econociéndonos

erapias Alternativas

lmacén Natural

iencias de la conducta

legidos del mes

iferentes manifestaciones energéticas

uerpo y Entorno

studios personales

UPLEMENTOS ZONALES







Nuestras voces interiores


Nuestras distintas voces, o "selves", tienen diferentes formas de pensar y sentir y transmiten sensaciones diferentes. Si quisiéramos describir básicamente a las voces, podemos decir que son energías o patrones energéticos. Aunque a veces no nos damos cuenta, todas estas energías se encuentran en nuestro interior.
El método Diálogo de Voces, por su metodología de trabajo, ofrece la posibilidad de dialogar concretamente con cada una de ellas, y descubrir su origen, y lo que cada una tiene para decir o transmitir.
Hay una parte de nuestra personalidad a la cual llamamos dentro de este método: "aware ego", o ego consciente. Es un aspecto nuestro que se va fortaleciendo a medida que avanzamos en este trabajo, y se va haciendo cada vez más fuerte y poderoso, pues aprende a separarse de todas estas voces, y a darse cuenta que en realidad somos algo más que todas ellas.
Es una parte de nuestra personalidad que puede ser libre para elegir y cambiar, y que se conecta cada vez más con nuestra esencia. Nosotros venimos al mundo con nuestro ser esencial, pero a medida que crecemos nos vamos alejando lentamente de él, pues vamos formando nuestra personalidad básica.
El proceso de formación de la personalidad es necesario e imprescindible para nuestro crecimiento, y todas las características primarias que desarrollamos protegen nuestra vulnerabilidad, y nos ayudan a sentirnos aceptados, aprobados y queridos.
Al comienzo de nuestra vida, son esenciales para que funcionemos en el mundo de la mejor manera posible, pero con el tiempo y a medida que nos convertimos en seres adultos, estas mismas voces que nos protegían, muchas veces ya no cumplen la misma función.
Una sesión del método de Diálogo de Voces, la cual se denomina facilitación, es muy rica y poderosa en sí misma. El diálogo que el terapeuta establece con las voces o "selves" es cómodo y amable, y tiene la belleza de compenetrarse con cada una de ellas, sin juzgar a ninguna. De este modo se inicia un proceso a través del cual la persona aprenderá a honrar a todas sus partes, tanto las que ha desarrollado en exceso, como las que ha reprimido, con lo cual logrará alcanzar mayores posibilidades de cambio, y más altos niveles de consciencia y salud.

Lic. Leonor Denker
Psicóloga
 

Y fueron felices...

Parece haberse vuelto común en estos días ver, tanto a mujeres como a hombres, andar solos por la vida. Algunos o especialmente algunas, convencidas de que la soledad es la mejor opción y repitiendo frases como "mejor sola que mal acompañada", "no hay hombres" (¿?), "yo sola me las arreglo bien...", "es mucho trabajo conocer un hombre nuevo...", en fin, podría seguir sumando las cosas realmente increíbles que solemos decir. Y lo notable de estos comentarios es que ya no se limitan a una generación, generalmente a mujeres de más de 50 que "colgaron la toalla", sino que se observa una suerte de desencuentro con el sexo opuesto tanto en las de veinte como en las mayores y de acuerdo a la edad se plantea una problemática diferente. Digamos que las más chicas quieren tener su "chico" llena de ilusiones, pero cuando llegan a los 30 empiezan a preocuparse por la soltería. Entre los 30 y los 40 y pico surge el miedo a que se les vaya el tiempo de ser madres, y luego de esta edad, dependiendo de si alguna vez formalizaron o no, vendrán los diferentes temores, sensaciones de frustración, de no ser lindas, buenas, aprobadas, reconocidas, amadas.
Por otro lado los hombres, a los que tampoco les gusta estar solos, suelen negociar con ellos mismos el unirse a alguien que en lo posible no les cree más tensiones, como por ejemplo una mujer que en la tercera salida le pregunte qué nombre le pondría al hijo que le gustaría tener con él o a qué lugar la llevaría de luna de miel. O que sea tan eficiente, profesional y omnipotente que le haga sentir que con él o sin él va a estar bien igual.
¿No estaremos esperando que otro venga a llenar nuestros espacios vacíos? ¿Y que nos haga felices para siempre cumpliendo todas nuestras expectativas y demandas?
La pareja es un lugar de aprendizaje donde se manifestará nuestra mujer o nuestro hombre de una manera que no lo hace en otras áreas, nos moverá sensaciones que podrán hacernos sentir inseguros unas veces, e increíblemente felices otras, es un lugar de crecimiento donde nos veremos obligados a encarar nuestras zonas vulnerables.
Es un riesgo, pero no nos olvidemos que esa muralla que construimos para no permitir que alguien nos haga sufrir, es la misma que evitará que disfrutemos de todo lo bueno que puede ofrecernos la vida.
Las técnicas de autoconocimiento nos darán los elementos para seguir creciendo sin padecer, trascender nuestros temores y a abrirnos a los cambios y desafíos más seguros y confiados.

Prof. Marta Irene Villafañe 




Las diosas del Oráculo

(continuación)

ATENEA
Era una de las diosas más veneradas en el panteón griego. En la mitología romana recibía el nombre de Palas Atenea.
Se dice que Atenea nació de la cabeza del propio Zeus.
Fue dotada de gran sabiduría y para los dioses fue gran consejera.
Se la consideraba como la diosa protectora de las ciudades y lo demostró protegiendo a Atenas, su ciudad, ofreciéndole
a los atenienses un olivo como símbolo de paz y la riqueza.
También era considerada gran luchadora y fue precisamente ella quien ayudó a los suyos en la guerra de Troya. Por tal motivo, también se la consideró como la Diosa Guerrera.
Fue hija preferida del dios Zeus, hecho que lo demuestra el carcaj y el escudo que lleva, regalo de su padre, habiendo sido ambos, pertenencias del mismo.
Esta diosa corresponde al signo zodiacal de Géminis, junto al elemento Aire.
Continuará...

Lic. Ana Liguori 


Departamento Comercial:

Tel: (011)4783-9343
Tel: (011) 6009-9190
ventas@mantra.com.ar
Lunes a Viernes
de 08:00 a 20:30 hs.

Volver a
www.mantra.com.ar

www.mantranews.com.ar