econociéndonos

erapias Alternativas

iencias de la conducta

legidos del mes

iferentes manifestaciones energéticas

uerpo y Entorno

studios personales







Dalai Lama en Argentina - 2006

Su Santidad el Dalai Lama realizó su tercera visita a nuestro país donde permaneció desde el domingo 30 de abril hasta el martes 2 de mayo. El programa de actividades contempló sus principios de promoción de los valores humanos fundamentales y la armonía entre las distintas tradiciones espirituales. Reflejando su constante interés en la ciencia, también participó en un encuentro con especialistas de la salud para explorar la relación entre salud y espiritualidad.

En una conferencia de Prensa realizada el Domingo 30 de Abril en el Hotel Sheraton respondió a nuestro corresponsal de prensa:

Respondiendo al motivo de su paso por la Argentina.
Estoy visitando estos países para mantener mis dos compromisos: aumentar los valores humanos y la armonía entre las religiones principalmente, y esto lo llevo a cabo como una interacción con el publico.

¿La compasión es un arte que se aprende o una virtud que se despierta?
Creo que la semilla de la compasión es natural. Por ejemplo, si miramos a un bebe que esta gestándose en el vientre de su madre, el estado de paz de la mente de la madre influye muchísimo en el crecimiento de ese niño y cuando nace si no tiene afecto no dura mas de un día sin afecto un ser humano, quiere decir, que es fundamental la influencia del amor, de la compasión, del cuidado hacia el bebe para que sobreviva y, todos nosotros acá hemos sobrevivido y la razón por la cual hemos sobrevivido es por haber recibido ese afecto y esa calidez por parte de nuestras madres; o sea, que esto no es algo que ocurre, el amor y la calidez que recibimos de nuestros padres no tiene nada que ver con la fama ni con el poder sino que es un simple gesto de amor y de afecto a través del cual hemos podido sobrevivir y estar acá,

pero eso no es solo algo que ocurre en el reino humano también lo vemos en el reino animal: como la vaca da su leche a su ternero, como también el pájaro alimenta a sus crios para que estén listos para poder volar y; así en todos los ordenes de la vida.
Lo que motiva todas esas acciones es una condición de afecto natural, de compasión natural que existe en los seres. Y para que ese sentimiento natural de compasión pueda reforzarse, entonces si lo acoplamos con la sabiduría, con nuestro conocimiento e inteligencia de esa manera puede crecer y subsistir. Porque sino nos olvidamos de la compasión. Muchos de estos temas se van a tratar en las conferencias.

El jefe de Estado y líder espiritual del pueblo tibetano nació el 6 de julio de 1935 en un pequeño pueblo llamado Taktser, al noroeste del Tíbet. Proveniendo de una familia de campesinos, a los dos años se le reconoció como la reencarnación de su predecesor el 13° Dalai Lama. Los Dalai Lamas son manifestaciones del Buda de la Compasión (Avalokiteshvara), el cual ha elegido reencarnar para beneficiar a todos los seres. Dalai Lama es un título mongol que significa “Océano de Sabiduría”.
Inició sus estudios monásticos a la edad de seis años. A los 24, presentó los exámenes preliminares de las tres principales universidades monásticas: Drepung, Sera y Ganden. En 1959 obtuvo el grado de Gueshe Lharampa (Doctor en Filosofía Budista).
El 17 de noviembre de 1950 S.S. el Dalai Lama tuvo que asumir el poder político tras la invasión del Ejército Popular de Liberación de China al Tíbet.
Como Jefe de Estado fue en 1954 a Beijing para sostener conversaciones de paz con Mao Tse-tung y otros líderes chinos.
Sin embargo, la presión de los invasores provocó el Levantamiento Nacional Tibetano en 1959, el cual fue reprimido con brutalidad. El Dalai Lama escapó entonces a la India, en busca de asilo político, y lo siguieron cerca de 80,000 tibetanos. Se estableció en Dharamsala, población conocida ahora como “la pequeña Lhasa”, en donde radica hasta la fecha. Ahí se constituyó también la sede del Gobierno Tibetano en el Exilio.
A partir de su salida, S.S. el Dalai Lama consideró que su principal tarea consistía en salvar a los exiliados tibetanos y a su cultura, así como buscar una propuesta de solución para el Tíbet. Para ello, se ha presentado ante la ONU, ha viajado por todo el mundo, se ha entrevistado con líderes políticos, sociales y espirituales de primer orden. Su intensa labor en pro de los derechos humanos y de una vía pacífica para el conflicto del Tíbet recibió reconocimiento mundial en 1989, cuando se le otorgó el Premio Nobel de la Paz. En esa ocasión, señaló: “Acepto este premio con profunda gratitud en nombre de los oprimidos en cualquier lugar, y de aquellos que luchan por la justicia y trabajan por la paz del mundo.“ Con ello, manifestaba que su compasión y sus esfuerzos, aunque encaminados especialmente a defender al pueblo tibetano, se extendían a todos los seres humanos.
Ell Dalai Lama visitó Argentina en 1992 y 1999, y ahora nos honra por tercera vez para compartir con el pueblo argentino su mensaje de compasión universal, paz y armonía, en su incansable esfuerzo por ayudar a todos los seres. Al explicar sus fuentes de inspiración, a menudo cita su verso favorito, compuesto por el famoso santo budista Shantideva:

