econociéndonos

erapias Alternativas

iencias de la conducta

legidos del mes

iferentes manifestaciones energéticas

uerpo y Entorno

studios personales




é



La Terapia Colónica y la reducción del peso corporal

El exceso de peso esta generalmente ligado a una evacuación intestinal pobre. Limpiar los intestinos es el primer paso para liberarse de esos kilos de más. Cuando los intestinos están abarrotados o con excesivo ácido, como en el caso de las diarreas, todos los tóxicos producidos por la descomposición están listos para atravesar la piel de dicho intestino y pasar a la sangre. El hígado incapaz de neutralizar tanta toxina no puede limpiar la sangre como debería.
Una vez que atravesaron el hígado, las toxinas son bombeadas por el corazón y distribuidas dentro de los tejidos. A estos tejidos les duele el depósito de esos tóxicos y para guardarlos en sus células los envuelven en agua y grasa.

Este es uno de los motivos de la retención de líquidos, líquidos que al realizar una terapia colónica el cuerpo los elimina ya que han dejado de tener la necesidad de defensa.
Los tóxicos son producidos por una mala alimentación, por falta de fibra, por inadecuadas combinaciones y por el estrés.
El estrés es consecuencia de una exagerada producción de adrenalina pero hay medios naturales para hacerle frente. En mi consultorio enseño esto. Es asombroso la cantidad de pacientes que toman antidepresivos yo les comento que las drogas no solo calman las ideas, los pensamientos sino que también bajan el ritmo de trabajo de todos los órganos y entre todos ellos el que a mí me ocupa,
el intestino que muchas veces acompaña esa calma evacuando mucho menos de lo antes acostumbrado.
Detrás de toda enfermedad siempre se oculta una autointoxicación, y no olvidemos que hay muchas emociones tóxicas y realizar una terapia colónica es también desembarazarse de ellas.
Esta terapia consiste en la introducción de agua por vía rectal a través de una cánula de 4 mm. De diámetro que penetra en el cuerpo apenas 4 cm. Es un tratamiento indoloro y muy liberador.
El paciente puede quedarse solo en la camilla que es de acero quirúrgico y ver el material expulsado.
La duración es de una hora aproximadamente y se sugieren de tres a seis sesiones según el caso y según la edad eso se evalúa con el paciente.

Ana Acuña
Terapista Colónica graduada en Houston, Texas (EEUU)
 


Vampirismo Espiritual

Cabe destacar que el verdadero "vampirismo" es el de energías. En realidad el vampirismo de sangre, surge de la creencia que la energía vital de las personas se encuentra en ella. El vampirismo energético puede clasificarse de la siguiente forma: "espiritual" o "terreno", el primero es efectuado por entidades espirituales que pueden dividirse en distintas categorías. Estas entidades espirituales suelen aproximarse a una persona para "succionarle" energías que creen necesitar y debido a que se encuentran en una muy baja frecuencia vibratoria muy poco les importa en que estado físico pueden dejar al individuo que, seguramente, a partir de allí comienza a sentir grandes cansancios y aumento del sueño, sin poder encontrar una razón especifica para que esto ocurra.
El vampirismo terreno -por el contrario- es efectuado por seres encarnados (enfermos, ancianos, o alguien con energías muy escasas) que se acercan a otra persona y a nivel inconsciente lo "vampirizan" para restituir sus energías.
Quien es vampirizado (como en el primer caso) comienzan a sentirse extremadamente cansado y con sueño sin un origen aparente, esto ocurre además en personas que, acercándose al fin de su existencia "toman" (siempre a nivel inconsciente) las energías de algún familiar o amigo que se le acercan, tratando de aferrarse a la vida física. Por todo lo expuesto es muy importante controlar nuestras energías vitales y -mediante técnicas bioenergeticas adecuadas- neutralizar esos excesivos estados de cansancio y sueño a fin de mejorar nuestra calidad de vida.

Alena Persaldi 




Una polaridad muy especial: Femenino y Masculino

Todos nosotros tenemos dentro un aspecto femenino y masculino, independiente de que seamos hombres o mujeres. Esto no se refiere a la identidad sexual sino a una polaridad, como una polaridad la noche y el día, lo crudo y lo cocido, lo alto y lo bajo. Es más bien un tipo de energía, una modalidad inherente a la vida. Los chinos lo denominan el yin y el yang. Son dos formas del ser.

