econociéndonos

erapias Alternativas

iencias de la conducta

legidos del mes

iferentes manifestaciones energéticas

uerpo y Entorno

studios personales






Preguntas más frecuentes sobre la Terapia de Regresión a Vidas Pasadas

Segunda parte

¿Cuando es conveniente realizar una Terapia de Regresión a Vidas Pasadas?
La terapia de Regresión a Vidas Pasadas es una forma eficaz de tratamiento y de gran alcance terapéutico. Por sus características llega donde otras terapias no pueden hacerlo, aliviando patologías difíciles de tratar y en un tiempo relativamente corto comparado con otros métodos.
Es muy frecuente ver pacientes, que llegan a la consulta después de haber emprendido un largo recorrido y ensayado distintos tipos de terapia.
Esto sucede principalmente en pacientes con fobias, miedos ataques de pánico y depresión, que concurren en la búsqueda de soluciones a situaciones muy angustiantes de larga data.
Otros pacientes consultan sobretodo, por relaciones conflictivas prolongadas, como así también cuando éstas se repiten una y otra vez como patrón.
También están aquellos que consultan simplemente por curiosidad. Para todos ellos este método puede ser de gran ayuda.

¿Una persona que tiene dificultades para relajarse y visualizar puede realizar este tipo de Terapia?
Una persona que tiene dificultades para relajarse y visualizar también puede realizar esta Terapia. Por supuesto que en estos casos la importancia que adquiere el rol del terapeuta es fundamental A través de distintos ejercicios de relajación y visualización se pueden modificar estos trastornos. Sin embargo el factor principal para la modificación de estas dificultades reside en la comprensión y escucha de la problemática del paciente, por parte del terapeuta que provocan la disminución de las mismas y facilitan la posterior regresión.

¿Una persona que no cree en la reencarnación puede realizar una Terapia de Regresión a Vidas Pasadas?
Alguien que no cree en la reencarnación, puede perfectamente acceder a este tipo de Terapia. En este caso, la experiencia puede llegar a ser considerada, como una situación imaginaria, íntimamente relacionada, con los distintos elementos que componen su problemática actual.
Además la línea de trabajo es similar a la efectuada en una regresión. Así, este relato “aparentemente imaginario” se constituye en un elemento muy importante, que puede ser utilizado como “un espejo” de lo acontecido en su vida cotidiana. Este es el punto de partida del trabajo terapéutico.

¿Es frecuente tener miedo a las Regresiones?
El miedo a ser regresado es muy frecuente en la Terapia de Regresión. Es por ello que el papel que desempeña el terapeuta es fundamental. Su accionar sirve de gran ayuda para comprender y contener. Además al esclarecer al paciente sobre las técnicas a utilizar trabaja en consecuencia sobre los miedos que pudieran surgir.
Hay distintos recursos a utilizar en las regresiones para atenuar el eventual “sufrimiento” (en caso que lo hubiera) en cada sesión, por eso la confianza depositada sobre el terapeuta constituye el soporte fundamental para vencer estos temores.
Por otra parte, también es importante destacar, que muchas veces en caso de situaciones traumáticas, algunos pacientes, en una actitud inconsciente de defensa salen automáticamente de la escena e incluso puede ocurrir que ni siquiera entren en ella,
recuperando en poco tiempo, y por sí solos, su estado habitual de conciencia.

¿Cómo vencer los bloqueos emocionales que impiden muchas veces, llevar a cabo una Regresión?
Creo que cada bloqueo emocional, debe ser estudiado, analizado y trabajado en detalle. Es muy frecuente observar que detrás de cada “bloqueo”, hay situaciones muy específicas que lo provocan. Se pueden utilizar distintas técnicas y ejercicios que traerán a la luz, las situaciones traumáticas que los originaron. De ese trabajo terapéutico, de pende la liberación de dicho bloqueo.

