econociéndonos

erapias Alternativas

legidos del mes

estacados

studios personales

uerpo y Entorno

e todo







¿Podemos recordar momentos olvidados de nuestra infancia?

¿Qué importancia adquieren estos momentos?
Nuestra vida está colmada de recuerdos. Los hay muy agradables, tristes y hasta aquellos, de una intensidad tan marcada que nos resultan difíciles de olvidar. También hay en nosotros espacios en blanco, escenas borradas de nuestra memoria imposibles de ser recordadas habitualmente.
Estas imágenes se corresponden generalmente con nuestros primeros momentos de vida: Embarazo y Parto, como así también con situaciones muy traumáticas de nuestra infancia, que adquieren una intensidad tan marcada que desaparecen aparentemente, como si nunca hubieran existido.

¿Cómo afectan los traumas infantiles nuestra memoria?
Cuando nuestra niñez se ve afectada por traumas infantiles y/o situaciones adversas, en ocasiones esto altera también nuestra memoria. Puede hacerlo en una forma parcial o en otra prácticamente total. Si la alteración es parcial, sólo recordaremos algunas escenas del trauma, mientras que el resto quedará como sepultado en nuestra memoria. Será como estar observando "la punta de un iceberg". Aparentemente veremos y sabremos todo, pero en realidad la verdadera estructura quedará sumergida bajo el agua (en este caso nuestra memoria).
Muchas veces esta alteración en la memoria es considerablemente mayor. Ocurre con situaciones tan terribles que se hacen muy difíciles de soportar y resultan como arrancadas de nuestra vida, sin siquiera tener el menor recuerdo de lo ocurrido.

Son escenas que "aparentemente no están" pero que dejan huellas muy profundas en nosotros, que afectan nuestra vida de todos los días. Muchos de los síntomas, trastornos de conducta y relaciones conflictivas que padecemos pueden ser el emergente de estas escenas "supuestamente inexistentes".

¿Se pueden recordar esas escenas borradas de nuestra memoria?
La Terapia de Regresión nos per
mite recordar esas escenas olvidadas y de esta forma, comenzar a entender el porqué de nuestra problemática. Cuando regresamos las situaciones "aparentemente inexistentes" cobran vida. y vuelven a nosotros otra vez. Dado que ellas son las responsables de esas huellas tan profundas, las causas se aclaran, y se iluminan las verdades ocultas.
Estas vivencias constituyen "la escena original", es decir el origen del síntoma. Al descubrir la causa, la situación adquiere otra dimensión y puede ser comprendida.. Entonces podremos entender que esa fue la primera "escena", y que a partir de ella, tales situaciones se han repetido una y otra vez constituyendo el síntoma que nos afecta hoy en día. Ellas constituyen los patrones que se reiteran sin cesar en nuestra vida. La comprensión de la causa y el entendimiento de cómo se han reiterado esos patrones desde entonces, permiten que nuestros síntomas se alivien y modifiquen.
Respecto a las situaciones traumáticas que recordamos parcialmente, cuando regresamos a dicha escena nuevamente pero ésta vez enfocada desde un punto de vista más global se llega a comprender la verdadera esencia del problema. Contemplamos la situación traumática en su totalidad y de esta forma se modifica nuestra antigua percepción de la situación y nuestro síntoma también.

¿Cómo nos afectará revivir tales escenas?
A pesar que las situaciones revividas pueden llegar a ser muy conmovedoras, es importante saber que la principal tarea de un Terapeuta en Regresiones no es sólo ser un idóneo en técnicas especificas sino ser un gran contenedor de las situaciones que pueda llegar a provocar. Esa es su función más importante sobretodo en estos casos, por lo que no importa lo terrible que pueda llegar a ser la escena revivida, siempre habrá alguien para contenernos y aliviarnos en nuestro dolor.
Además en caso que la situación sea muy cruda siempre puede ser abordada en varias sesiones atenuando la carga emocional y pudiéndose elaborar la escena de a poco.Lo cierto es que luego de la contención viene el análisis y la comprensión del hecho. Cuando esto ocurre es como despertar al porqué de tantas repeticiones en nuestras vidas y puede ser el comienzo de otra forma de enfocar nuestra conducta.
En pocas palabras, la Terapia de Regresión con técnicas adecuadas, marcada contención y posterior elaboración y comprensión del problema puede ayudarnos a resolver situaciones y síntomas que llevamos acuñados desde siempre y que hasta ahora no hemos podido modificar.

