econociéndonos

erapias Alternativas

iencias de la conducta

legidos del mes

iferentes manifestaciones energéticas

uerpo y Entorno

studios personales




é



¿Año nuevo, Vida nueva?

Generalmente al terminar el año hay en todos una especie de "vicio" por hacer balances de la propia vida y salvo contadas excepciones, da negativo, y se espera el año próximo como si el solo hecho de cambiar de mes fuera a cambiar toda nuestra realidad.
El hecho de hacer balances podría ser bueno en tanto y en cuanto se registren todos los hechos ocurridos, no sólo los negativos, ya que si nos detenemos a pensar en el que hacemos cada uno de nosotros nos daremos cuenta de que el acento, muchas veces está marcado, en todo lo que consideramos un problema, sin valorar ninguno o muy pocos de nuestros logros, si logros, sabes de que te hablo?
Tenemos el mal hábito de hacer pie siempre en lo que nos falta,

en los "errores" que supuestamente cometimos, en lo que no tenemos o no pudimos y esto nos deja una horrible sensación de fracaso y frustración, restándonos energía para nuevas ideas, nuevos proyectos e incluso para empezar el nuevo año con entusiasmo y alegría.
En todo caso lo considerado como problema sin duda nos ha dejado un aprendizaje y nos obligó a abrir puertas que antes considerábamos cerradas y el hecho de haber superado día a día los temores, las dudas, la desorientación, la depresión, los inconvenientes varios, nos convierte en triunfadores y a esto hay que darle el valor que se merece.
En el valorar lo bueno que tenemos, lo bueno que logramos, todo lo que aprendimos, a cuántas cosas nos animamos, todo lo que resolvimos, nos ayudará a querernos más, a ser más pacientes y tolerantes con nosotros mismos, alejándonos de las autocríticas y las exigencias.
Festejemos los logros, hagamos que se registren en nuestra memoria como momentos de éxito, de alegría.
Es bueno recordar que no somos barriletes llevados por el viento vaya a saber dónde, está en nosotros el generarnos una mejor vida.
Tenemos el privilegio y la virtud de poder pensar, experimentar, evaluar, discernir, y elegir a dónde queremos ir, con quien nos queremos relacionar, qué realmente nos gusta hacer y así encontrar el camino de la expansión y la felicidad.

Prof. Marta I. Villafañe 




¿Existen los Angeles?

Solemos encontrarlos en tarjetas, adornos, pinturas, esculturas pero aún así nos preguntamos si realmente existen. Los Angeles son así denominados por las cuatro religiones occidentales: Judaísmo, Zoroastrismo, Cristianismo e Islam. Las cuatro comparten el enfoque tripartito: creen la división del cosmos en cielo, tierra, infierno y consecuentemente su formación estaría basada en ángeles, Humanos y Demonios.

En contraste, el Hinduismo, Budismo y Taoísmo consideran a los Dioses y ángeles como manifestaciones de la energía divina que habita en el universo. El término ángel, deriva de una traducción griega del original hebreo "Mal'Akk" que quiere decir "cara oculta de Dios", la cual más tarde se la denomina "mensajero de Dios".
En la tradición cristiana no todos los ángeles son bondadosos. El ángel más poderoso Satán "Ha-Satán", que significa adversario, es quien se rebela contra Dios y una gran Hueste Celestial al mando de Satán se precipita al abismo (infierno). Por lo tanto, podemos encajar este gran puzzle de legiones angélicas y demoníacas por medio del estudio de las escrituras apócrifas y apocalípticas. Los encontramos en constante evolución las fuerzas en pugna del Bien y del Mal.
La misión de los ángeles según Jung, "es el resultado de la memoria genética, el resultado de la propensión de la mente humana a imaginar el mismo tipo de ideas, aún cuando se trate de comunidades aisladas físicamente o distantes en el tiempo". Sin embargo, con otro método, podemos calificarlo de sobrenatural. En este, la Fe pesa más que la realidad. De hecho, en el Nuevo Testamento, existe la aparición del ángel Gabriel manifestándole a la Virgen María, que iba a concebir al Hijo de Dios. Entonces, volvemos a la pregunta inicial ¿existen los ángeles? La creencia de los mismos ha persistido en la cultura popular, mientras que la Iglesia, de la cual surgieron, parece casi avergonzada por la referencias a ellos.
Gran parte de la confusión surge de las descripciones divergentes entre San Antonio, San Jerónimo, Santo Tomás de Aquino y San Pablo. No logran ponerse de acuerdo acerca de quienes eran los Arcángeles. Comúnmente se creía que existían siete y el Islam reconoce solo cuatro. Para la cábala hebrea existen 72 espíritus puros, más tarde tomada por los cristianos. Por lo tanto, adoptaremos la jerarquía angélica más corriente, según los textos fundacionales uno de Dionisio y el otro de Tomás de Aquino. Estos espíritus puros creados por Dios rodean el Centro Divino, dividiéndose en tres diferentes grupos o jerarquías. Cada especie forma un Coro siendo en total nueve de ellos.

Lic. Ana Liguori 


Departamento Comercial:

Tel: (011)4783-9343
Tel: (011) 6009-9190
ventas@mantra.com.ar
Lunes a Viernes
de 08:00 a 20:30 hs.

Volver a
www.mantra.com.ar

www.mantranews.com.ar