"Mientras perdure el espacio
y mientras existan los seres,
hasta entonces, que yo también permanezca,
para disipar el sufrimiento del mundo"

 




Las vías del Autoconocimiento

Es interesante observar el proceso del autoconocimiento cuando se logra entrar en la cámara secreta del corazón.
Es como si se despertara toda una sabiduría de energías invisibles que se canalizan dentro y alrededor del propio cuerpo.
Sucede también que ciertas vibraciones telúricas producen una integración Hombre-Tierra-Cosmos, purificando los niveles energéticos con la finalidad de mantener el equilibrio Cuerpo-Mente-Espíritu. A través de esas canalizaciones de energías, el hombre, aprende a aplicarlas correctamente, no sólo en sí mismo sino sobre otros, con el valioso aporte de los núcleos vibratorios que emanan de la Madre Tierra.
Comprende que uno debe estar al servicio del otro para cumplir la Ley de la Evolución. Es un dar y recibir en un proceso de diferentes frecuencias generando núcleos de integración universal.
De este modo, se logra un intercambio de conocimientos, enriquecido por poderosas fuerzas ancestrales que forman la pirámide del Conocimiento, la Luz y la Verdad en este planeta Tierra.
Se despiertan los sentidos del alma creando la armonía en el núcleo del corazón en un nivel de sincronización receptivo y transformador de energías activas, que integran el proceso terreno-celeste en el mundo de las formas.
El hombre que emprende la labor del autoconocimiento desarrolla una percepción que le permite saber con exactitud lo que ha de hacer cuando entra en contacto con pensamientos que ayudan a sanar y proteger la materia física.
Se debe tener presente que cada pensamiento genera un sentimiento produciendo una vibración en la cámara secreta del corazón. En consecuencia, toda su energía se eleva hacia el desarrollo de una nueva conciencia emocional, creando y afirmando formas de pensamientos simbólicos.
A través de sonidos, aromas e imágenes se le revelan núcleos de visualización creativa manifestándose en el ahora, la visión positiva de un mundo al cual se accede mediante el autoconocimiento, centrando y profundizando las interconexiones del cuerpo, la mente y el espíritu.
El aprendizaje se fundamenta en la comprensión del propio ritmo psicoenergético. Se trata de encontrar las vías más directas que lleven a la cámara secreta del corazón.
Es una nueva manera de ver y utilizar la energía sanadora del alma. El autoconocimiento es una de las vías que llevan a la verdadera fuente de energía que cada ser posee en su interior como reflejo divino y que en la Tierra significa Salud, Vida, Bienestar y Amor. Para mejor entender el tema tenemos que predisponernos para un cambio físico y emocional a través del grado de captación que se logre, haciendo ejercicios de visualización y meditación.
Resulta reconfortante saber que más allá de las palabras se irá desarrollando un nivel intuitivo que hará entender los diferentes matices vibratorios que rodean nuestra vida y nuestra esencia. Cada experiencia en estas vías de trabajo interior, irá imprimiendo de una manera práctica, una nueva realidad a través de la depuración de los estados emotivos, logrando una formación armoniosa y trascendente de los múltiples estados de nuestra conciencia.

Wanda Massaferro
Guía de Disciplinas Universales  


Departamento Comercial:

Tel: (011)4783-9343
Tel: (011) 6009-9190
ventas@mantra.com.ar
Lunes a Viernes
de 08:00 a 20:30 hs.

Volver a
www.mantra.com.ar

www.mantranews.com.ar