econociéndonos

erapias Alternativas

iencias de la conducta

legidos del mes

iferentes manifestaciones energéticas

uerpo y Entorno

studios personales







Constelaciones familiares
Enfoque Terapéutico Sistémico de Bert Hellinger


Bert Hellinger, nació en Alemania en 1925, estudió Filosofía, Teología y Pedagogía. Durante 16 años trabajó como misionero de una orden católica en Sudáfrica. Más tarde se hizo psicoanalista y a través de la Dinámica de Grupo, la Terapia Primaria, el Análisis Transaccional y diversos métodos de Hipnoterapia llegó a desarrollar su propia terapia sistémica y familiar. Su método de configurar Constelaciones Familiares enfocado directamente hacia la solución, le valió el BERT HELLINGER reconocimiento como uno de los terapeutas claves del mundo psicoterapéutico actual, tanto en el ámbito germano-parlante, como también en el resto de Europa y Estados Unidos, donde fue invitado repetidas veces a presentar su novedoso abordaje.
Este enfoque se centra en el sistema familiar en conjunto, que denomina red familiar. A esta red familiar pertenecen: los hijos y sus hermanos, los padres y sus hermanos, los abuelos de ambas partes, a veces, alguno de los bisabuelos, y todos aquellos que hicieron sitio para otros en el sistema, por ejemplo, un primer marido o una primera mujer.
En este trabajo terapéutico, los problemas cotidianos no tienen importancia.
Muchos comportamientos actuales de una persona no son explicables desde su situación actual, sino que se remontan a distintos sucesos en su familia de origen, es decir a vivencias de sus padres o antepasados más lejanos. Hellinger ha descubierto en muchos años de trabajo terapéutico, las leyes según las cuales se desarrollan identificaciones e implicaciones trágicas entre los miembros de una familia, leyes que define como Ordenes del Amor.
Un amor interrumpido o un movimiento frustrado hacia uno de los padres puede desequilibrar a todo un sistema familiar; también cuando hubo un miembro de la familia que murió tempranamente, o cuando alguien fue excluido de la familia o se le negó la pertenencia a la misma. Frecuentemente las consecuencias de estos sucesos aparecen en generaciones posteriores causando trastornos e incluso enfermedades en una persona.
Las constelaciones familiares revelan los enredos familiares inconscientes a los que una persona que consulta se halla sujeta. Esto permite restableciendo los Ordenes del Amor encontrar caminos para liberarse de los enredos y configurar una imagen de solución, que libera fuerzas curativas que raras veces se experimentan en psicoterapia con semejante intensidad.
Este trabajo terapéutico no requiere la presencia de toda la familia. Se trata de una terapia individual que se realiza en un grupo de pacientes y terapeutas interesados. Una persona que quiera configurar una constelación en relación a una cuestión determinada, primeramente refiere su intención. A continuación elige entre los presentes representantes para aquellas personas que integran su sistema familiar actual o de origen, incluyendo un representante para sí misma.
Luego las posiciona según su imagen interior en un lugar determinado sin hacer comentarios. Este proceso se realiza de una manera centrada y silenciosa. A continuación la persona que consulta se sienta y observa el proceso.
El terapeuta comienza a preguntar a los representantes por sus sensaciones y sentimientos en sus posiciones concretas.
En este caso lo único importante es la percepción que alguien tiene en el lugar que se le asigna. No se trata de representar un papel ni de reinterpretar una situación.
Esta percepción y el conocimiento profundo de las dinámicas del sistema guían al terapeuta. A través de varios pasos intermedios, como el uso de frases curativas o ritos del lenguaje corporal, el terapeuta forma una imagen de solución en la que todos reciben el lugar correspondiente.

Se eliminan así los desórdenes e implicaciones sistémicas. La necesidad de vinculación y pertenencia, el equilibrio entre dar y tomar y el orden dentro del sistema son los factores claves. A veces la persona interesada se integra en el proceso de solución, a veces sólo se queda observando.
Este trabajo alcanza las profundidades del alma y requiere la cooperación atenta de todo el grupo. Este nuevo ordenamiento permite que vuelva a fluir el amor en el sistema familiar, poniendo en evidencia así el poder del amor y las fuerzas que gobiernan los vínculos en la familia.
Estos talleres que coordino están dirigidos a aquellas personas interesadas en trabajar con asuntos problemáticos de su vida, de su familia o pareja. Aquellas personas que padezcan enfermedades graves, que hayan sufrido repetidas experiencias de infortunio o deseen enfrentar los hechos irremediables de su historia familiar.

Lic. Ana Isabel Dokser 




¿Qué es un Mandala?

Es una expresión del inconsciente.
El Mandala es ese gesto objeto en que la dispersidad queda concretizada.
El hombre ha utilizado desde siempre el Mandala como medio de instrumento para relacionarse con la realidad, para comprenderla, observarla... Entendemos por realidad tanto aquella que puede ser percibida por los cincos sentidos, como aquella otra que podemos aproximarnos solo intuyendo como misterio.

Desde el punto de vista psicológico, el Mandala se definiría como una estructura de un determinado comportamiento matriz de nuestra conciencia.
Jung introdujo el concepto del Mandala a la psicología moderna. Su descubrimiento fue producto de su propia vida interior. A la edad de 38 años abandonó un cátedra de la universidad, por que la vida académica, para él se había vuelto rutinaria, se dedicó durante un tiempo a su vida interior.
Jung observó que sus dibujos cambiaban según su estado de ánimo.

¿Qué son los Mandalas?
El primer trazo que el niño realiza con forma humana es llamando Mandala, de ahí el nombre de nuestro centro. La palabra Mandala proviene del sancristo (antigua lengua de la India), significa “Círculo Sagrado”.
Son Mandalas naturales: el sol, la luna, el sistema solar, la vía láctea, el átomo, la célula, una tela araña, una flor, el nido de un pájaro, un ojo, todo el universo.
Nuestro “consciente” controla nuestra vida y la mayoría de nuestras acciones voluntarias, en cambio nuestro “inconsciente”, controla nuestras acciones involuntarias.

El Mandala tiene comienzo, pero no tiene fin, Mandala también es el año, el cual comienza en Enero, pasan los meses llegando a Diciembre; volvemos a empezar en Enero, por eso se dice que es un circulo sagrado, tiene un comienzo, cuando da la vuelta creemos que llega a su fin, pero luego comienza otra vez.

María Cristina López 


Departamento Comercial:

Tel: (011)4783-9343
Tel: (011) 6009-9190
ventas@mantra.com.ar
Lunes a Viernes
de 08:00 a 20:30 hs.

Volver a
www.mantra.com.ar

www.mantranews.com.ar