¿Existen contraindicaciones, o situaciones que impidan poder realizar una Terapia de Regresión a Vidas Pasadas?
Hay contraindicaciones que deben ser tenidas en cuenta en la Terapia de Regresión.
Principalmente hay que considerar los cuadros psicóticos y estructuras “border” por sus implicaciones, pues son cuadros de extrema fragilidad y pueden desestabilizarse. La misma consideración hay que tener ante cuadros de abuso de drogas o alcohol.
Otra situación muy importante es la relacionada con las crisis emocionales agudas. En estos casos es de gran relevancia, tener en cuenta primero el abordaje e intervención terapéutica de la crisis, para luego de aliviada y contenida, comenzar entonces con el proceso de Regresión.

Dr. Víctor Borak 


Contacto con el Ángel de la Guarda

"Hoy puede ser un gran día", dice en su canción el canta autor español Joan Manuel Serrat.
De hecho, ya lo es y te contare el por que. Porque no es casualidad que estés leyendo estas líneas, las casualidades no existen, pero si existen las causalidades y esas son las que nos cuestan comprender. Cada coincidencia, es una real y concreta forma de crecer, allí hay una señal para nosotros, un tesoro escondido esperando que lo descubras.
Muy cerca de ti hay alguien esperando que lo descubras, si aun no lo has hecho, hoy puede ser un gran día para comenzar.
Este ser invisible a tus ojos físicos, pero no invisibles a los ojos del Alma, es tu Ángel Guardián, seguramente lo has tenido presente de niño, ahora que eres adulto y cuando mas lo necesitas de sus consejos tal vez, solo tal vez lo tengas olvidado.
El Ángel Custodio forma parte de tu Ser, es la intuición, es esa vocecita sabia que te susurra al oído los mas bellos mensajes que el Cielo tiene para vos, mensajes de paz, alegría, amor, humor, esperanza y todos aquellos adjetivos altruistas que puedas imaginarte. Este Ángel te recuerda quien eres en realidad, te muestra el camino de regreso a nuestro verdadero hogar que es Dios.
Nuestro amigo invisible nos protege tanto física como espiritualmente, nos consuela en momentos de dolor, nos irradia sus cualidades cuando se lo pedimos, pero su tarea mas importante y mas difícil es inducirnos a la oración, porque es a través de la oración como nos conectamos con nuestros cielos internos y además la oración nos limpia de la oscuridad que cada ser humano posee. La oración al limpiarnos de la oscuridad nos permite recibir toda la abundancia destinada que la mayoría de las veces se ve obstaculizada esa abundancia llamada Luz, es cuando realizamos oraciones la que nos limpia o si rezamos por los demás los limpia y nosotros decimos Dios oyó nuestra oración. Aquí en Argentina hay una Virgen llamada, la Virgen ¨ Desatanudos¨ léase desata los nudos (oscuridad) de Satán y por eso es tan importante para nuestro ángel inducirnos a la oración.
Los Ángeles están siempre muy muy cerca nuestro pero somos nosotros, los humanos quienes necesitamos pedirles su ayuda, la elección es siempre nuestra. Para comenzar a sentir su presencia debemos abrir el corazón porque es el Amor lo que los atrae, ellos no entienden nuestra mente lineal sino nuestros sentimientos.
Si deseas tener un Contacto Interior con tu Ángel Guardián seguí los pasos que muchos ya dieron antes que vos y podrás sentir el reino de los Cielos dentro tuyo.

Primer Paso: Comienza a entablar un dialogo con tu Ángel, compartiendo tus alegrías y preocupaciones, veras que de apoco aparecerán las personas adecuadas para ir resolviendo tus dificultades, presta atención a las señales, porque las coincidencias es la forma que Dios tiene de producir los Milagros.

Segundo Paso: Colócale un nombre, el que desees, masculino, femenino, extraño, esta es la forma de intimar.

Tercer Paso: Ofrécele una flor, los Ángeles aman las fragancias florales.

Cuarto Paso: Enciende un poco de incienso puro en granos.

Quinto Paso: Léele cualquier parte de la Biblia, Torah, Coran, Bhagavad Guita, que tenga que ver con los Ángeles, los hay desde el Génesis hasta el Apocalipsis, o cualquier libro sagrado habla de ellos.
Luego de esto, el cayo de espaldas con alas y todo, porque no podrá creer que un humano lo tenga en cuenta, después de él caemos nosotros por haberlo reencontrado después de tanto tiempo.

