econociéndonos

erapias Alternativas

lmacén Natural

iencias de la conducta

legidos del mes

iferentes manifestaciones energéticas

uerpo y Entorno

studios personales

UPLEMENTOS ZONALES







Aprender a estar saludable con Flores de Bach


¿Cómo enfermamos?
Según el Dr. Edward Bach antes de enfermar el organismo nos da señales de que las cosas andan mal en nuestras vidas. Empezamos a sentir emociones negativas como miedos, tensión, apatía, ansiedad, soledad, cansancio, irritabilidad, preocupación, incertidumbre, angustia. Esas emociones negativas son señales de alarma que si las tomamos a tiempo podemos prevenir síntomas físicos, caso contrario enfermamos. Así la enfermedad aparece como expresión de las emociones negativas que no pudimos traducir en palabras: el cuerpo habla.

¿Cómo mantenernos sanos?
Naturalmente, tendríamos que seguir los dictados de nuestra alma, nuestros deseos genuinos y necesidades para mantener la perfecta armonía entre el cuerpo, la mente y el espíritu.
Pero por diferentes motivos, empezamos a desoír nuestro interior dando prioridad a cosas externas a nosotros. Y en ese momento, dice Bach, aparece "la enfermedad como una resistencia espiritual a seguir los dictados del alma".
Mi alma dice que esto es lo mejor para mi pero mi carácter no me l o permite, mi madre tampoco, el grupo al que pertenezco me dice que no el lo mas conveniente y termino desoyendo mi voz interior para hacerle caso a lo que "debería ser mejor para mi". Puede parecer egoísta hacer lo que uno quiere y necesita, pero mi alma sabe que el lo mejor para mí y seguramente es desde ahí que mas voy a ayudar a los demás, dando lo mejor de mi. Otras posturas que también enferman es cuando desoyen su voz interior, ya no porque consideran que el afuera sabe más sino porque creen que ellos saben lo que es mejor para el otro y destinan sus vidas en el intento de corregir al otro o servir de ejemplo. Esto que puede resultar desde una actitud autoritaria o soberbia a veces se enmascara en una actitud muy altruista pero no deja de oír las necesidades de su organismo y de su espíritu y suelen caer enfermas.

¿Cómo solucionarlo?
Es difícil cuando pasa mucho tiempo volver a escuchar nuestras necesidades y deseos, pero esa voz siempre habla. La meditación diaria ayuda a eso y escuchar la emociones negativas nos ayuda para detectar que algo anda mal en nuestras vidas y cambiar el rumbo. Para ello tenemos las Flores del Dr. Bach, 38 esencias con propiedades de fortalecernos interiormente creando estados emocionales y espirituales positivos.
¿Cómo se realiza la curación?
Bach va a decir que primero debemos reconocer la emoción negativa ej.;: culpa. Luego tener un deseo autentico de cambio. Y por último, intentar mediante nuestras actitudes desarrollar la emoción opuesta, ej.: perdón a uno mismo.

¿Cómo actúa?
Una persona que se siente culpable si no se perdona a sí mismo puede el cuerpo expresar esta forma de castigo con accidentes a repetición o tumores o cáncer, el cuerpo se revela contra si mismo en expresión de castigo para redimir la culpa. Si la persona reconoce que lo que la hace sentir mal es la culpa y desea cambiar pero se da cuenta de que sola no puede y necesita fortalecerse anímicamente para eso, la esencia floral PINE: le otorga la energía del perdón a sí mismo, la persona puede dar vuelta la página, cerrar ese tema pendiente y restablecer la armonía consigo mismo y con los demás. Aprender las propiedades de las flores de Bach ayuda como método para prevenir enfermedades y en los casos donde ya esta comprometido el organismo, revertir el proceso o bien estar en paz con nuestra alma aprendiendo la lección que la enfermedad tiene para darnos. De esta manera, la enfermedad no es una enemiga sino una aliada en nuestro crecimiento personal.

Lic. Gabriela Murgo 


Del Masaje Bioenergético al Masaje Cuántico

A todos aquellos que se desempeñan como masajistas en cualquiera de sus variantes, o desean introducirse en el tema, les resultará interesante saber que pueden disponer de un verdadero libro de texto, que integra los diferentes aspectos de la tarea aplicada a un cuerpo conocido desde sus fundamentos anatómicos, psicofísicos, emociones, patológicos, con un enfoque totalmente integrativo.