La energía femenina está relacionada con la receptividad, con la capacidad de esperar, de recibir, de albergar y, algo muy importante en estos tiempos, la intuición, vista como un valor trascendente.
Yo me imagino a lo femenino-receptivo-intuitivo como una figura cóncava abierta hacia el cielo, que recibe las vibraciones del universo o del ser cósmico.
En este sentido, intuición no es telepatía, sino un fenómeno de dimensiones superiores. No es sólo adivinar qué piensan o qué ocurre en otros lados, sino captar las vibraciones más sutiles del cosmos provenientes de planos más altos de conciencia, del logos universal.
Esta intuición se vuelca y recibe conocimientos tanto de los planos altos como de los más íntimos de nuestro ser, de nuestro interior, lo cual en realidad es lo mismo, pues el camino para el conocimiento es siempre interno. Esta intuición sabe lo que necesito, no por un camino racional, sino por un saber directo, partícipe del conocimiento universal. Esta intuición es como una fuente, que necesita de mi quietud para que en ella se refleje els aber. Por eso también se identifica con la espera y la contemplación. Todos tenemos esta capacidad, aunque nuestra cultura hasta ahora no la ha favorecido, ni considerado como fuente del saber.
El otro aspecto, el aspecto masculino que, repito, tanto hombres como mujeres tenemos, está relacionado con la acción, con la actividad, con el ir hacia, salir hacia el mundo, incursionar. Lo puedo imaginar como una flecha, un ir y venir, un hacer, un movimiento hacia... Esta actividad es sumamente útil, pero necesita nutrirse de lo femenino. Necesita hacer, consultando primero al aspecto femenino que, por estar en contacto con lo interno y más subjetivo, es el que sabe qué hacer. Si los dos aspectos dentro de uno se comunican y están en contacto tenemos una personsalidad integrada. Es decir: alguien que hace lo que quiere, que sabe qué necesita y cuya acción está conectada con su necesidad profunda.

Lic. Mabel Allerand 


De solos, solas y soledades

Estás Sola o solo, te separaste, enviudaste o simplemente, no te casaste o diste la vida por tus padres o tus hijos o no sé. Lo cierto es que la sociedad te agobia, el domingo te mata. Sentís que estás vivo o viva sólo porque respirás.
Tenés encima el peso de los años que te pesan mucho más de lo que deberían. Te quedaste con pocos amigos, algunos están acompañados y otros te deprimen aún más en cada reunión.
Y fundamentalmente tenés Miedo a Quedarte Solo. Sentís que las alas cada vez se te achican más, te quedás poco a poco sin motivaciones para vivir. Ya no te atrevés ni a soñar, perdiste las utopías y salís desesperada o desesperado a buscar alguien con quien compartir algo... un baile, una charla, alguien para quien vestirte, arreglarte, perfumarte y, a veces, en pos de eso, te ves obligada u obligado a embarcarte en una relación que no lleve tus tiempos y, finalmente, te ves sumido en el abandono y/o el olvido, porque la realidd de otro te marca un compás deprimido, porque no tenés ganas de vivir. Te sentís extraterrestre, anticuado, o un paracaidista en el planeta de los Simios.
¿Sabés por qué?
Porque estás inseguro, lleno de miedos, porque tenés miedo de perder el último tren que conduce a la vida y por eso, a veces, te subís al que te trae más muerte, más sensación de vacío y de fracaso. ¿Sabés por qué? Porque en realidad más allá de la edad y del placer corpóreo, más allá de la belleza o la fealdad, más allá del halago, la aceptación o la diversión, hay una necesidad insatisfecha. ¿Sabés cuál es? ¿Sabés que andamos buscando? Alguien que nos acaricie el alma. ¿Qué te parece si cambiamos de orientación en la búsqueda? ¿Qué tal si intentamos sanarnos de los viejos males, para poder escuchar la voz interior, el instinto que te dice a priori si tenés que intentar algo o no con alguien? ¿Por qué no intentar que te acaricien el alam y después seguir? Creo que eso es lo que todos andamos buscando. ¿Qué te parece? Por lo menos yo creo que es lo que necesito. Una caricia en el alma... ¿Vos no?

Lic. Marta Elena Atilio
CEDES (Centro para la Evolución del Ser)
 


Departamento Comercial:

Tel: (011)4783-9343
Tel: (011) 6009-9190
ventas@mantra.com.ar
Lunes a Viernes
de 08:00 a 20:30 hs.

Volver a
www.mantra.com.ar

www.mantranews.com.ar