econociéndonos

erapias Alternativas

iencias de la conducta

legidos del mes

iferentes manifestaciones energéticas

uerpo y Entorno

studios personales




é



Es sólo cuestión de elección

Vivimos en un mundo de polaridades y mayoritariamente nos hemos estado moviendo en una zona de grises, o sea, no somos ni muy buenos ni muy malos, no nos consideramos ladrones pero tampoco absolutamente honestos, no somos ricos pero no nos falta nada. Aunque también hemos tocado los extremos como pasar por situaciones que nos hicieron inmensamente felices o lo contrario, o de ser muy pobres convertirnos en ricos o viceversa. Si bien mas o menos así nos hemos manejado hasta ahora, de alguna manera perezosos a la hora de resolver los propios conflictos, las negadas tristezas, los ocultos miedos; los tiempos están cambiando vertiginosamente y nos vemos obligados a desarmar estructuras, formas de pensar, y volvernos flexibles para que los fuertes vientos no nos derriben.
De acuerdo a lo que podemos observar hoy, a nuestro alrededor, ya sea en nuestro país o en el mundo, parecería que se están acabando los “grises” ya que así como hay personas trabajando para el caos y el temor,

hay muchas otras haciéndolo para la paz, el cuidado y el amor, y la zona intermedia ha quedado prácticamente desierta.
Nosotros... dónde queremos estar?

Seguramente en un lugar donde la vida transcurra tranquila, serena, aprendiendo sin sufrir. ése lugar está dentro de nosotros mismos, las soluciones también, aunque muchas veces nos resulte difícil verlas.
Quizás podamos lograr esto solos, o quizás necesitemos ayuda, y en ese caso hay muchas maneras de encontrarla, ya sea rodeándose de personas que nos aporten algo positivo, buscando la palabra de alguien que tenga resueltos los problemas que nosotros no, podrá darnos nuevas ideas; eligiendo métodos y técnicas que nos ayuden a cambiar la forma de pensar y a relajarnos, como la meditación, el autoconocimiento,
las actividades físicas que beneficien nuestro cuerpo y calmen la mente, en fin las posibilidades son muchas y variadas, aranceladas y gratuitas.
Por allí podría empezar nuestra elección, por buscar un camino que nos ayude a superar los miedos, recuperar la alegría y conectarnos con el amor. ése solo cambio de ánimo nos abrirá puertas y ayudará a enfrentar estos momentos de transición de la mejor manera.
Esta elección comienza desde lo más simple y cotidiano para nosotros mismos, nuestros seres queridos, el trabajo, el entorno. Podemos elegir la rabia, la desolación, la destrucción, o el cuidado, el amor, los pensamientos creativos, la flexibilidad para irnos acomodando a lo nuevo.
Somos libres de elegir y debemos comprender que nuestra elección tiene un efecto no solo en nosotros, también en todos y todo lo que me rodea.
éste es nuestro compromiso.

Prof. Marta I. Villafaņe 


Cuando el amor es obsesión

Desde siempre se nos habla del libre albedrío con el cual encarna el espíritu para tomar sus propias decisiones, hacer su elección de vida, formar un hogar, tener sus propios hijos, y un sin fin de distintas elecciones que a lo largo de su vida física deberá discernir de la mejor forma posible, con esta convicción clara se nace, se crece y se madura, no obstante, cuando el amor aparece en su vida, -en muchas oportunidades- "toma" a quien ama como si fuera de su propiedad, sin detenerse a pensar, que la otra persona, encarno, creció y maduro con los mismos derechos y atribuciones con la que hemos nacido todos nosotros, es decir con derecho a la libertad de amar sobre todas las cosas sin que esto genere imposición, autoridad y hasta temor en la relación de pareja.
Seria bueno comprender que amar significa unión, pero esa unión debe fortalecer sus raíces en la libertad individual, en la confianza, y en la comprensión del modo de ver e interpretar las cosas de cada uno, porque no siempre- a pesar de amarnos- todos pensamos o sentimos igual y eso no significa en ningún caso que el amor se debilite, por el contrario, el amor comprende su libertad de expresión por lo tanto se acrecienta y fortifica a sabiendas que esta al lado de alguien que realmente lo ama y lo respeta. Dejemos entonces vibrar al amor en la esencia con la que fue creado, la libertad de vivir y de amar, cerrando la puerta a la obsesión de creer que vigilar, presionar, o imponer es una formula de fidelidad incondicional, por el contrario, quien crea que ese es el camino, se esta equivocando porque el sendero hacia el verdadero amor se recorre en unión y libertad, no olvidemos jamas las palabras de nuestro querido Maestro Jesús "si amas a alguien, dejalo libre".

