no me equivoco creo que empezaron en Abril del 2006, es la fecha de ese mandala y empieza a bajar fechas, lugares y acontecimientos, hasta este momento la mayoría son catástrofes, el tema fue el siguiente, en ese momento hay como un transe, yo empiezo a hablar y Patricia atino a tomar nota, ninguna de las dos sabía que pasaba, alguien me hacia hablar porque yo no sabía que decía...

¿Esto no provocado, espontáneamente?
Espontáneamente, es como que yo empecé a hablar.

¿Hacer una canalización?
Si, después me dijeron que esa es la forma de canalizar, que de esa forma se canaliza, porque yo no recuerdo cuando termino de hablar que es lo que dije, entonces Patricia es la que va anotando y lo extraordinario de esto es que empezamos a ver que hay acontecimientos hasta el 2012, pero hay acontecimientos, si esto empezó en abril para junio del año pasado, o sea lo teníamos ahí nomás, a partir de Junio, Julio, Agosto o sea había acontecimientos para aquí, para la Argentina para el resto del mundo que estaban marcados, estaban diciendo que iba a suceder y bueno dije es más de mi locura dije yo, la sorpresa, no sé nos pusimos un poco nerviosas cuando empezamos a corroborar que estos acontecimientos pasaban en tiempo y forma como habían bajado o sea no sé...

¿Podés contarnos alguna de las cosas que hayan pasado ya?
De las que pasaron te puedo decir, porque no las recuerdo es tanto lo que hay, sin ir más lejos la inundación de Salta de las que pasaron el incendio de Córdoba del año pasado, cada uno de los acontecimientos que baja fuera de lo normal, vos me vas a decir que en Córdoba siempre hay incendios, perfecto, pero este estaba marcado como fuera de lo común, así fue, la inundación de Salta así es, fuera de lo común, así como los Tsunamis que se vieron en Indonesias, el terremoto que hubo en Japón, todo esta marcado con fechas, que eso es lo que más nos movilizaba.

Bueno; cuando a vos te pasaba esta suerte de trance, ¿no recordabas nada de lo que dijiste?
No, por eso Patricia lo anotaba.

¿Y cuanto tiempo duraba esa situación, el estado de trance?
No sabría decirte.

¿Patricia tampoco puede decirte?
Y podríamos calcularlo, si Patricia recuerda, media hora, una hora...

¿Sabés a quién o a qué estas canalizando?
Si, porque te cuento hubo pruebas y trampas que pusimos, en un momento Patricia me pregunta, no a mí, si no que pregunta mentalmente al ser que se estaba comunicando, le hace un pregunta personal, entonces yo estaba hablando de cualquier otra cosa, de una fecha de un acontecimiento, de repente corto y le hablo a Patricia respondiéndole lo que había preguntado, obviamente esto Patricia me lo cuenta después, yo todo lo que te cuento es en base a lo que ella me contaba que pasó, entendes, bueno fue una señal de que esto estaba sucediendo, había alguien más a no ser de que yo pueda leerle la mente a Patricia, realmente a esta altura eso me tiene sin cuidado. Preguntamos qué hacer con esto, porque ahí viene el problema.

Claro; ¿es mucha responsabilidad tener toda esta información?
Claro, porque ya no era un delirio mío, acontecimientos muy marcados, acontecimientos para la Argentina que vienen y para el mundo y que se avecinan cosas muy feas y que no se pueden evitar, hay un proceso que la tierra esta cumpliendo, tiene mucho que ver lo que hicimos con la tierra.
 



Ayuno de preocupaciones
por José Trigueirinho Netto

El ayuno puede ser una práctica más amplia que la simple abstinencia de alimentos. Ayunamos también cuando nos abstenemos de determinados pensamientos, emociones, acciones y palabras. Si nuestro ayuno, sea de alimentos o sea de otras cosas, está inspirado en nuestro mundo interno y exento de expectativas y ambiciones, puede ayudar en nuestra transformación, en la purificación del organismo e incluso aportar una saludable simplificación a nuestra vida.
Realizado en base a estos principios de equilibrio, el ayuno de alimentos puede tener sobre el cuerpo físico repercusiones de carácter espiritual, no solo terapéutico. Sin embargo, la opción del ayuno de alimentos debe ser bien evaluada ya que, hoy en día, el cuerpo físico de la mayoría de las personas está sometido a un gran desgaste, no sólo por la actividad desorganizada e intensa de la vida moderna, sino también por el uso excesivo de aparatos electrónicos, por la saturación de ondas de radiofrecuencia en la atmósfera y, sobre todo, por la tensión psíquica. El ayuno de alimentos puede ser nocivo en el caso de que el cuerpo esté debilitado o sin suficientes reservas.
Con todo, este tipo de ayuno resulta muy benéfico cuando hay una señal verdadera para hacerlo. Entonces, se ayuna por libre y espontánea voluntad. Si tenemos buena salud, la experiencia del ayuno de alimentos no nos debilitará ?pero aun así, si en determinado momento percibimos que es necesario interrumpirlo no hay que dudar en hacerlo. Durante el ayuno se recomienda ingerir más agua que la habitual para hidratar bien el organismo. Al finalizarlo, se requiere un cuidado especial dado que, después del período de desintoxicación y de reposo del aparato digestivo, el organismo tiene que readaptarse al proceso de asimilación y de eliminación. Este reinicio debe hacerse con alimentos muy livianos.
El ayuno también puede significar moderación, y no sólo abstinencia. Cuando en nuestra alimentación normal no nos dejamos llevar por la gula, sino que proporcionamos al cuerpo físico sólo lo necesario para su subsistencia, estamos ayunando. La búsqueda de ese equilibrio y sobriedad es la forma de ayuno más adecuada hoy en día, pues los extremos casi nunca llevan a la armonía.
El control de la palabra es otro tipo de ayuno. Hay ocasiones en que necesitamos abstenernos completamente de hablar, otras en que debemos abstenernos sólo de palabras superfluas; de manera que incluso hablando, podemos estar ayunando de palabras.
Como el ayuno es una vía de equilibrio para relacionarnos con la vida externa e interna, la manera de proceder con los bienes materiales sería la misma que la adoptada en el ayuno de alimentos, de sentimientos, de pensamientos, de acciones y de palabras. Algunas veces ayunamos de bienes materiales por la abstinencia; otras, por el uso moderado o por la austeridad.
Para algunos la moderación es más difícil que un periodo de abstinencia total. Decir palabras que sirvan de ayuda a los otros, por ejemplo, requiere más entrenamiento que permanecer completamente callado.
La moderación requiere humildad, osadía para confiar en nuestro potencial interno, entregándolo a la conducción de nuestro ser interior, y también desapego. Los resultados de las acciones evolutivas no son mensurables. Es necesario realizarlas sin aferrarse a ellos, actuar como un sembrador que al arrojar los granos a la tierra los entrega a la lluvia, al viento y a la dinámica de la fuerza de vida que hay en su interior.
Camino sin dispersión ni desorden, no nos alteramos con las circunstancias.

De la Serie Síntesis de Charlas de Trigueirinho
Del libro: OPORTUNIDADES DE CRECIMIENTO,
Editorial Kier
 


Departamento Comercial:

Tel: (011)4783-9343
Tel: (011) 6009-9190
ventas@mantra.com.ar
Lunes a Viernes
de 08:00 a 20:30 hs.

Volver a
www.mantra.com.ar

www.mantranews.com.ar