econociéndonos

erapias Alternativas

iencias de la conducta

legidos del mes

iferentes manifestaciones energéticas

uerpo y Entorno

studios personales







Cuál es el mensaje que me traes...?

Desde nuestra primera respiración en este mundo, experimentamos el contacto, la mirada, el sonido de las voces de otras personas y en un recorrido a veces fácil y agradable y otras no tanto aprendemos a relacionarnos con otras personas. Esperamos ansiosos al alimento y atención de nuestra madre primero, extendiéndolo después a nuestro padre y demás integrantes de la familia. Vamos registrando cada palabra, cada mirada, cada gesto y de acuerdo a lo amorosos o no que éstos sean, creceremos expandidos y flexibles o temerosos y cubiertos de defensas para que nadie nos lastime.
Si bien uno lo vive de esta manera, estamos inmersos en un aprendizaje karmático por espejo,
o sea que vamos a nacer en una familia que nos muestre o refleje lo que nos ha quedado por aprender.
Llegamos aquí sin memoria de otras vidas y creemos todo lo que vemos, a veces sin entender de que se trata. Es como si nos dieran una obra a representar en la cual nosotros traemos un papel para desempeñar, (aprendizajes pendientes, cancelaciones kármicas, misión o misiones a cumplir), en esta especie de “escenario”, no estamos solos. Acordamos venir con las personas con las que tuvimos conflictos en tiempos pasados, y que nos van a mostrar de qué se trata el aprendizaje.
Acordamos venir con seres a los que amamos inmensamente, que estarán con nosotros para cobijarnos y tendernos sus manos cuando lo necesitemos.
Cada persona que llegue a nuestra vida, tendrá algo para mostrarnos, algo para enseñarnos, algo para ofrecernos,
sólo tenemos que aprender a ver de qué se trata ese “algo” para crecer y ganar en amor y libertad.
Si descubrimos el “secreto” en cada relación, enriqueceremos inmensamente nuestras vidas y nos ayudará a conectarnos con nuestra verdadera esencia, con nuestras profundidades, con nuestras sensaciones más íntimas. También empezaremos a amigarnos con nuestras sombras, sonreírnos de nuestros errores, respetarnos y querernos tal cual somos. Simplemente estamos aprendiendo... creciendo.
El camino del autoconocimiento nos brindará los elementos para descubrir la razón de nuestro personaje, de nuestro papel en esta historia y nos abrirá a los mensajes que nos traen las relaciones.

Prof. Marta I. Villafañe 




¿Existe el vampirismo entre nosotros?
Segunda entrega

Ya hablé de su origen, en el cual, fue mitificada una severa epidemia de hidrofobia en Transilvania, debido al terror que su sintomatología expuesta, provocaría en sus habitantes, quienes desconocían esta enfermedad.
Esta leyenda negra generó una corriente que la sigue alimentando hasta nuestros días. No solo por el cine y la literatura, sino por ciertas modas alienantes y escapistas como los mal llamados "góticos", una rama del punk y ciertos grupos sectarios, atrapados por el ritualismo oscuro.
Esa fascinación morbosa es, siempre, una mitomanía aberrante y enfermiza, engendrando un ansia de satisfacción imposible de canalizar por medios naturales. Esto conlleva a un nivel de alienación patológica cada vez mayor, en búsqueda de lo oscuro.
Comienza con el disfracismo de la propia apariencia, festivo y grupal. A veces inocente, otras favoreciendo la liberación permisiva, especialmente en lo sexual. En realidad el primer objetivo es el deseo de identificación con un grupo de pares. Luego como concretar esta forma de escape y acrecentarla. Acá se identificarán a sí mismos como victimarios e irán en busca de víctimas. Cada grupo “inventa” su forma de manifestarse.
De entre las variantes que pudieran generar estas imaginaciones febriles, existen tres vertientes: el vampirismo mecánico y el ritualístico. La tercera es protagonizada por aquel que llaman “vampiro solitario o doloroso”. Este, envuelto por su propia mitomanía, que considera real e inconfesable puede llegar a cometer las más grandes aberraciones para lograr su satisfacción. Los archivos policiales esconden discretamente innumerables casos de mutilaciones, violación y asesinatos provocados por esta psicopatología.
Hace algunos años, en nuestros medio capitalino; un joven de 17 años aparentemente correcto y educado, un poco raro, un poco aislado comenzó, a tatuarse con temas referidos a lo vampírico y peinarse “a la gomina”, vestir de negro era su onda. Nada preocupante hasta que un día fue a retirar un encargo a casa de una señora de 80 años: Luego de violarla la mató de 20 puñaladas. Ese joven cumple cadena perpetua.

Del vampirismo mecánico diremos que: Como a nadie le crecen los colmillos, ni se le ahuecan, existen adminículos para suplir esta “deficiencia”. Baste recordar un caso ocurrido en un chalet al sur del Gran Buenos Aires, hace poco más de tres décadas: Una secta invitaba a gente nueva (víctimas) a fiestas promocionadas como de amor libre sin condicionamientos de razas, condición social o credos, para la absoluta liberación por medio de lo sexual.
Los que tienen edad la versión televisiva “El fantasma de la Opera” protagonizada por Narciso Ibáñez Menta: -“Cristina: ¡Tengo sed de sangre!” y la jeringa de doble punta cuyas agujas lanzaba al cuello de la pobre Cristina para recoger su sangre a distancia.
Pues bien: Una noche la Policía Federal, luego de seguir a la secta que mencionamos. Efectuó una razia en plena “fiesta” y decomisó cantidad de estas jeringuillas proyectables.
Ocupando la primera plana de los periódicos se dio a conocer la extensa lista de arrestados. Figuraban clérigos, políticos y ¡Hasta un comisario en servicio!

En la próxima edición trataremos la última vertiente: El vampirismo energético.

Prof. Ana María Ríos
Dir. "El Lado Claro del Corazón"
 


Departamento Comercial:

Tel: (011)4783-9343
Tel: (011) 6009-9190
ventas@mantra.com.ar
Lunes a Viernes
de 08:00 a 20:30 hs.

Volver a
www.mantra.com.ar

www.mantranews.com.ar