Suscribite al Club de Amigos de Mantra Email us Guía de Profesionales
econociéndonos

erapias Alternativas

iencias de la conducta

legidos del mes

iferentes manifestaciones energéticas

uerpo y Entorno

studios personales







¿Será esto amor...?


Muchas cosas se dicen en nombre del amor, mucho se ha hecho y se hace en nombre del amor, se han escrito mil historias, novelas, novelones y a veces parecería ser la causa de cientos de desdichas y pasiones desencontradas.
Se ha relacionado el amor con los celos, con insufribles apegos y necesidades que lindan con la locura y hasta la muerte. Y paradójicamente lo que se supone nos llenaría de felicidad no lleva a atravesar sensaciones que nos alejan de la dicha y la plenitud.
En nuestro camino de aprendizaje quizás ha sido una manera de ir acercándonos a lo que es el amor pero, ¿conocemos lo que realmente es?
El amor de acuerdo a lo que nos dice nuestro emocional estaría mezclado con otras sensaciones, en un “te quiero pero...” o “te quiero porque...” hay escondidos reclamos, inseguridades, miedos, sensaciones de soledad, que nos podrían llevar a manipular y a tratar por todos los medios de que las personas que supuestamente queremos hagan lo que deseamos, nos obedezcan, respondan a todas nuestras necesidades y llenen nuestros vacíos internos.
Quizás todavía no nos dimos bien cuenta de que la fuente de Amor está dentro nuestro y empezar a conectarnos con ella nos ayudará en primer lugar, a reconciliarnos con nosotros mismos, a curar viejas heridas y de esta manera poder relacionarnos luego, con los otros, de una manera más libre, más nutritiva.
El Amor con mayúsculas es el origen mismo de la Creación, es libertad, alegría, generosidad.
Esta maravillosa experiencia podemos reconocerla en la extraordinaria sensación que despierta, de expansión sin límites y profundo bienestar. Todos lo hemos experimentado alguna vez, quizás con un hijo, quizás con una pareja, quizás con un amigo o amiga, quizás admirando un bellísimo paisaje, y este amor es un amor sin miedo, donde damos sin esperar nada a cambio y el solo hecho de pensar en ese ser o en ese momento nos abre el corazón.
No olvidemos que “amar al prójimo como a ti mismo” es la llave de la libertad, que de esta forma nuestros vacíos habrán sido llenados y cada ser que llegue a nuestra vida será para sumar aún más a nuestra propia e inagotable fuente de Amor.

Prof. Marta I. Villafañe 




Autoconocimiento por el Tarot
Las cuatro Reinas y la Emperatriz

Transitamos por tres reinas del Tarot y hoy nos toca remitirnos a la cuarta y tal vez más rica de ellas, la más cercana a la puerta de LA EMPERATRIZ: LA REINA DE OROS.

Se ve representada en una mujer culta y exigente, de gustos refinados y personalidad compleja.
Su alto nivel de autoestima es su mejor arma, ligada a un gran poder de seducción que manifiesta con naturalidad por considerarlo parte de ella. Ama lo bello y trata de rodearse de ello, tanto en los ambientes por los que transita como en su propia persona: Adornos caros, joyas y cuidados.
Posee una mente clara y un componente bastante materialista, ambos factores pueden permitirle destacarse en cualquier carrera, cuanto más activa mejor. Sin embargo otra parte de su personalidad es cómoda, le gusta que la atiendan, que la cuiden y la mimen sin sojuzgarla. Que la complazcan con halagos sutiles, como flores, regalos o una mirada perdida de amor. Ama la ternura, su voz es dulce pero no carente de autoridad.
Su perfeccionismo la hace sumamente exigente con los demás. Una simpática invitación suya, es en realidad una orden que no se puede contrariar.
Debe admirar a su pareja para poder seguir amando. No es fácil obtener este papel. Quien lo logre deberá complacer a una mujer refinada, de gustos caros y deberá poder estar a su nivel cultural y espiritualmente y demostrarlo: Música, cine, teatro, literatura… siempre elige lo mejor, y lo absorbe con una sensibilidad muy especial y con un cerebro crítico. No solo le gusta presenciar sino comentar lo que vió en todas sus facetas.
Quién logre ser su compañero obtendrá a cambio una intensa caja de sorpresas, en una persona sensual, dinámica, dedicada en sus tareas y horarios, en la crianza y educación de sus hijos y capaz de brillar en cualquier evento.

El principal defecto de esta reina es cuando se descubre que detrás de su encanto existe una incidencia directa en quienes la rodean. Esto puede funcionar en un ámbito laboral, especialmente si ella lo dirige, pero en el familiar, a la larga; los niños crecen y se cansan de ser los mejores vestidos, los más educaditos, los mejores promedios...
y tratan de buscar sus propias opciones haciendo oídos sordos de sus consejos e indicaciones. A esta altura el marido se pregunta cuantos de sus logros correspondieron a su influencia y cuantos logró por su propia cuenta. La respuesta le resulta sumamente difícil, entonces opta por, aún sin separarse, seguir su camino reservadamente solo. También existe un peligro de que en el fondo ansíe una persona mucho más simple a su lado, ocasional o permanentemente.
En el peor de los casos, la autoestima de esta reina es indestructible y su pasta de luchadora estratégica, la hará replegarse hasta que encuentre nuevos terrenos en los que interesarse: una cirugía plástica, una nueva actividad, un viaje, etc...
Con los hijos cambiará su conducta, dejando que sean ellos quienes la busquen o será la típica “Metome-en- todo” si no aprendió. Al marido intentará reconquistarlo generando nuevas pautas de seducción. Si no se puede: Recurrirá al mejor abogado y su impiedad no tendrá límites.
Diplomática y estratégica, si se le “vuelan los pájaros” llega a manifestar una furia arrolladora y de palabra muy hiriente.
Esta reina suele tener pruebas karmáticas como el cuidado y manutención de padres, suegros o parientes, hijos no propios que criar (de su pareja o adoptivos) y su amplio corazón hará que su dedicación y amor en estos casos sea inagotable.

Hemos encarpetado ya a nuestras 4 REINAS en un retrato arquetípico descarnado y algo parodiado para que su comprensión sea clara. Cuatro perfiles diferentes entre sí, que aclaramos: Aún en estado puro pueden tener matices y diferencias entre una persona u otra, partiendo de su temperamento innato y del nivel evolutivo que alcance su comprensión. Es decir: Puede existir una REINA DE OROS egoísta o altruista. Hasta puede darse una versión de la pícara-ingénua.
Como una REINA DE COPAS perdidamente enamorada, pero que reconozca el momento crucial de ponerle los puntos a su pareja.
Una de BASTOS muy habilidosa que elabore con éxito su propia mini-empresa y siga creciendo. O una REINA DE ESPADAS que heche mano de otras reinas para conservar su sensualidad, ternura y gracia femenina.
Aquí está la cuestión: La modificación del arquetipo en sí mismo, por crecimiento interno hasta llegar a su más alto exponente, o la opción del aporte de otras reinas más favorables para resolver una determinada cuestión.
Responderemos este planteo en la última entrega, cerrando el círculo hacia la EMPERATRIZ.

Prof. Ana María Ríos
Dir. "El Lado Claro del Corazón"
 


Departamento Comercial:

Tel: (011)4783-9343
Tel: (011) 6009-9190
ventas@mantra.com.ar
Lunes a Viernes
de 08:00 a 20:30 hs.

Volver a
www.mantra.com.ar

www.mantranews.com.ar