Primer nivel: Masaje Cuántico
Nociones generales sobre masaje: técnicas, acciones, indicaciones. Acciones biológicas del masaje: repercusiónlocal y general, contraindicaciones.
Descripción anátomo-fisiológica del los tejidos, aparatos y sistemas: huesos, músculos, piel, articulaciones, aparato respiratorio, circulatorio, digestivo, renal, nervioso.
Reconocimiento de alteraciones funcionales y orgánicas: repercusiones en los diferentes sistemas.
Lectura corporal: introducción a la bioenergética.
Sensopercepción: significado y aplicación a través del masaje.
Maniobras del masaje: roces, fricción superficial y profunda, amasamiento, vibración, percusión.
Zonas de masaje: técnicas adecuadas a cada zona, posición correcta para cada segmento anatómico.
Prácticas de masaje: de miembro superior, de miembro inferior, de espalda, de abdomen, tórax y cabeza. Masaje integrativo corporal.
Aplicación del masaje: relajación, hipotonía muscular, hipertonía y contractura muscular, desequilibrios emocionales.
Relación del masaje con otras técnicas corporales: digitopuntura, reflexología, gimnasia conciente, gimnasia bioenergética, técnicas de armonización cuerpo-mente.

Segundo nivel: Masaje Transversal Profundo
Modo de acción: ampliación de información sobre anatomía ósteo-articular y muscular.
Miembro superior: hombro, codo, mano.
Miembro inferior: cadera, rodilla, pie.
Columna: cervical, dorsal, lumbar.
Indicaciones: contracturas, lesiones deportivas, tramatismos, lesiones por uso indebido de aparatos gimnásticos, entrenamiento excesivo, problemas posturales.

Lic. Susana Berman 




Historia de una depresión

Alina, 34 años, casada, dos hijos, arrastraba su depresión por los rincones de su casa escondiéndose de su familia, siempre ausente, triste, descontenta, quejándose de trastornos imprecisos localizados en distintos órganos y de molestias indefinidas que, por esa razón, no podía explicar exactamente. Había tanta continuidad en sus quejas que, según contó su marido, no cesaban ni siquiera mientras dormía. Tampoco podía contener sus lágrimas. La expresión de su rostro era de profunda tristeza y apatía, arrugas horizontales surcaban su frente y otras, verticales, le fruncían el entrecejo. No esbozó sonrisa alguna durante toda entrevista. Daba la impresión de que Alina transcurría por la vida siempre seria. Sin embargo, reveló su marido, ese estado podía cambiar. Entonces se ponía terca, era obstinada, porfiaba y se disgustaba si la contradecían. Se sentía ofendida con extrema facilidad.
Apartada del mundo y de su familia, el tiempo transcurría con suma lentitud para Alina. Una hora llegaba a parecerle un día. Quería hacer las cosas con apuro, apremiada por el mismo sin motivo que alentaba sus aflicciones, su ansiedad y su sentimiento de culpabilidad. Caía en prejuicios juzgando las cosas antes de tiempo o sin tener cabal conocimiento de ellas. No podía tomar decisiones acerca de ninguna propuesta para ocupar su tiempo en algo, fuera esto una tarea útil o una distracción. Vegetaba y se consumía en la impotencia sin poder realizar proyecto alguno. Su marido dijo que por tales precipitaciones, teñidas de incapacidad para hacer cualquier cosa, Alina llegaba a inspirar lástima en quienes la rodeaban.
Se convertía en un ser patético, conmovedor. Mayormente estos síntomas se descargaban sobre Alina en la mañana al despertar.
En ese momento de sus días su depresión solía alternar con ansiedad, el anhelo por algo indeterminado.

