econociéndonos

erapias Alternativas

iencias de la conducta

legidos del mes

estacados

iferentes manifestaciones energéticas

uerpo y Entorno

studios personales





La depresión


La felicidad ya está dentro nuestro, el tema es ver que es lo que impide que nuestra luz brille. No nos relacionamos satisfactoriamente con los demás, en primer lugar no podemos realizar nuestra misión porque eso se realiza con la gente. En esta relación con los demás hay pérdidas tanto amorosas como decesos, pérdidas de territorio (cambio de país o mudanza) o pérdidas materiales. Cualquiera de éstos sucesos genera frustración.
Pero también un niño puede tener depresión, si tiene falta de apetito o conductas de aislamiento, o tristeza ante determinados acontecimientos (que supuestamente lo justifican).
En la adolescencia una excesiva rebeldía, o la falta de disposición para realizar sus tareas (indolencia), la drogadicción.
En la adultez, vemos a la persona quejosa y sin un motivo real para vivir contenta (la gente dice: no tengo nada por que vivir).
Nada es más ilusorio o falso, hay un montón de gente que lo necesita, puede servirle a los demás de infinitas maneras, estamos rodeados de gente, o sea que el aislamiento corresponde a un estado ilusorio de la mente (la ilusión de la separatividad que hace creer que está solo).
A muchos niños y adolescentes les pasa esto, la sensación del desierto, esta soledad sobre todo en algunos niños Indigo o Cristal, que tienen una intuición mayor o una conexión con estados más trascendentes con lo que su experiencia es diferente a la del resto. A ellos les digo que tienen que trabajar la aceptacion para estar en el mundo y compartir desde la diferencia! Que las diferencias no nos separen! Porque en realidad todos somos diferentes. En la adultez también hay formas de depresión desde la culpa, o la sensación de sentirse perseguido, generan estrés prolongado con lo cual la persona se desvitaliza y luego con el tiempo la gente mayor empieza a reducir su contacto social y familiar y comienza el decaimiento de las funciones, si imaginamos el cerebro como un árbol, éste se va haciendo cada vez como un árbol en invierno. Para evitar esto es esencial mantener la vida de relación con el medio y una buena alimentación (no caer en el síndrome de la cena: té con leche y galletitas).
Funciona como un círculo vicioso, se deprime, no se cocina, no ingresa una cantidad suficiente de energía, entonces luego tendrá menos energía para hacer las cosas, ver gente (estímulos positivos) con lo cual también se mueve menos, y se va aislando, con lo cual tiene menos energía para cocinarse, etc.
Hay otra fase de la persona que no lo favorece, es aquella que vive enferma, con síntomas en el órgano que se le ocurra, de acuerdo a la tendencia constitucional (por eso es tan importante trabajar con el remedio homeopático constitucional).
Las conductas autoagresivas y las conductas de hiperactividad o la inadaptación social son distintas formas que nos hablan de que no hay un real disfrute de la vida. Si persona que se siente bien anímicamente es la que realmente disfruta, atravesando las contingencias de la vida, sin que esto la saque de su centro, que es nuestro estado natural del alma, que es la felicidad. Saber que se opone a este objetivo (que es el más importante) y preguntarse si realmente uno desea liberarse o si elige el camino del dolor.

Dr. Claudio Burga Montoya
Médico Naturista - Homeópata Unicista - Acupuntor
 


Luz Esperanza del Iberoamérica

TERAPIAS COMPLEMENTARIAS PARA EL NUEVO MILENIO
Es un sistema de Terapias Complementarias de Alta Vibración Energética. Compuesto por más de 400 Elixires Esenciales Energéticos de Flores, Gemas y Fórmulas, naturales y elaborados en forma ecológica. Su Primer Preparador fue el Profesor Fabián Scattone, que inicia su investigación en el año 1983 y así con su tarea de preparación de elixires. Empleó flores naturalizada y nativas de nuestro propio país "Argentina" y posteriormente otras pertenecientes a distintos países del Continente Americano, entre ellos: Uruguay, Brasil, Chile, Paraguay, Bolivia, Perú, Ecuador, México, Venezuela, etc. Los elixires se obtienen de las plantas en su hábitat natural. Las flores del continente resultan especialmente útiles a los habitantes del suelo en donde ellas crecen. Debido a esto, se comprende el afecto altamente efectivo de nuestro Elixires Esenciales y demás productos que ofrece nuestra Marca "LUZ ESPERANZA DEL IBEROAMERICA".
Pueden hacer uso de ellas, tanto personas como animales y plantas. No poseen contraindicaciones, ni producen efectos colaterales y es compatible con cualquier otro tratamiento. Actúan en forma natural, conforme a la voluntad de Dios y del propio Ser. Se sabe que el aura se divide en 4 cuerpos: el físico, emocional, mental, espiritual, estos deben vibrar en perfecta armonía, cualquier desequilibrio que surja en ellos provoca en las personas "Las enfermedades". A través de nuestros Elixires Esenciales podemos subsanar: pensamientos ó emociones negativas, angustias, depresión, miedos, culpas, soledad; la frustración trae consecuencias al físico como: stress, gastritis, úlceras, cálculos, obesidad, caída del cabello, contracturas, etc. Afortunadamente podemos contar con los Elixires Esenciales de "LUZ ESPERANZA" para equilibrar estos efectos y muchos más, actuando en forma específica y de resultados asombrosos.