Alena Persaldi 




Estaciones y estadios


Cuando Dios creó a la raza humana todo lo demás ya había sido creado, se puso a observar a su entraņable y rebelde criatura pensando. Este ser delicado necesita un clima que le sea propicio para estar a gusto y así florecer.
La Tierra y el Sol se acercaron y sobrevino el estío. Todo marchaba. Los verdes eran plenos y los frutos brindaban color y sabor. Los ríos y mares seguían siendo frescos.
Pero el hombre se quejó. Este calor me abruma. El resplandor me ciega. Sudo copiosamente y luego me reseco como una pasa. Las sienes me duelen...
Dios mandó abundantes lluvias.
El hombre protestó: Estas lluvias a destiempo perjudican mis cosechas. No puedo andar a campo traviesa con el pelo chorreando sobre mis ojos y todo mi cuerpo. Tampoco sembrar en el barro con tanta agua.
Entonces Dios generó el otoņo donde los pastos era húmedos y las hojas se teņían de rojos y amarillos. El ambiente se enfrió un poco. Envió vientos más fríos.
Otras lluvias para que todo se limpie y la tierra se nutra. El aire y los aromas eran frescos. Un pálido sol templaba la mitad de los días. Puso un poco de todo en el otoņo. Pero el hombre no parecía contento con tal variedad. Se la pasaba mirando al cielo y quejándose que el tiempo era “Inestable”.
Dios envió el invierno. Fríos extremos, nieve, lluvias aún más frías y veloces.
El hombre se escondió. Comenzó a guarecerse y abrigarse para protegerse. A usar el fuego.
Dios entonces dijo: Esta estación es buena porque desarrolló el ingenio humano. Pero el hombre se queja del frío, lo hace sufrir. Démosle una recompensa.
Así sobrevino la primavera, teņida de miles de colores, flores sin fin, con unos perfumes diferentes embriagaban el aire, los frutos lucían su turgencia y colores increíbles. Suaves brisas jugueteaban con todo y los pájaros comenzaban a lucir sus brillantes plumajes, revoloteos y trinos muy alegres, buscando pareja.
El hombre se sintió feliz; se enamoró. Pero comenzó a quejarse de sus obligaciones. A buscar igual que las bestias el ocio y el placer. A la menor variación de temperatura, él se quejaba. Quería que todo fuera perfecto para tan sólo retozar.
Así Dios dijo: Démosle las cuatro estaciones sucesivamente para templar su carácter y su físico y así aprenderá mucho y se quejará menos. Comprenderá que estos ritmos son armónicos, se hacen bien a la tierra y a él. Cuando comprenda esto se integrará mejor a la naturaleza. Por ello será más feliz.
El hombre aprendió a conocer primavera, verano, otoņo e invierno. Como estas se sucedían sobre el planeta y por qué.
Pero seguía quejándose de las molestias que le ocasionaba el menor cambio de tiempo.
Dios seguía observando y dijo: Lo hecho, hecho está y está bien. Notó que los cambios de rumbo y estados de ánimo en el hombre eran más fuertes, variables y díscolos que sus propias cuatro estaciones. Entonces se dijo: el hombre está en calma y de pronto estalla como un volcán; ríe y al momento llora; ama y al momento odia; tiene frío y al momento calor. El hombre es díscolo, tormentoso y cambiante: Démosle algo acorde para ver si aprende a comprenderse mejor. Creó tornados y huracanes como la avalanchas.
Lleno de furia se revuelca en ella y explota: creó volcanes en erupción y maremotos con olas gigantescas. Grandes incendios que todo lo devoran.
Pero el hombre no aprendió. No se reconoció.
Dios, aunque preocupado, sigue observándolo y creando, creando, creando...

Prof. Ana María Ríos
Dir. "El Lado Claro del Corazón"
 


Departamento Comercial:

Tel: (011)4783-9343
Tel: (011) 6009-9190
ventas@mantra.com.ar
Lunes a Viernes
de 08:00 a 20:30 hs.

Volver a
www.mantra.com.ar

www.mantranews.com.ar