econociéndonos

erapias Alternativas

legidos del mes

estacados

studios personales

uerpo y Entorno

e todo








Quiero ser gorda...

Ana vino a la consulta muy preocupada pues sentía que su voluminoso cuerpo le impedía relacionarse con su entorno, de hecho casi no tenía amigos, nunca había salido con un hombre y todos sus conocidos habían olvidado su nombre enmascarado bajo el apodo: "Gorda".
A lo largo de la charla preliminar le deslicé que conocía muchas gorditas que sin embargo tenían amigos, habían salido con hombres, se habían casado incluso y no parecían tener problemas al menos para relacionarse. A lo que ella contestó que cuando la miraban le daba miedo, llegaba a sentir ahogos y; confeso con algo de vergüenza; mucha rabia pero que se le pasaba cuando se veía reflejada en algún sitio y se veía gorda y fea... (no era fea en realidad, tenía hermosos rasgos aunque algo deformados por su gordura).
Le pregunté en otro momento de la charla que expectativas tenía de la terapia y contestó que esperaba poder volver a tener amigos, ser querida, etc.
Le pedí en otro momento que me hablara de los amigos que había tenido pero no recordaba haber tenido ninguno en su vida. Mas tarde pregunté como había llegado hasta mí y dijo que estaba bastante desesperada, que había intentado regímenes diversos, y nada había resultado, que su hermana le dijo que lo de ella era psicológico y que consultara a un especialista. (Quiero aclarar que Ana me consultó en una clínica donde figuro como psicóloga, sin que se haga mención a mi especialidad). Quedamos para la semana siguiente en tener nuestra primera sesión.
En la 1ª sesión Ana habló sobre su rabia y su gordura y su fealdad pero no encontraba relación entre ellas, mas bien daba la sensación de angustiarse mucho, y relajarse
al convencerse que era gorda y fea es decir casi al revés de la lógica.
En esa sesión le pregunté sobre sus creencias respecto a la muerte y en general se mostró escéptica sobre la existencia del alma por consecuencia mucho más sobre las vidas pasadas y "esas cosas". Le consulté si tenia inconveniente en probar con una terapia no convencional a lo que no se opuso pues estaba dispuesta a todo. Lo dejé ahí y esperé a la próxima sesión.
A la siguiente sesión Ana vino casi por inercia, se sentía desanimada y triste. Le pedí que se recostara en la camilla y comencé a relajarla mediante ejercicios respiratorios, luego le pedí que me hablara de su rabia, que se permitiera sentirla, que me comentara de sus sensaciones y empezó a hablar de su ahogo, decía que sentía que le faltaba el aire y comenzó a desesperarse, le pedí que me contara que veía, que no pensara si era cierto o no, solo contara lo que le preguntaba, dijo que no veía nada porque todo estaba oscuro, que no había salida, se desesperaba mas a cada palabra, que el aire le faltaba, y además sentía miedo y bronca. Le pregunté por qué la bronca, y dijo "por lo que me hicieron, yo no hice nada".
- ¿Y que te hicieron?
- Me enterraron viva
- ¿Por qué? Seguí adelante, contá mas.
- Por envidia, me acusaron de algo, no sé de qué, pero fue por envidia.
- ¿Qué te envidian? ¿Qué crees que te envidian? Fijate. Sentí.
- Que yo soy linda, y el rey me desea y me envidian.
- ¿Quienes?
- La otras... Las mujeres del pueblo, me acusaron de brujería.
-¿Sos muy linda?
- Sí, muy hermosa, todos los hombres están locos por mí pero yo no les presto atención, creo que juego un poco con eso.
- ¿Podemos volver a tu encierro?
- (Volvió a angustiarse mucho) No por favor quiero salir, me ahogo...
Le pedí que se calmara y que diera un salto en el tiempo, unas horas después...
Repentinamente su expresión se relajó, y volvió a respirar normalmente, le pregunté que veía o que sentía.
- Siento como que floto, ya no me estoy ahogando estoy serena, sin miedo pero aún tengo bronca por lo que me pasó.
- ¿Qué te pasó?
- Me mataron. Me injuriaron. Me torturaron, todo por ser linda, y flaca y atractiva...
- Andá al momento de mayor bronca, al más significativo.
- Brrr, estoy muy furiosa, muy enojada.
- Sentí el enojo, sentí...
- Los querría matar esto no me puede pasar otra vez. Los odio.
- Y fijate que decisión tomaste en este momento que esté afectando tu vida actual.
- Ser gorda... Taparme tras mi gordura para que no me maten de nuevo.
Por supuesto que Ana me preguntó si yo pensaba que estaba loca o si había estado soñando a lo que le aseguré que no era la primera vez que había escuchado una historia como la de ella.
- No lo soñé, estoy segura que yo fui esa, sufrí mucho no quise que me pase de nuevo...
- Tranquila, sé que no lo soñaste, sé que es verdad, yo te creo.
En las sesiones siguientes trabajamos el perdón a toda esa gente que por miedo la había condenado, se perdonó a sí misma también y aceptó que esa vida ya no le pertenecía, que ahora tenía una nueva oportunidad.
Poco a poco Ana notó que la bronca y los ahogos desaparecían, y comenzó a notar que se deshinchaba su cara sin necesidad de dieta alguna. Hoy tiene amigos y hasta consiguió un novio y se siente muy feliz aunque a veces cree que todo fue un sueño, un mal sueño pero no sabe muy bien a qué de todo lo que le aconteció se refiere, si a su entierro viva o a su soledad antes de la terapia...