Prof. Mónica Gómez 




Futuro de la salud y educación

Este es otro de nuestros encuentros con ustedes. Igual que en la vida de las personas, cada avance implica mayor responsabilidad, mayor necesidad de cumplir objetivos, menos disponibilidad para la autocomplacencia y mas para animarnos a manifestar nuestras verdades. Donde quiera que dirigimos la mirada, aparece un desafío, un tema que nos guiña el ojo como diciendo ¡ a ver que haces ahora conmigo! Por supuesto que lo que vamos a hacer es referirnos a él desde un punto de vista que pretende salir de la neutralidad para adquirir un compromiso. Claro que también surge la duda: ¿qué pensará el / los otros de lo que opinamos, que retorno tendran nuestras palabras. Y nos contestamos solos con otra pregunta: porqué hablar o pensar o sentir en función de lo que eso pueda producir en los otros? Si queremos abandonar la manada, tendremos que aventurarnos a decir nuestra verdad y no esperar aprobación ni complacencia. Sería algo parecido a la expresión budista: trabajar sin esperar el resultado de la acción. Por ello, en cada artículo tratamos de mostrar varias versiones de un mismo asunto, ya sea en salud, educación, filosofía, literatura, medicinas orientales, alternativas, tradicionales, etc. Resulta algo complicado mantener el hilo conductor en esa tarea, pero creo que el resultado vale la pena. Llegar a comprender una medicina como la acupuntura, o complementos como la reflexología, el masaje cuántico, el balance muscular, por no mencionar mas que algunos, y lograr mostrar las relaciones que existen entre la visión energética y vibracional, y los modernos conceptos científicos, significa un gran avance para el que las pone en práctica. Si a esto añadimos la comprobación de que la integración de varias técnicas representa un gran cambio en el tiempo en que se producen los resultados y la calidad de los mismos, terminamos de convencernos de que el esfuerzo vale la pena. Hace unos años, el Dr. David Bloom, experto internacional en Economía de la Salud, dictó en nuestro país un seminario sobre "Salud y Educación".
El Dr. Bloom ha investigado la relación entre salud y riqueza de las naciones, y la ventana de oportunidades que podría vislumbrarse en América Latina, a partir de una mejora en los niveles de salud y educación. Invertir en salud es prioridad del nuevo milenio y la calidad de los servicios se constituye en un factor de competitividad empresaria fundamental. El seminario estuvo organizado por la Universidad Argentina de la Empresa -UADE Senior. Una frase destacada de la propuesta expresa: Un peso bien invertido en rehabilitación de accidentes de trabajo, representa un ahorro de 35 pesos en indemnizaciones y servicios de salud. El capital humano saludable en un ambiente organizacional adecuado, será el factor fundamental de la productividad en los años que se avecinan. En los próximos años, la industria de la salud generará mas puestos de trabajo que ninguna otra industria de servicios o manufacturas, pero sólo la calidad de los servicios de salud será capaz de generar un aumento de la productividad. Lo ya expuesto aparece como una verdad absoluta cuando leemos estadísticas como las extraídas de informes de la Organización Mundial de la Salud. El material de investigación sobre los efectos del estrés en las áreas laborales, la conducta, las enfermedades, las adicciones, nos enfrentan a una sociedad dislocada, integrada por las víctimas del consumismo, con grandes deficiencias del sistema inmunitario, vejez prematura, enfermedades autodestructivas, trastornos mentales, desórdenes sexuales, etc. Los fenómenos sociales de nuestro país han creado una nueva clase de personas, los nuevos pobres, que incluye a los desocupados, subocupados, víctimas de accidentes y enfermedades producto de su recién adquirida categoría, a la cual no se han acostumbrado. Si agregamos a ello el estrés que representa una larga convalecencia, o una rehabilitación que se prolonga indefinidamente, con el consiguiente aislamiento de las áreas de trabajo, familia, amistades, estudio, no podemos menos que sentir la angustia compartida con esos seres tan afectados. Pero la situación empeora cuando por razones de presupuesto, no hay acceso a ningún tipo de rehabilitación, y el paciente asiste a su deterioro físico, mental, intelectual, emocional, sin vislumbrar una salida honorable. Los beneficios secundarios de la enfermedad, (sobre los cuales se ha escrito largamente) pasan a ser un martirio interminable, y se llega a la paradoja de desear volver a trabajar en cualquier condición que sea. Aún la esclavitud parece mejor que la abstinencia forzada de trabajo. No tengo soluciones para estos problemas, pero si un aporte sencillo, humilde, modesto, producto de muchos años de trabajo en las mas diversas condiciones sociales y económicas. Una actividad terapéutica aplicada en forma consciente, ordenada, sin recursos mágicos, procurando sólo restaurar el equilibrio funcional psicofísico, logra "milagros".
En cualquier tipo de enfermedad, a cualquier edad, sexo, situación económica, coeficiente intelectual, creencia o fe, es como si el cuerpo sólo esperara una pequeña ayuda, un empujoncito, para recobrar el equilibrio y orden afectados. Es fundamental, como terapeuta, no creerse dueño de la vida del paciente, ni de la técnica que va a resolver todo sin esfuerzo, asistiendo éste en calidad de espectador para ver que pasa. La actividad terapéutica requiere compromiso por ambas partes. El enfermo debe tener voluntad de participar activamente en su tratamiento, y el terapeuta debe servir de acompañante activo, sin involucrarse en la respuesta del paciente. Esto significa reconocer la unidad psico-física-emocional de ambos componentes de la pareja, comprender los alcances y límites de ambos, avanzar y retroceder acompasadamente, disfrutar y sufrir sin sentirse víctimas ni victimarios. Cuando el "sistema" pone pautas de tiempo, técnicas a emplear, medicamentos , estudios complejos, dilatando la puesta en marcha del tratamiento médico y complementario, surgen nuevas complicaciones y dificultades, que encarecen la terapia y hacen la vida imposible para el paciente. Preparémonos para el cambio, animémonos , el objetivo lo vale y nuestras sugerencias le mostrarán nuevas posibilidades.