Cinco minutos para orar, toda una vida para cumplir.

"Cuando percibas a tu ángel guardián, serás lo que eras pero mucho más acompañado."
"Él dará a sus propios ángeles un mandato acerca de Ti, para que te guarden en todos los caminos. Sobre sus manos te llevaran, para que no des con tu pie contra piedra alguna." - Salmo 91.

Myriam Delfini 




Los miedos y la soledad


"Miedo" es una palabra que se escucha permanentemente en distintos lugares del mundo y que de sólo escucharla nos da miedo. Algunas veces el miedo es reconocido, otras no; ya que reconocer o aceptar que se siente miedo se considera una vergüenza, o porque está mal visto, o porque no es cosa de hombres, o porque se considera sinónimo de debilidad, etc. Pero lo cierto es que todos los seres humanos sentimos miedo desde que somos muy pequeños y a partir de allí en todas las demás etapas de la vida seguimos alimentando ese miedo inicial y agregamos 1os otros.
Podemos enumerar distintos miedos, como ser: tener miedo a la falta de satisfacción de nuestras necesidades, a la pérdida del afecto, miedo a ser abandonado, miedo a la oscuridad, miedo a que algo malo pase, miedo a la pobreza, miedo a la propia muerte y a la de los otros, miedo a tener éxito, miedo a volverse loco/a, miedo a perder el empleo, miedo a volar en avión, miedo a manejar en autopistas, miedo a salir a la calle, miedo a lo desconocido y a lo intangible, miedo a volverse a dormir, miedo a la anestesia, miedo a la sangre, miedo a las cucarachas, etc. miedo a dar un examen oral , miedo a no poder, miedo a no saber lo suficiente, miedo a equivocarse y muchos más.
El miedo no siempre es negativo, también puede cuidarnos.
Puede advertirnos de un peligro en el caso que veamos a un animal peligroso y nos indica que vayamos para el lado contrario; o en el caso que tengamos miedo a que nos asalten en la calle, entonces nos hace tomar ciertas precauciones como por ejemplo: no ir a altas horas de la noche por calles que no son transitadas, o nos hace cruzar a la vereda de enfrente si vemos alguien que nos parece sospechoso, etc. Pero si el miedo es muy intenso puede paralizarnos y no permitirnos hacer lo que queremos, lo que debemos o lo que nos conviene, por ejemplo cuando el miedo nos paraliza a hablar en público si tenemos que dar una conferencia, o hablar de lo que sentimos, o salir a buscar trabajo o no ir a una fiesta por miedo a hacer el ridículo. También puede llevarnos a controlar a nuestros seres más queridos para que no nos abandonen.
Cuando sentimos miedo huimos, evitamos situaciones, no hablamos, no salimos, nos sometemos, hacemos cosas que no queremos y también nos enfermamos.
El miedo descompensa nuestro cuerpo y así queda preparado para que sea invadido por factores externos y esto se comprueba una y otra vez al observar que en muchos casos donde hay epidemias o lugares propensos para las infecciones, sólo algunas personas se contagian y otras no.
El miedo puede producirnos: insomnio, palpitaciones, sudoración, pesadillas, tics nerviosos, timidez, temblores, taquicardia, obesidad, alcoholismo, descontrol de esfínteres, entre otros. Y si mencionamos las partes del cuerpo que se afectan son: el estómago, los intestinos, el hígado, la vesícula biliar, el páncreas, las cuerdas vocales, el corazón, las piernas, los pies, el sistema nervioso autónomo, la piel, entre otros.
A pesar de que tenemos todo al alcance de nuestras manos - información, libros, internet, mensajes en la radio, en la televisión, etc., el miedo sigue ahí. A veces todo eso que está a nuestra disposición no lo vemos, a veces aunque lo vemos no lo entendemos, a veces aunque lo vemos y lo entendemos no sabemos cómo aplicarlo en nuestra vida. Esto sucede porque somos un todo, una totalidad - cuerpo, emociones, mente, alma - y con sólo entender algunas cosas no alcanza para modificar las características de nuestra personalidad que nos obstaculizan nuestra vida cotidiana. Estas características, la gran mayoría de las veces, las aprendimos en situaciones determinadas que nos dieron miedo y un día dejamos de tenerlo conciente y seguimos comportándonos como si lo que vivimos ahora es la misma situación de antes.
Por ejemplo: si de niños la persona que nos cuidaba nos castigaba cada vez que interrumpíamos una conversación de adultos, aprendimos que no vamos a interrumpir nunca más y hasta tal vez a no hablar para evitar otro castigo.
Con el tiempo pudimos haber borrado este aprendizaje y empezamos a creer que somos tímidos o que no nos gusta hablar cuando hay varias personas.
Lo importante es tomar conciencia de que eso nos sirvió en una etapa de nuestra vida y que ahora no lo necesitamos. Para modificarlo y trascenderlo, en primer lugar tenemos que hacerlo conciente.
Los miedos también pueden conducirnos a la soledad, el sentimiento de estar solo es una experiencia universal e inherente a la naturaleza humana.
El estar solos puede ser una oportunidad para encontrarnos y descubrirnos, pero no siempre se vive así, muchas veces esta soledad es un sufrimiento y pareciera común el querer huir de ella.
Queremos huir de ella porque esta experiencia es un vínculo muy directo con la intimidad, es enfrentarnos con lo que somos en realidad.
Esta situación puede conducirnos a la depresión o al "darse cuenta". Es por esto que muchas personas pretenden evitarla. Pero no siempre esto es así.
Pero también es cierto que la búsqueda de la soledad expresa a veces una dificultad en poder vincularse con los otros. En ocasiones el retraimiento está motivado por el miedo al contacto. En otras el temor a no ser querido y aceptado. También se relaciona con sentimientos de rechazo y exclusión. Los seres humanos crecemos y evolucionamos a partir de las relaciones, de comunicarnos unos con otros. Fuera de este marco indispensable perdemos una importante esfera de realización personal, esto puede generarnos angustia, e impotencia de no poder participar sanamente de la vida comunitaria y relacional.
Para poder hacerlo es fundamental revisar nuestras actitudes: ¿Podrían algunas de mis actitudes alejar a los demás? Explorarlas nos permitirá conocernos y saber qué actitudes logran que los demás no deseen compartir tiempo con nosotros. Una vez que las hacemos concientes tendremos el poder de lograr una vida en compañía de otros.