Dr. Víctor Borak
 



Terapia de regresión psíquica
Un camino de Autoconocimiento

Considero al ser humano y su vida como un cambio continuo donde coexisten varios nacimientos y muertes, diferentes etapas de la vida desde el bebé al adulto. Sin embargo en cuanto a la memoria estamos atrapados y condicionados por vivencias del pasado y las emociones que de ellas se desprenden. Entonces vivimos el presente con una realidad deformada por las proyecciones del pasado.
Si un acontecimiento actual se asemeja o detona alguna herida infantil este hecho va a cargarse de sufrimientos anteriores que amplificarán el dolor. Hay un hilo invisible que liga estos acontecimientos produciéndose así ante un estímulo o disparador actual una reacción en cadena que lo sobredimensionará y que repercutirá negativamente en el encuentro del camino de su solución.
En general aquello que nos causa sufrimiento esta dramatizado por recuerdos traumáticos que provienen de la infancia e incluso del estado prenatal y conservan aún su carga emocional. Las emociones reprimidas, aunque las ignoremos conservan su dinamismo y nos envían mensajes sin cesar. Incluso para que estén reprimidas les oponemos la misma fuerza que éstas poseen para salir a la superficie causándonos una tensión interior permanente. Muchas veces esta tensión se traduce en enfermedades psíquicas o físicas que no comprendemos.
La terapia de regresión que realizo permite retornar al origen de estos hechos reviviéndolos durante la sesión tal como han sido y con las mismas sensaciones corporales que entonces. El objetivo es confrontar y liberar estas emociones negativas que hoy nublan nuestra cotidianeidad. Aclarar, despejar los nudos emocionales más graves libres de juicios ni comparaciones otorga mayor lucidez y expansión de la conciencia. No empleo la hipnosis, en estado de relajación vamos explorando fuentes de información más profundas. Así estas energías que estaban atrapadas en alguna zona de oscuridad de nuestro ser pueden ser "barridas" despertándonos a una energía vital aun no conocida. Abriéndonos a nuevas percepciones de nosotros y del mundo que nos rodea. Comenzamos a ser más activos y menos reactivos. Experimentando una situación en el aquí y ahora de liviandad.
Etapas del trabajo:
I- Reactivar la memoria que contiene los recuerdos más lejanos. Retornar proporciona la posibilidad de volver a imágenes en movimiento y otras percepciones sensoriales que fueron grabadas en el momento del suceso con todos nuestros sentidos presentes (vista, tacto, somático, sensaciones internas y emoción).
II- Expresar las emociones ligadas a ellos. Somos uno con la emoción, le damos un lugar, la vivenciamos sin por eso perder el control. La observamos vivir en nosotros. Ej. Si siento cólera por una situación, me dejo atravesar por ella conscientemente, permito su expresión hasta que el impacto emocional haya perdido intensidad, incluso haya desaparecido.
Estas emociones están ligadas a zonas del cuerpo que se traducen en tensiones crónicas, energías cristalizadas origen de enfermedades psicosomáticas. A medida que expresamos estas emociones logramos desidentificarnos de la experiencia y liberar las zonas de nuestro cuerpo atrapadas en ella. La fuerza de la emoción es sanadora.
Si se trata de una vida anterior, de una impresión captada del inconsciente colectivo o simplemente un fantasma poco importa.
He observado que estos recuerdos resuenan por algún motivo en el consultante, surgen, se imponen y lo más importante es la nocividad de sus mensajes. Al devolverle a esta memoria su neutralidad fundamental quebramos todo intento de reacción en nuestras situaciones diarias de emociones que vienen del pasado.
En este trabajo somos testigos. Hay dos percepciones, una es el espacio actual, que es el lugar del consultorio y mi guía y otro espacio interior donde se desarrollan estos acontecimientos de otro tiempo. Trabajamos con toda imagen que aparezca no dejamos nada de lado, integrándonos así cada vez mas, llegando hasta las capas mas ignoradas. Se trata de una experiencia inédita que nos proporciona una mayor salud, libertad y paz interior.

Lic. Ana Isabel Dokser
 


Departamento Comercial:

Tel: (011)4783-9343
Tel: (011) 6009-9190
ventas@mantra.com.ar
Lunes a Viernes
de 08:00 a 20:30 hs.

Volver a
www.mantra.com.ar

www.mantranews.com.ar