Klga. Susana Berman 


Hablando de Reiki...

Hace unos días, durante una charla sobre Reiki, alguien me preguntó qué cosas fuertes me habían sucedido desde que lo comencé a practicar.
Esa pregunta trajo a mi memoria un sinfín de recuerdos y anécdotas. ¿Con cuál de ellas responder?
Entonces contesté lo siguiente:
Cuando uno toma un Seminario de Reiki y comienza a utilizarlo siguiendo los consejos de su Maestro, lo que cambia (por lo menos en mi caso), es la forma de ver la vida. Este inicio, también coincidió con una profunda limpieza y depuración de mi cuerpo y de mi alma. Esa noche, durante mi práctica, volvió a mí el recuerdo de lo hablado y comencé a repasar muchas de las experiencias, las más fuertes, las que más me impactaron. Esto me permitió tomar conciencia una vez más de la poderosa herramienta que el Universo me regalaba y con la que podía contar en todo momento. Los cambios son tantos y uno se adapta tan rápido a ellos que hasta nos resulta natural su asimilación y es por ello que perdemos perspectiva de lo que nos sucede. Una pregunta como la que me hicieron, sirvió de disparador para revisar y revalorizar lo maravilloso que fue para mí iniciarme en Reiki.
Hoy puedo afirmar que me he vuelto más receptivo hacia todas las cosas y seres del Universo. Puedo así valorar y disfrutar más todo.
Escuchar el "Cuanta Paz" con la que muchos de los que reciben un tratamiento manifiestan su estado, me hace feliz, porque con esta energía estamos acompañados y acompañando.
Siempre es beneficioso para quien lo da y para el receptor. A veces soluciona, otras atenúa o simplemente ayuda a que el proceso se cumpla armoniosamente.
Así sirve tanto para eliminar un simple dolor de cabeza como para ayudar en su transición a quienes abandonarán este plano.
Insomnio, pánicos, depresiones, dolencias físicas o embarazos, nacimientos, etc. Son oportunidades para servirnos de esta Energía y equilibrar a las personas, llevándoles alivio, bienestar y acelerando los procesos de recuperación natural. Muchas personas tratadas con Reiki han dejado este mundo con una sonrisa en sus labios y con una Paz tan grande que fue capaz de trascender hacia sus parientes y amigos. Esto también lo he vivido.
Por último, Reiki me ha permitido disfrutar de muchos años de perfecta salud, haciéndome tomar conciencia del dolor que nos rodea y de la capacidad de poder ayudar a los que lo necesitan, haciéndome estar más compenetrado con el Universo, más cerca de la esencia de la vida, en unidad con el Creador (sin importar cómo lo llames).

Leopoldo R. Lage
Maestro Tradicional de Reiki
 


Departamento Comercial:

Tel: (011)4783-9343
Tel: (011) 6009-9190
ventas@mantra.com.ar
Lunes a Viernes
de 08:00 a 20:30 hs.

Volver a
www.mantra.com.ar

www.mantranews.com.ar