Para esta tarea, la naturaleza nos ha dado un regalo para acompañarnos en nuestro aprendizaje, para ayudarnos a tomar conciencia, para ayudarnos a resolver conflictos, para aliviarnos el dolor, para que enfrentemos aquello que tememos y veamos que tenemos el poder de hacernos bien y a hacerles bien a otros, ya que cuando tenemos un miedo que nos paraliza, también privamos a otros de darles lo que somos, los privamos de nuestra presencia, de nuestra palabra, de nuestro afecto y por supuesto también nosotros nos perdemos de recibir lo que la vida nos tiene preparado, a través de ellos. Este regalo de la naturaleza son las esencias florales.
Todas las personas pueden tomarlas ya que no se contraponen a ningún tratamiento médico que se esté realizando o tratamiento psicológico. Son beneficiosas para personas de cualquier edad, incluyendo recién nacidos, bebés en edad de lactancia, niños hasta personas de edad avanzada.
Las esencias florales constituyen una valiosa ayuda para elaborar y comprender muchos de los problemas que padecemos y a su vez nos permitirá desarrollar la virtud opuesta a la emoción que provocó la enfermedad.
Vivir es una oportunidad de continuar avanzando en nuestro aprendizaje y si estamos paralizados por el miedo nos estancamos. Erradicar el miedo de nuestras vidas nos permite tener una vida más feliz, más tranquila y una vida que podemos compartir con los otros y disfrutar mucho más.

Aprovechemos nuestra vida al máximo!

Luisa Holik 


Departamento Comercial:

Tel: (011)4783-9343
Tel: (011) 6009-9190
ventas@mantra.com.ar
Lunes a Viernes
de 08:00 a 20:30 hs.

Volver a
www.mantra.com.ar

www.mantranews.com.ar