Ella reconocía que tanto su depresión como su ansiedad, podían desencadenarse por una nimiedad. Su tristeza aumentaba y se convertía en una aflicción profunda y sin consuelo. Desarrollaba un sentimiento de culpa sin sentido ni motivo, como si hubiera cometido un crimen, pero sin saber a ciencia cierta de qué se trataba. Entonces la acometía su ansiedad pensando qué iba a ser de ella en el futuro.
En segundo término estaban los síntomas somáticos que acompañaban a su depresión. En general eran imprecisos, pero se presentaban en cuatro distintas localizaciones: la piel, las mucosas (o piel interna de la boca, la lengua, la nariz y todos los órganos huecos), sus menstruaciones y sus constipaciones. La piel era un elemento que alimentaba sus preocupaciones por la extrema sequedad que presentaba. Del mismo modo, su boca y su garganta siempre estaban necesitadas de agua. Sus menstruaciones duraban un solo día, eran escasas, pobres y descoloridas, "como mi vida", comentó amargamente Alina. Por fin, su constipación pertinaz la ofuscaba, oscurecía su razón y confundía sus ideas. A veces, sólo podía mover el vientre estando de pie. Este impedimento se había convertido en una obsesión para Alina y vivía entre purgantes y enemas.
No fue difícil concluir que todos estos síntomas dependían de un mismo problema, la extrema sequedad que presentaba Alina en su piel reseca, en sus mucosas sedientas, deshidratadas, en las heces duras con las que culminaban sus constipaciones y en sus menstruaciones escasas por la falta de humedad.
Esa sequedad la caracterizaba, incluso en lo psíquico, al punto que ella decía de sí misma que era como sus menstruaciones, escasa, pobre y descolorida. ¿Pobre en qué? En afectos. ¿Escasa en qué? En contactos afectivos, ya vimos cómo se rehuía los contactos con su familia. ¿Porqué una vida descolorida? Porque una vida sin afectos no tiene color.
Con tan deprimente panorama Alina había llegado a temer que pudiera sobrevenirle la locura. No pocas veces, había pensado en el suicidio. Hasta se le había ocurrido hacerlo con un cuchillo, pero no tenía el valor. Por eso no podía ver ningún objeto cortante, se impresionaba terriblemente si llegaba a encontrarse con alguno y la asaltaban pensamientos horribles que la asustaban.
Queriendo desechar esas ideas había iniciado una psicoterapia conmigo, pero todavía no había logrado revertir su situación. Fue entonces cuando decidí ayudarla con homeopatía. Tenía ya ubicado un pequeño grupo de medicamentos homeopáticos posibles para tratar el cuadro que presentaba Alina, cuando me llamó la atención un detalle curioso: Alina comentó que todos sus síntomas empeoraban comiendo cualquier plato que contuviera papas. Este síntoma raro me ayudó a decidir cuál era su remedio, el más conveniente del grupo. Hoy Alina ha vuelto a ocuparse de sus hijos y a desempeñar sus ocupaciones habituales. Su vida ha vuelto colorearse y adquirió la consciencia suficiente para seguir en psicoterapia para apuntalar su curación.

Dr. Francisco Goldstein Herman
Psiquiatra, Psicoanalista, Homeópata Unicista
 


Abriendo la puerta mágica de la Tierra

A través de esta nota y otras siguientes, los invito a abrir la puerta mágica de la Tierra para ir al encuentro de las Hadas, Duendes y todo el mundo elemental. Diciembre es de por sí un mes mágico, debemos preparar nuestra casa para la Navidad y esperar el próximo año.
Comenzaremos moviendo 21 cosas de lugar, puede ser solamente un centímetro, para cambiar la energía.
Debemos hacer un sahumerio quemando salvia, incienso y mirra.
Prendemos un velón de tres colores verde, crecimiento, rojo, fuerza, y blanco, purificación, se lo dedicamos al Hada Annu.
La podemos invocar con el pensamiento a través de una meditación, pero si la llamas con fe y desde tu corazón ella acudirá. Las hadas son poderosas y le puedes pedir cualquier cosa aunque parezca imposible, pero de nosotros dependerá mantener, perder o incrementar nuestro deseo.
La noche del 24 pídele protección para toda tu familia al Duende Nepal y coloca una hoja de muérdago, el árbol sagrado de los druidas debajo de cada plato.
Que la luz este presente siempre en ustedes.

Nora Gabin 


Departamento Comercial:

Tel: (011)4783-9343
Tel: (011) 6009-9190
ventas@mantra.com.ar
Lunes a Viernes
de 08:00 a 20:30 hs.

Volver a
www.mantra.com.ar

www.mantranews.com.ar