Lic. Viviana Cheistwer
Psicóloga
 

Lograr la Paz

Recuerdos del pasado, temores por el futuro, conmoción por el presente, parecería imposible lograr un poco de paz interior, no es así? Quizás la cuestión pasaría por estar acostumbrados a buscar la felicidad, la tranquilidad, la seguridad, en el afuera. Ahora más que nunca se está viendo que la seguridad, por ejemplo, no la vamos a encontrar ni en billetes, ni empresas, ni siquiera países ya que nada parece estable y la confianza en viejos sistemas se estaría derrumbando. Estamos en un tiempo de crecimiento acelerado, individual y planetario y esto nos obliga a resolver lo que nos crea conflicto para pasar a un nuevo estado de conciencia, estado en el que viviremos mucho más plenos y felices. Pero que hacemos en este lapso de tiempo, en este "mientras tanto" donde lo que está dejando de ser nos desorienta y lo que vendrá como no lo conocemos nos da miedo? Hay muchas cosas que podemos hacer, pero lo primero y principal sería alejarse de todo lo que de alguna manera nos haga más difícil el camino, como por ejemplo:
sentarse mucho tiempo frente al televisor o leer diarios o revistas y ver informaciones tremendas, accidentes, catástrofes, muertes, empobrecimiento, carencias sin fin, pronósticos alarmantes, en fin, toda una batería de noticias que solo nos angustiarán y llenarán de temores.
Hagamos nuestro propio lugar dentro del caos, creemos desde nosotros, armonía, serenidad, dedicación a nuestro trabajo, familia, seres queridos. Tomémonos el tiempo para considerar nuestras necesidades, ver qué cosas tendríamos que cambiar para estar mejor o dejar de tener tal o cual problema. Centrémonos en lo BUENO, solo en lo BUENO La paz, la seguridad, la alegría, la belleza estan dentro nuestro y debemos reaprender a expresar todo eso en nuestro mundo. Busquemos lugares agradables a donde ir, gente de buena onda con quien estar, gente con quien compartir sonrisas, lugares donde podamos practicar el aquietarnos, el contacto con nuestra esencia. Todo eso nos ayudará a reencontrarnos, a sentirnos serenos para volver a conectarnos con ese lugar de inmensa paz que está en nuestro corazón.

Prof. Marta I. Villafañe
 


El Oráculo de La Luna

En el panteón de los dioses y diosas, los primeros están relacionados con el sol.
Del mismo modo las diosas se relacionan con la luna. En el oráculo de la luna, podemos consultar tanto las fases lunares más fructíferas como las más negativas.
Si bien las figuras de las diosas no son de seres humanos, en la antigua historia se las representaba como deidades de inmenso poder.
Todas ellas pueden expresar los sentimientos tanto de amor como de odio, el bien y el mal que albergamos cada uno de nosotros en nuestro interior.
A cada diosa se le atribuye un signo astrológico asociado a la misma.
Cada diosa simboliza una forma diferente de plantear la acción más efectiva, y debes aprender de ella, pues te enseña a actuar para que tu problema se resuelva.

Lic. Ana Liguori
 


Departamento Comercial:

Tel: (011)4783-9343
Tel: (011) 6009-9190
ventas@mantra.com.ar
Lunes a Viernes
de 08:00 a 20:30 hs.

Volver a
www.mantra.com.ar

www.mantranews.com.ar