econociéndonos

erapias Alternativas

iencias de la conducta

legidos del mes

iferentes manifestaciones energéticas

uerpo y Entorno

studios personales






La observación de sí

Todas las enseñanzas psicobioenergéticas tienden a desarrollar una nueva percepción de la vida y del propio ser. Se empieza:

1. Reconociendo las actitudes que uno asume en la vida y observando cuántas de ellas son impuestas por los códigos de la sociedad en que vivimos y cuántas son naturales del propio ser.
2. Aprender a percibir la naturaleza interior de sí mismo.
3. Descubrir la imagen que se tiene de uno mismo.
4. Descubrir los propios topes dentro de esa maquinaria bastante compleja que se toma como uno mismo y que es la propia personalidad.
5. Descubrir con el tiempo que uno no tiene un solo yo, sino muchos yoes en sí mismo.
6. Aprender a separarse de sí mismo por medio de la práctica de la observación de sí y avanzar en el camino de la vida en armonía con la propia naturaleza sin experimentar sufrimientos en niveles mentales, que son inútiles y desgastan el nivel de energías vitales.

Observarse y descubrirse es un trabajo que solo se alcanza con la práctica de la introspección, tomando cada pensamiento, sentimiento o cada punto de vista, como un hecho psíquico que nos lleva a crear una separación y una selección de interiores creando con ello un núcleo de energía positiva, rechazando o tomando aquello que permite desterrar los malos pensamientos o sentimientos que provienen de esos yoes que nos debilitan y afectan nuestra estructura física y psíquica.
En síntesis, la observación lleva a “separar la paja del trigo” y nos exige algo de comprensión y saber distinguir el sabor de una frutilla o de una manzana sintiendo que los múltiples sabores impregnan nuestro ser y con ellos las nuevas influencias que abren los caminos hacia nuestra vida interior.
Recordemos que llevando a la práctica el trabajo interior por medio de la observación de sí, contribuimos a propagar en el mundo un proceso de crecimiento personal, formando parte de una generación de Sanadores del Alma y del Cuerpo.
Es la mayor contribución que cada ser puede brindar a la humanidad. A medida que se pueda avanzar en el profundo conocimiento del viejo proverbio “conócete a ti mismo” se irá desarrollando una nueva conciencia terreno-celeste.
Con ella se enriquecerá la vida y el espíritu en el camino del Conocimiento Universal, creando núcleos de almas en plenitud y armonía con el Universo llevando Luz a los problemas mundiales y transformando la vida en el planeta Tierra, para que todo funcione mejor y los seres se sientan integrados en la LUZ del Conocimiento Universal.

Wanda Massaferro
Guía de Disciplinas Universales
 




La salud y el efecto boomerang

Los sentimientos, pensamientos y palabras, son energías lanzadas al universo y en su camino acumula por afinidad energías del mismo tipo.
La energía llega al destinatario duplicada y produce el efecto de la intención con que se envió; pero la energía no queda allí, sino que siempre retorna al lugar de origen y de igual modo al que fue, en el camino sigue recolectando energías afines, por lo tanto al regresar a quién la envió, le llega doblemente magnificada.
Teniendo en cuenta esta realidad energética, debemos tener mucho cuidado con la intención de nuestros pensamientos, sentimientos y palabra, porque son ellos los que nos mantienen sanos o enfermos, de acuerdo a como calificamos dicha energía.
La energía mal calificada afecta directamente sobre nuestros cuerpos energéticos y con el tiempo se manifiestan en el cuerpo físico como síntoma o enfermedad.

Terapeuta Liliana Trinidad
Dr. Pedro Rivera

Canales
 

Feng Shui


Se trata de un arte milenario chino que se ocupa de armonizar y optimizar la energía de un entorno, teniendo en cuenta los objetos de un ambiente en relación con las personas que lo habitan.
Feng Shui, significa Viento y Agua, dos fuerzas opuestas que se asocian conceptualmente con Persona y Entorno. El viento se asocia con el interior de cada persona, con la parte invisible o intangible como los sentimientos, deseos, pensamientos, metas y sueños y el agua representa la parte material, el entorno, lo visible y lo que se puede tocar. De la buena relación de esta dos fuerzas depende la tan deseada armonía.
Cuando se aplica Feng Shui se trata de lograr una buena comunicación energética entre estas dos partes, lo invisible de las personas y lo material del entorno, es decir viento y agua, Feng Shui.
Esta disciplina se basa en el concepto de que cada cosa que existe en el Universo, está provista de un tipo de energía que llamamos Chi que se traduce como Energía Vital.
Es lo que hace que cada cosa o Ser se diferencie y a la vez pueda manifestarse ante el resto. Cada energía es una forma de vibración mediante la cual se manifiesta al Universo representando un aporte al Todo que a su vez la compone.
Teniendo en cuenta ésto, el Feng Shui sienta sus bases en tres pilares fundamentales que forman parte de las leyes naturales del Universo. Estos conceptos son que “Todo está vivo”, “Todo está interrelacionado” y “Todo está en constante cambio”.
Se dice que “todo está vivo” porque si todo está compuesto por energía y se manifiesta como una forma vibracional entonces tiene vida. Este aporte tiene un efecto sobre el Universo ya que si todo aporta su energía, también recibe parte de la sumatoria del aporte del resto, lo cual define que “Todo está interrelacionado”.
Si todas las cosas que componen el Universo están vivas e interrelacionadas es lógico que produzcan cambios permanentemente influenciadas por el resto y su propio accionar. Por lo tanto indefectiblemente “todo está en constante cambio”.
Si queremos empezar a aplicar Feng Shui lo primero que debemos hacer es evaluar cada uno de los muebles y objetos con los que convivimos a diario y preguntarnos “qué energía nos devuelve”. Si al contemplarlo nos produce una emoción reconfortante, entonces nos está devolviendo buena energía y podemos conservarlo, de lo contrario habrá que sacarlo de nuestras vidas porque no nos sirve, por mas que sea un regalo de la abuela o de otro ser querido. Tengamos en cuenta que para otra persona esto mismo puede ser un tesoro. Hagamos circular la energía.
Conocer y practicar Feng Shui significa entregarse a las leyes superiores del Universo para vibrar en la misma frecuencia equilibrando todo nuestro Ser.

Fernando Vilches 


Departamento Comercial:

Tel: (011)4783-9343
Tel: (011) 6009-9190
ventas@mantra.com.ar
Lunes a Viernes
de 08:00 a 20:30 hs.

Volver a
www.mantra.com.ar

www.mantranews.com.ar